Jane Levy: "La risa es una necesidad humana"

by Gabriel Lerman March 17, 2020
Actress Jane Levy

dimitrios cambouris/getty images

Es conocida como la muchacha que tuvo que defender su matrimonio de una mujer misteriosa dispuesta a intercambiar favores en What/If o la reina del grito de terror en dos de las películas del uruguayo Fede Álvarez, Evil Dead y Don't Breathe. Pero a los 30 años, Jane Levy puede decir sin dudas que también cuenta con una extensa lista de comedias en su haber, entre las que figura el papel de Mandy Milkovich en la primera temporada de Shameless y el papel protagónico en Subrogatory. Ahora, Levy es la estrella de Zoey's Extraordinary Playlist en NBC, una mezcla de comedia y musical en la que interpreta al personaje principal, una ajetreada profesional que trabaja en una oficina hip, que de repente descubre que puede escuchar los pensamientos de todo el mundo a través de las famosas canciones que están sonando en sus mentes. 

¿Piensas que tu programa es perfecto para mirar en los tiempos en que vivimos hoy?

Es una buena pregunta. Sí, es muy difícil no pensar en lo que está pasando. Hoy me miraba en el espejo y me sentía muy ansiosa. El domingo se estrena otro episodio y por lo general en este momento de la semana empiezo a hacer publicaciones en las redes sociales sobre el episodio para que la gente se entusiasme y quiera mirarlo, y pensé que este era un momento extraño para promocionarme a mí misma, pero luego me di cuenta de que no se trata solo de auto-difusión, estoy promocionando este programa y un contenido de entretenimiento que es realmente necesario en un momento como el que vivimos ahora. Un momento en el que me pondré a decidir qué miraré en la TV durante el resto del día porque no voy a salir a la calle. Y algo en lo que he estado pensando sobre este virus es cómo todas las personas del mundo están pasando por la misma situación. Todos tenemos miedo y todas nuestras vidas son importantes. Y eso me resulta reconfortante. Y nuestra serie se trata de eso, además de la cuestión de los vínculos y de cómo estamos todos juntos en esta experiencia de ser humanos. Así que sí, en verdad creo que es un programa ideal para este momento que vivimos.

¿Qué te ofrece la comedia como actriz que otros géneros no te ofrecen?

La risa y las sonrisas son sentimientos muy buenos. Y supongo que eso es sumamente importante. Tal como la luz del sol, las amistades y el amor son importantes. Creo que la risa es una necesidad humana. Y me atraen los proyectos de comedia porque creo que en la vida, incluso en los momentos más difíciles, hay algo de comedia. Por eso, mi género favorito es cuando hay una combinación de comedia y drama como en este programa, porque para mí eso representa lo que me pasa en mi vida cotidiana.  

¿Y la música? ¿Qué importancia tuvo para ti ser parte también de un musical?

Eso fue emocionante. No estaba buscando necesariamente un proyecto que involucrara cantar y bailar, pero cuando apareció en mi camino, pensé que sería una gran oportunidad de intentar algo nuevo. Y tal como decía sobre la comedia, el baile y la música realmente afectan a las personas. Causan efectos en todos los que trabajamos en el set cuando filmamos y también en el público cuando mira el programa. Y pueden comunicar cosas que no puedes transmitir solo con palabras. Produce alegría. Mirar cómo las personas cantan y bailan es una experiencia increíblemente placentera.

Durante muchos episodios solo fuiste testigo de cómo los demás cantaban y bailaban. ¿Sentiste celos de esas personas?

Un poco, pero pude observar increíbles escenas de canto y baile interpretadas por artistas muy talentosos, así que tenía mucho a lo que reaccionar. Pero diré que había una parte de mí que sería ser parte de eso. Ver cómo mis compañeros de elenco cantaban y bailaban se veía muy divertido. Así que cuando filmábamos el episodio piloto, a nuestro creador, Austin Winsberg, se le ocurrió la idea de que hubiera un episodio en el que Zoey interpretara cada número musical. Tuvo la idea hace mucho tiempo. Yo estaba muy emocionada con respecto a eso, porque quería ser parte de lo que todos los demás estaban haciendo. Y lo hicimos. Se estrenará la semana posterior a este próximo domingo y estoy muy emocionada de que el público pueda verlo. 

¿Cantaste alguna vez en las obras escolares?

Sí. Cuando era pequeña, cantaba en las obras de la escuela, pero como adulta no he cantado demasiado. Por eso, al principio estaba entusiasmada porque pensaba “Sí, puedo hacer eso, puedo descifrar cómo hacerlo”. Y después cuando empezamos me di cuenta de que era mucho más difícil de lo que había pensado, lo que me llenó de humildad. Pero tuve un entrenador de canto y un fantástico supervisor musical y elegimos canciones que supongo que se adaptan a mi registro. Creo que ese episodio, en el que canto y bailo en todos los números musicales, es de lo que más enorgullezco de haber hecho en toda mi vida.  

 En este programa, estás rodeada de muchos jóvenes intérpretes muy buenos, pero también te acompañan algunas estrellas, como Mary Steenburgen, Peter Gallagher o Lauren Graham, que hacen esto desde hace mucho tiempo. ¿Sientes que creces como actriz cuando trabajas con ellos?

Sí, por supuesto. Creo que crezco como actriz en cada proyecto. Pero cuando trabajas con artistas realmente excelentes, el trabajo se hace más simple. Trabajar con Lauren es muy fácil porque está muy presente en el momento, es muy graciosa y también sabe muchísimo sobre la industria. Fue como una guía espiritual para mí durante todo el proceso, porque es una situación singular ser la protagonista en una serie de televisión en donde estás en todas las escenas, es algo realmente cansador debido a los plazos de la televisión. Ella tuvo esa experiencia en Gilmore Girls y me dio muchos consejos. Me dijo cuándo era mejor que conservara mi energía. Y también me sorprendí mucho con los jóvenes talentos. Cuando trabajas con actores con entrenamiento teatral, hay un rango de intérpretes increíbles y algunos tienen ese entrenamiento y otros no. Pero cuando trabajas con artistas de teatro musical, sus voces... No puedes simplemente ir a Broadway y ser cantante. La gente desarrolla ese talento durante muchos años. Para mí, eso fue sumamente impresionante e inspirador.

¿Extrañas el género del terror?

No lo extraño. Sé que a los fanáticos del género no les gustará que diga eso, pero es un trabajo realmente agotador, en especial para tu sistema nervioso, cuando te pasas meses y meses gritando y llorando y tratando de escapar para salvar tu vida. Estoy muy orgullosa de los dos proyectos que hice y estoy contenta de haberlos hecho cuando era más joven y tenía mucha energía porque, tal como te dije, fueron muy agobiantes. Todavía miro cine de terror, pero ser parte de eso es otra historia. 

¿Qué fue lo que aprendiste sobre la realización cinematográfica trabajando dos veces con Fede Álvarez?

Es una buena pregunta. Aprendí que el cine es un trabajo para el director. Puede sonar obvio, pero el horror es muy visual y puedes usarlo como expresión artística de una manera extrama. Si lees el guion de Evil Dead o Don't Breath y luego ves las películas, te darás cuenta que lo que está en el texto no necesariamente se refleja en la película terminada. En ese sentido, él hizo un gran trabajo con esas películas, especialmente con Don't Breathe, porque en el guion no hay muchos diálogos. Digamos que con él aprendí como lo que está en el guion se convierte en lo que está en la pantalla.

¿Te arrepientes de haber dejado Shameless luego de la primera temporada para hacer Suburgatory, que se canceló luego de 3 temporadas?

No, no me arrepiento. Lo pasé muy bien trabajando en Suburgatory. Y el papel en Shameless era un personaje secundario. No miré el resto de la serie después de la primera temporada, pero estoy muy feliz por los demás por el hecho de que la serie durara tantos años. Pero no, nunca me arrepentí, porque Suburgatory fue un momento crucial en mi vida. Es decir, ser protagonista de una serie me dio mucha más visibilidad y, a la vez, si no hubiera hecho ese proyecto, mi carrera habría sido probablemente diferente. Quién sabe, tal vez hubiera sido diferente en un buen sentido o no tan bueno. Pero creo que Suburgatory fue cuando la gente pudo ver mi capacidad de ser protagonista.

¿Cómo te involucraste en la actuación?

La verdad que no tengo una respuesta clara para eso, fue solo un impulso. Actuaba cuando era pequeña, y en ese momento, era la única cosa que hacía por la que recibía una reacción positiva. Y pensaba que era algo que hacía bien, porque cuando iba a una audición no conseguía el papel protagónico, pero luego cuando hacía la obra, la gente por lo general respondía muy bien. No era que sabía en mi interior que era algo que hacía bien, era más bien como “Ah, hago esto y obtengo una reacción, así que eso debe significar que no lo hago tan mal”. Y también me hacía sentir bien, me encantaba actuar. Cuando era adolescente, cambié de idea y estaba confundida, por lo que intenté muchas otras cosas. Dejé de actuar cuando era adolescente y me enfoqué sobre todo en el fútbol. Soy una persona que cuando se compromete con algo, lo llevo a las últimas consecuencias, porque tengo una personalidad muy del tipo A, me encanta ser productiva. Por eso, cuando jugaba al fútbol, me lo tomaba con mucha seriedad, era la capitana del equipo y la actuación quedó a un lado. Y luego cuando empecé la universidad, me sentía muy infeliz, no podía disfrutar de nada, sentía que nada tenía sentido y me cuestionaba por qué estaba haciendo eso. Sentía que lo hacía porque es lo que se supone que haces con tu vida, vas a la universidad y consigues un empleo. Pero no quería hacer eso, no representaba a mi arte. En ese entonces era lo suficientemente joven y tonta como para decidir que me dedicaría a otra cosa. Les dije a mis padres que quería dedicarme a la actuación, porque cuando estaba en la universidad me pregunté qué era lo que realmente me encantaba hacer y era en verdad gratificante. Y me di cuenta de que era la actuación. Entonces fui a la escuela de teatro en Nueva York y cuando llegué me dije “Sí, esta es la decisión correcta”. Realmente me encantó, adoro actuar y también siento mucho respeto por la actuación. Y mi relación con la actuación ha cambiado a lo largo de los años. Todavía siento mucha curiosidad por el arte en sí mismo y siempre me interesa ser mejor. Aún asisto a clases y me encanta ir al teatro y leer sobre viejos actores y actrices y aprender más sobre el cine. Disfruto de cada parte del proceso. 

Hablando sobre la actuación, el año pasado entablaste un duelo con otra actriz, que terminó ganando el Globo de Oro hace unos meses. ¿Sentiste que jugabas al tenis con la mejor jugadora del mundo?

Renée es una actriz grandiosa. A veces cuando observas a los grandes intérpretes, puedes ver de algún modo sus decisiones o su proceso y son muy inteligentes y realmente excelentes. Pero hay algo del trabajo de Renée que es impecable. La miro y me pregunto qué está haciendo y cómo lo hace. Y nunca puedo descifrarlo. Por eso, admiro mucho su trabajo, me siento afortunada de haber trabajado con ella. Aprendí mucho al observarla, cómo actúa frente a la pantalla y fuera de ella. Me siento increíblemente feliz por ella y orgullosa de ella. Se lo merece.