Jodie Foster regresa a las trincheras de Hollywood con "Hotel Artemis"

by Rocio Ayuso June 6, 2018
Actress, director Jodie Foster, Golden Globe winner

rich fury/getty images

Cuando se trata de Hollywood, Jodie Foster (Los Angeles, 1962) intenta leerlo todo. No importa que el papel sea para un hombre o una mujer. Lo que es bueno, es bueno. La diferencia de género es secundaria. Lo mismo pasa con la edad. Parte de esta industria desde que comenzó  su carrera profesional como modelo infantil cuando tenía 3 años, la actriz, directora y productora ha encontrado su último papel en una enfermera de más de 70 años que regenta un hospital para lo peor de la ciudad en un Los Angeles dividido por disturbios sociales. Bienvenidos a Hotel Artemis, la película que consiguió devolver a Jodie Foster a las pantallas tras cinco años de exilio.

 ¿Qué sintió al verse delante del espejo con este maquillaje?

Jodie Foster: Una completa transformación. Y a la vez sigo siendo yo. Seguro que tendré ese aspecto en cinco o diez años. Sientes el dolor de lo vivido, la trágica vida por la que pasó este personaje y lo en carne viva que está todo.

 ¿Vio rasgos familiares en sus arrugas?

JF: Mi madre tuvo el mismo corte de pelo. Lo tenía superrizado. Lo tiene incluso ahora  que es todo gris. Así que vi bastante de mi madre en mi. Pero lo que más me agradó del papel es que no competía con ninguno de mis trabajos anteriores. No quiero volver a hacer lo que hice hace 20 años. Quiero probar otras cosas.  Madurar,  evolucionar como actriz.

 ¿Y como directora? Su ausencia estos cinco años de la pantalla hizo pensar que se volcaría en la dirección.

JF: Toma mucho levantar los  proyectos que me gustan. Me considero una afortunada que ha dirigido cuatro películas en su vida. Yo hago películas personales, no dirijo blockbusters para los que contratan a cualquiera de encargo. A mis películas les toma tiempo arrancar. Pero en los últimos cinco años he dirigido una película y uno, dos, tres, cuatro, cinco episodios de TV. Eso es  un montón.

 ¿Podríamos decir que incluso llamándose Jodie Foster a una mujer le es más difícil dirigir que a un hombre?

JF: Sí. Pero también porque me interesan temas que no son necesariamente los que están de moda. Digo que no a muchos proyectos. Solo quiero hacer películas que me hablen, que pueda defender. No me interesan las películas Kleenex, de usar y tirar.

A scene from "Hotel Artemis"

Con Dave Bautista en una escena de Hotel Artemis.

global road

 

Haciendo un recorrido por su filmografía como directora, en ocasiones ha descrito Little Man Tate (1991) como una película de juventud.

JF: Sí. Y no lo digo solo por ser la primera o porque era joven sino porque es una historia de adolescencia. De alguna forma la misma transición por la que pasé. El salto a la madurez de todos.

Home for the Holidays (1995) me llegó mucho. ¿La sintió así de personal?

JF: Refleja un momento en la vida, cuando tenemos 30 años, en el que te sientes muy unido a tu familia y a tus padres pero cuando se supone que debes comenzar tu propia vida. Algo muy cercano al momento que estaba viviendo. Preguntas sobre el significado de nuestra vida. ¿He escogido la vida que llevo? ¿Cuándo lo hice? ¿Soy un fracaso? Me encantan esas crisis espirituales como las que mis personajes atraviesan en esta cinta. La mayor parte de mis películas hablan de un periodo de transición, de una crisis espiritual, un periodo en el que la gente se pregunta estas cosas y elige la vida, el cambio, y solo queda dar ese salto que tanto asusta.

 Sé que The Beaver (2011) es su película favorita.

JF: Es la más profunda y en mi opinión, la mejor que he dirigido. Pero sé que no es para todos. Ni es perfecta. No solo habla de la salud mental. Habla de ese momento en la vida en el que uno piensa que solo tiene dos opciones, la cadena perpetua o la pena de muerte. Se centra en la afirmación de la vida, decir escojo vivir, quiero vivir y para eso tengo que cambiar.

 Y por último llegó Money Monster (2016).

JF: Es un filme mucho más tradicional. Pero los temas que toca están ahí. Habla de fracaso y especialmente de fracaso y hombres. Los  tres protagonistas fracasan de un modo u otro y la única persona que los mantiene vivos es una mujer fuerte. Me pareció algo muy interesante.

 Al igual que la enfermera de Hotel Artemis, su carrera está llena de mujeres fuertes, papeles que llegan antes de que movimientos como #metoo o Time’s Up generen esta conversación.

JF: No estoy segura de que sea una decisión consciente. Soy quien soy y traigo a la mesa experiencias que son mías, quien soy como persona. Interpreto los personajes que me interesan, sean mujer u hombre. Da igual porque ya he cambiado varios papeles de género. Todos tienden a ser criaturas solitarias que no están definidas por nadie más. Que se tienen que mostrarse ellas mismas para convertirse en los héroes de la historia. Y eso es un personaje fuerte.