Kathy Bates, nominada a Mejor actriz de reparto, "Richard Jewell"

by Gabriel Lerman December 26, 2019
Actress Kathy Bates, Golden Globe winner

magnus sundholm/hfpa

Si algo ha demostrado Kathleen Bee Bates a lo largo de sus cinco décadas de brillante carrera como actriz es que es capaz de intepretar todo tipo de papeles. Y aunque su rol en Richard Jewell, la más reciente película de Clint Eastwood, pueda aparentar ser mucho más relajado que el que le dejó en 1991 el primero de sus dos Globos de Oro, como la fan que secuestra y tortura a su escritor favorito en Misery, en realidad es una nueva muestra de su talento. Allí encarna a Bobi, la madre del personaje del título, una mujer común y corriente que de pronto debe presenciar como su hijo se transforma de héroe en presunto villano, y tiene que lidiar con el acoso y el asedio de la prensa.

Si bien Bates sostiene que no hizo una imitación de la persona real, cuenta que si la conoció en persona y que ese encuentro ayudó a crear al personaje que se ve en la pantalla: "nos encontramos durante algunas horas. Ella me hizo un pastel para mi cumpleaños y con más de 80 años sigue teniendo muchísima energía. Hoy está muy delgada. Me mostró el artículo que Marie Brenner escribió para Vanity Fair y en el que se basa la película y nos sentamos a hablar", le contó Kathy a los periodistas de la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood (HFPA, por sus siglas en inglés). Luego agregó: "yo grabé nuestra conversación porque quería prestarle atención al sonido de su voz pero en definitiva esta es mi interpretación del personaje porque no hay otro modo de hacer las cosas. Ella me dijo que simplemente fuese ella y yo le respondí que ojalá que fuese tan simple. Es que uno tiene que interpretar el personaje que está en el guion. Uno no puede interpretar a la persona real. Debe aproximarse tanto como pueda, pero en realidad tiene que tratar de encontrar la esencia. Tampoco debe hacer una imitación, porque si vas por ese camino, luego le prestarás más atención a la imitación que en tratar de estar en la escena con tus compañeros de reparto".

El filme cuenta el caso real ocurrido en 1996 durante las Olimpíadas Invernales de Atlanta, cuando un empleado de seguridad, Richard Jewell, descubrió una mochila cargada con bombas durante un concierto, dando el alerta y salvando a cientos de personas de una posible muerte. Aunque inicialmente se lo consideró como un héroe, poco después y debido a que su perfil coincidía con el del típico perdedor que puede hacer algo así para llamar la atención, el FBI inició una investigación en la que lo consideró el principal sospechoso, aunque nunca lo acusó formalmente. Paralelamente, la prensa local siguió el caso con mucho interés, convirtiéndolo en una celebridad bajo una luz desfavorable: "habían habido otros atentados antes y el FBI sentía una gran presión para tratar de resolver este caso lo más rapidamente posible", explica Bates, y prosigue: "y para esta madre todo lo que ocurrió fue verdaderamente terrible, porque vio como este hijo que siempre había querido ser sheriff pasó por todo esto. Ella está convencida que lo que mató a su hijo a los 44 años fue todo lo que tuvo que pasar".

Nacida en Memphis, Tennnessee hace 71 años, Kathy siempre quiso ser actriz y una vez que concluyó sus estudios de teatro en la Southern Methodist University se marchó a Nueva York para probar suerte. Inicialmente, no le fue nada fácil y recién en 1971 consiguió su primer papel en una película de Milos Forman, Taking Off, en la que su figuró como Bobo Bates. Pasarían 7 años hasta que pudo volver a filmar, junto a Dustin Hoffman en Straight Time. Recién en la década del '80 logró trabajar consistemente como actriz tanto en teatro, como en cine y televisión.

Pero fue su papel en Misery, por el que también se llevó el Oscar, el que la convirtió en estrella, y desde entonces ha estado nominada al Globo de Oro en 8 oportunidades. Un año después de ganarlo volvió a ser candidata por Fried Green Tomatoes de Jon Avnet y en 1997 se llevó su segundo Globo como Mejor actriz televisiva de reparto por The Late Shift. En 1999 fue nominada como Mejor actriz de reparto por Primary Colors de Mike Nichols y en el 2000 fue otra vez candidata como Mejor actriz televisiva de reparto por Annie. En el 2003 fue el cine la que le dio su sexta nominación por About Schmidt de Alexander Payne y la séptima fue por otro trabajo televisivo, en 2015 por American Horror Story: Freakshow.

Bates también tiene una exitosa carrera como directora, mayoritariamente en televisión. Su último trabajo detrás de las cámaras fue en 2006, cuando se dirigió a si misma y a Melanie Griffith en Have Mercy