La animación española arrasa en la temporada de premios

by Rocio Ayuso January 28, 2020
A scene from "Klaus", 2019

Una escena de Klaus.

netflix

Su éxito ha generado titulares y no solo en España. No, no hablamos de Pedro Almodóvar y su Dolor y gloria. O de Antonio Banderas y su lucha contra el Joker de Joaquín Phoenix para conseguir el galardón a mejor actor. Se trata de Klaus, el filme dirigido por Sergio Pablos y producido por Netflix en España. El filme dio el espaldarazo al figurar entre las cinco candidatas al Oscar como mejor película animada, desbancando de la lista a una segura favorita y éxito de taquilla como Frozen 2. O dicho como más duele, eliminando a los poderosos estudios Walt Disney de un espacio que siempre dominaron en la temporada de premios. Pero ahora la película española que aúna las técnicas del 2D tradicional con otras más avanzadas de iluminación que llevan la animación más lejos se ha alzado como la gran ganadora de los premios Annie, considerados los principales galardones de esta industria animada.

Klaus logró el premio a mejor película, mejor animación de personajes, mejor diseño de personajes, mejor dirección, mejor diseño de producción, mejor storyboard y mejor montaje. Además de otro premio más importante: el de ser considerada como esa posible sorpresa que cambie el orden establecido y se lleve el resto de los codiciados galardones animados en esta temporada.

No es esta la primera vez en que la animación española despunta en Hollywood. Tanto el largometraje Chico y Rita, de Javier Mariscal, como el cortometraje de Javier Recio, La dama y la muerte, lo hicieron hace una década. Pero ninguno de ellos con la misma fuerza de Klaus, que cuenta con el apoyo económico de Netflixa la hora de hacer industria. Además en esta ocasión es que Klaus no es un fenómeno aislado. De hecho, mientras el filme centrado en una historia de origen de Santa Klaus barría en los premios Annie en Los Angeles, en España el principal galardón del cine español, el Goya, iba a manos del equipo de Buñuel en el laberinto de las tortugas. El filme dirigido por Salvador Simó y centrado en un capítulo de la vida de Luís Buñuel también competía en los Annie. Salió de allí con las manos vacías aunque pocas semanas antes se había alzado con el premio del Cine Europeo.

Otro español tuvo más suerte en esa misma velada animada. Se trata de Alberto Mielgo. Uno de los artistas encargados del desarrollo visual de Spider-Man: Into the Spider-Verse y el que creó el innovador look de esta cinta ganadora del Globo de Oro en la categoría de mejor película animada en 2019 salió ganador de los Annie con el premio a mejor diseño de producción en televisión por la serie Love, Death & Robots, un proyecto televisivo que contó con el asesoramiento del español Carlos Baena y que en total consiguió cuatro galardones.  

Es un buen momento para recordar la conversación que mantuvimos días atrás con Sergio Pablos, madrileño al frente de los estudios SPA que llevan su nombre desde hace 15 años en España haciendo animación de la buena. “Los propios españoles no nos damos cuenta del potencial que tenemos”, sentenció subrayando que Klaus no es un fenómeno aislado. “Somos pocos, estamos esparcidos y cada uno tiene una aproximación diferente. Pero Ilion ha hecho mucho por avanzar la iniciativa empresarial. Con Ilion no hablamos de la iniciativa de un artista sino de ente corporativo que ha buscado arriesgar y han aguantado mucho tiempo. Tienes Lightbox, tienes Zinkia, por no hablar de la cantidad de empresas de video juegos, desarrolladores...”, enumeró sobre sus diferentes compañeros y también competencia en este viaje para colocar la animación española en el lugar que se merece en la industria internacional. Un recordatorio perfecto que coincide con la celebración de la victoria del cortometraje Madrid 2021 que dirigen José Luis Quirós y Paco Sáez, alumno y profesor de la escuela Lightbox, vinculada a los estudios del mismo nombre y detrás de algunos de los principales éxitos de la taquilla animada en España.

Damián Peréa, presidente y director del festival español de animación Animayo que anualmente se celebra en Las Palmas de Gran Canaria y parte este año del jurado de la 47 edición de los premios Annie se sumó a la celebración. “Estoy muy contento de que películas de corte más artístico triunfen y tengan este reconocimiento a su esfuerzo en los Annie. Y por supuesto me hace feliz que una producción española con un director español haya sido la gran triunfadora”, corroboró a esta página ponderando sobre este momento de auge para una industria aún precaria en medios, pero abundante en talento como el de la animación española.