La Comic-Con se suma a la era del #metoo

by Rocio Ayuso July 20, 2018
Cosplay at Comic-Con 2018

araya diaz/getty images

La 49 edición de la Comic-Con se ha sumado a la era del #metoo. Las Wonder Woman de a pie, las Jessicas Rabbit de carne y hueso, las Atómicas de bote o las futuras Capitanas Marvel  que se pasean por el centro de convenciones de San Diego disfrutando de su disfraz han dicho basta. Profesionales o aficionadas al cosplay se han unido en una sola voz: en la Comic-Con todo vale menos los abusos.

Durante años este foro de fans, cómics y disfraces convivió con esa otra cara menos inocente en la que florecen los acosos, los toqueteos indeseados, los comentarios no buscados o las indiscreciones de quienes se piensan que en estos cuatro días todo vale.

Esta es la primera Con en la era del #metoo pero no la primera en la que se producen estas quejas. El grupo Geeks For CONsent lleva seis años defendiendo el eslogan “Cosplay is not consent”. O lo que es lo mismo, el disfraz no te da permiso.

A los organizadores de la Comic-Con les ha costado reaccionar. Pero desde 2014 existen normas de conducta tanto en la Con como en su convención hermana en Nueva York. Las normas incluyen una detallada guía de lo que se considera un comportamiento inaceptable además de ofrecer formas de denunciar los casos de abuso ya sea a los equipos de seguridad o a los voluntarios que patrullan el centro de convenciones. También existe una aplicación con GPS para denuncias que facilita la localización del agresor. El castigo: ser expulsado de la Con y perder la preciada credencial a un evento que siempre agota sus localidades. “Nuestro código de conducta está creado de manera intencional para proteger, porque la seguridad de nuestro público es una prioridad”, explicó en un comunicado el portavoz de la organización, David Glanzer. Su deseo: proporcionar un sistema que responda a las necesidades de cualquiera que se sienta incómodo o amenazado.

De hecho la respuesta fue muy rápida este año cuando una de las figuras más prominentes de este foro, el presentador Chris Hardwick, autodenominado rey de los frikis, fue acusado de abusos sexuales por una de sus ex novias. Las acusaciones no han sido probadas pero en la era del #metoo no habrá rastro de Hardwick en un reinado de aficionados donde era conocido por sus paneles sobre The Walking Dead.