La vida agridulce de Anna May Wong

by Noël de Souza July 15, 2020
Actress Anna May Wong

bettman/getty images

Anna May Wong fue la primera estadounidense de origen chino que se convirtió en estrella de cine en Hollywood. Nació en el Chinatown de Los Ángeles en 1905. Su nombre de pila era Wong Liu Tsong. Wong trabajó en cine, teatro y televisión y entró en la industria del cine en un momento de profundo racismo, cuando las actrices blancas eran contratadas para interpretar personajes chinos pintando su rostro de amarillo.

Su fascinación por la actuación comenzó desde una edad bien temprana. Tenía 11 años cuando comenzó a faltar a la escuela para frecuentar los Nickleodeons (nota del editor: primeros cines a cubierto que costaban un níquel, moneda de 5 centavos) con las propinas que ganaba entregando a domicilio la ropa de la lavandería de su padre. Era la época en la que el cine se mudó de la costa este del país a la costa oeste y muchos rodajes tenían lugar en Chinatown y sus alrededores.

“Cuando iba a la escuela, hacia novillos para ver cómo se rodaba una película, aunque sabía que me iba a ganar una buena paliza de mi maestro y luego de mi padre”, señala una cita que aparece en la biografía de Anthony B. Chan, “The Many Lives of Anna May Wong”, publicada en 2007. “Me abría paso entre la multitud y me acercaba a las cámaras tanto como podía. Miraba y miraba fijamente a esas personas tan glamorosas, directores, camarógrafos, asistentes y actores maquillados, que habían venido a nuestro barrio para filmar películas”.

La joven rogó a los cineastas que le dieran trabajo. Finalmente, en 1919, a sus 14 años, logró su deseo al ser elegida como extra en The Red Lantern. En esta cinta, una actriz caucásica, Allah Nazimova, interpretaba a una euroasiática.

Liu Tsong cambió su nombre por el de Anna May Wong mucho antes de aparecer en la pantalla. Estaba tan obsesionada con la actuación que abandonó la escuela para seguir esta carrera. Aparentaba más edad y por eso encontró trabajo haciendo papeles pequeños. Por fin, en 1921, su nombre apareció en los títulos de crédito cuando el director Marshall Neilan le dio el papel de Toy Ling, la maltratada esposa de Chin Gow- interpretado por el actor blanco Lon Chaney- en Bits of Life.

A los 17 años, Wong consiguió su primer papel principal en  The Toll of the Sea, una adaptación de la ópera Madame Butterfly. La película se rodó en Technicolor y Anna May Wong encabezó el cartel, convirtiéndose así en la primera asiática que protagonizaba una importante película de Hollywood. (En una versión anterior (1915), Mary Pickford había interpretado a Madame Butterfly con la cara pintada de amarillo). Sin embargo, el trabajo de Wong seguía siendo un cliché, el de la mujer asiática que sacrifica su vida por el amor de un hombre blanco.

Ser actriz china en Hollywood no significaba nada; los papeles para los asiáticos eran pocos y muy de vez en cuando. Así que Wong, en lugar de convertirse en una estrella, se vio atrapada en papeles secundarios. Uno de ellos fue el que hizo que Douglas Fairbanks la contratara para el papel de una traicionera esclava mongola (con poca ropa) en The Thief of Bagdad, filmada en 1924. Nuevamente, los críticos y el público se fijaron en ella, pero esto no afectó mucho a su carrera. Estaba encasillada en papeles como el de Dragon Lady (estereotipo de la mujer asiática, firme, engañosa o dominante) o el de la vampiresa asesina.

En 1928, frustrada porque su carrera no iba a ninguna parte, se mudó al Reino Unido donde, cinco años más tarde, contó en una entrevista a una revista de cine local que luego se publicaría en “Los Angeles Times”: “Estaba harta de los papeles que tenía que interpretar. ¿Por qué siempre el chino que sale en la pantalla tiene que ser el malo de la película, y además tan cruel: un asesino, traicionero, una víbora? Nosotros no somos así".

En Europa, fue más respetada por su talento. Hizo una obra de teatro con Laurence Olivier, The Circle of Chalk, pero la crítica fue dura con ella por no tener voz ni dotes para el canto. Wong contrató a un profesor para que le enseñara a hablar en correcto inglés. Gracias a sus clases en alemán y francés, Wong se forjó una carrera en el cine europeo donde el racismo, al menos en el mundo de las artes, estaba menos marcado. Además, se convirtió en una estrella de los medios de comunicación.

Paramount la ofreció un contrato, prometiéndole papeles de protagonista, pero esos nunca se materializaron y tuvo que volver al estereotipo. MGM estaba haciendo pruebas de reparto para The Good Earth y en lugar de elegir a Wong para dar vida a la esposa del granjero chino, los estudios prefirieron a la actriz alemana Luise Rainer, que interpretó el papel maquillada de china y ganó el Oscar como mejor actriz de reparto. A Wong, en cambio, le ofrecieron el papel de la concubina, Lotus. Ella lo rechazó y, según la biografía de Chan, le dijo a Irving Thalberg: “Me estás pidiendo que, llevando sangre china en mis venas, haga el único papel desagradable de la película, mientras que los actores estadounidenses hacen de chinos “.

MGM tenía sus razones para no haberla seleccionado para actuar frente a Paul Muni, aunque éste, siendo blanco, interpretase a un personaje chino con la cara pintada de amarillo. En muchos estados, incluido California, era ilegal que los asiáticos se casaran con caucásicos. Su selección significaría el rechazo de la película por los exhibidores porque en aquel momento dominaba en el cine el código Hays, que impedía a los productores retratar el mestizaje con benevolencia.

Después de eso Wong dejó de trabajar durante más de un año. Viajó a China y allí, en vez de ser recibida con los brazos abiertos, la despreciaron por todos esos papeles estereotipados y negativos que había hecho a lo largo de los años. De regresó a los Estados Unidos, con su carrera cinematográfica a la baja, encontró trabajo en teatro, radio y televisión. A pesar de haber hablado abiertamente sobre el racismo en Hollywood, Wong fue rechazada por su propia comunidad por los papeles que había interpretado.

Después de más de 50 películas (algunos de sus primeros filmes han desaparecido), Wong se retiró en 1942, a los 37 años. Regresó dos veces a la actuación. La primera, en 1951, en el show televisivo The Gallery of Madame Liu-Tsong, donde interpretó el papel principal. En 1960, hizo su último trabajo cinematográfico en Portrait in Black, filme que protagonizaba Lana Turner. En él, la actriz dio vida a la criada de Turner.

A pesar de todas las dificultades que sufrió a lo largo de su vida, Anna May Wong fue la primera estrella de cine de origen chino-estadounidense. Murió en 1961 a la edad de 55 años.

Traducción: Paz Mata