Lady Gaga, nominada a Mejor actriz dramática

by Paz Mata December 19, 2018
Musician, singer and acress Lady Gaga, Golden Globe winner

armando gallo/hfpa

Si su estilo y su persona abarcan un amplio espectro estético, su arte va por el mismo camino. Seis Grammy y un Globo de Oro avalan su carrera musical e interpretativa. 

Dice que siempre deseó ser actriz y lo ha conseguido. Nacida en Nueva York en 1968,  Stefani Germanotta, su nombre de pila, era una niña prodigio de la música. A los cuatro años tocaba el piano, a los 13 escribía canciones, a los 14 se subió por primera vez a un escenario y a los 17 entró en la prestigiosa Tisch School of the Arts de la Universidad de Nueva York. Su pasión por la música, sin embargo, restaba tiempo a los estudios y Gaga terminó por abandonar la Tisch,  para empaparse de la música de Madonna, David Bowie y Queen y sumergirse en el mundo de la música underground de Manhattan. Allí fue descubierta por L.A Reid, empresario musical. Duró poco esta relación pero sirvió para hacerse conocer en el mundo discográfico. En el 2008 Gaga se trasladó a Los Ángeles donde grabó su primer álbum, The Fame, en el que Red One produjo el single Just Dance. Con éste se colocó en el primer puesto de los Billboard Hot 100. Ahí nació una estrella, que pronto se hizo famosa tanto por su música como por sus excentricidades. Lo mismo aparecía vestida con lentejuelas que cubierta de piezas de carne cruda de vaca. Corrieron los rumores sobre su sexualidad y se cuestionó su físico pero ella se mantuvo siempre fiel a su extravagante persona llenando los estadios de todo el mundo.

En 2010 ganó dos Grammy,  al Mejor disco de baile, Poker Face  y al Mejor álbum de baile electrónico, The Fame. Con su tercer álbum Born This Way continuó su permanencia en las listas de ventas, pero su cuarto álbum Artpop no corrió la misma suerte. Tras un período de pérdida en ventas de discos y una crisis existencial, Lady Gaga volvió con más fuerza que nunca. Puede que su colaboración con Tony Bennett en el álbum Chick to Chick (2014) y más tarde con Paul McCartney y su nueva incursión en el mundo de la actuación tuviera mucho que ver con este renacimiento de la cantante y compositora neoyorquina. Lo cierto es que ninguna otra mega estrella de su generación ha sido capaz de conectar con su público tan fácilmente como lo hace ella.

Hoy, a sus 32 años, lo que menos le preocupa a Lady Gaga son las críticas ni las comparaciones con su antecesora en el reino de la música pop.

No le importa envejecer, no tener un cuerpo perfecto, una cara simétrica o un pelo envidiable. Para ella lo que cuenta es tener una carrera longeva, dejar huella tras su paso y continuar desafiando tanto a si misma como al público. Y puestos a comparar, ella prefiere que la comparen a Iron Maiden. “Es uno de los grupos de rock mas grandes de la historia”, nos contaba hace 3 años, durante un descanso en el rodaje de la quinta temporada de la serie de horror American Horror Story: Hotel. En ella, Gaga daba vida a The Countess, la demoníaca propietaria del Hotel Cortez, papel por el que fue premiada con el Globo de Oro a la Mejor actriz en la categoría de miniserie o película televisiva.  Ahora la actriz está a punto de repetir historia, en esta ocasión como Mejor actriz en la categoría de drama. De la mano de Bradley Cooper, que debuta como director, protagoniza Ha nacido una estrella, cuarta versión del clásico que en 1937 interpretaran  Janet Gaynor y Frederic March. La versión de Cooper sigue el mismo molde de las anteriores con el director interpretando a un Jackson Maine, músico de country-rock, que brilla en el escenario pero se apaga a base de alcohol y drogas cuando se acaba el show. Ahí aparece Ally (Lady Gaga) una joven, con una voz magistral, en busca del éxito. El veterano rockero encontrará en ella a una razón para seguir adelante ayudándola a lanzar su carrera. Sin glamour, sin gota de maquillaje y dándolo todo, Gaga se hace con el escenario y de paso con la película.