Liam Hemsworth muestra su cara humana

by Rocio Ayuso July 11, 2016
Liam Hemsworth at the premiere of "Independence Day:Resurgence"

Getty Images

Liam Hemsworth no lleva en la industria más de diez años y su nombre ya está al frente de dos grandes franquicias, Los juegos del hambre y el resurgir de Independence Day. Un nombre que ahora huele a éxito, el rostro de Diesel y parte de la campaña de Only The Brave. ¿Su secreto?  “Ducha con jabón, algo para el pelo, pasta de dientes y cacao para los labios. Las normas básicas de la higiene. No soy muy de after-shave”, asegura del plan Hemsworth de belleza en cinco minutos. Queda claro que su atracción a esta nueva fragancia está más relacionada con el lado artístico de su campaña, además del lucrativo, que por el perfume en si. “Me hicieron esta propuesta y pensamos que era una buena oportunidad de hacer algo creativo y cinematográfico. Muy visual y divertido. Una campaña de la que me gusta el tema y en la que además tengo el control”, se explica.

Su primera colonia, Cool Water, es cosa del pasado. Las inseguridades adolescentes han quedado muy atrás. Hemsworth es su propio hombre y aunque es mucho lo que une a los tres hermanos, Luke, Chris y Liam, sus trayectorias no pueden ser más diferentes. “Cualquiera que nos conoce nos lo dice. Chris siempre está obsesionado por dar lo mejor de si mismo. Se piensa mucho las cosas. Se preocupa más por todo. Yo no me preocupo tanto. Suelo confiar en mi mismo, en mi instinto y en el de aquellos con los que trabajo”, se compara añadiendo eso de que sus hermanos son su mayor fuente de inspiración. Solo admite que existe competencia en todo lo que se refiere al surfing. Para algo son australianos. “Nunca como actores pero sí tenemos nuestros piques como surfistas. Ha sido nuestra cuita desde que éramos niños pero es una pugna divertida”, vuelve a sonreír. ¿Y quién es el mejor? “Yo. Por supuesto”.

Nacido en Melbourne en 1990 Liam Hemsworth no puede estar mucho tiempo sin ver el mar. Le costó acostumbrarse a Hollywood. “A veces es duro”, añade. “Vivía entre West Hollywood y Studio City, ciudad, ciudad. Y yo no estoy acostumbrado a eso. Pero en cuanto dejé esa zona y me acerqué a la playa me volví un enamorado de Los Angeles, de California. Llevo aquí para siete años y es un lugar maravilloso para vivir”, se anima.

Los 16 millones de dólares que según diversas fuentes tiene en el banco gracias al éxito de la saga de Los juegos del hambre ayudan a la hora de sentirse como en casa en la mansión que posee en Zuma Beach, con el mar delante y la montaña detrás. Ni la vuelta de Chris a Australia le hará cambiar de opinión por muy piña que sean los Hemsworth. “Quizá más adelante –asegura después de haberse comprado unos terrenos en Melbourne, en Australia- Pero no por ahora. Chris tiene esposa y tres hijos. Para el tiene sentido estar allí. Yo solo quiero ir más a menudo”. ¿Para ejercer de tío? “Me gustan los críos pero no cuando empiezan a llorar. Mientras están calladitos los tengo en brazos, los puedo mecer, pero en cuanto empieza la llantina, paso”, se confiesa.

Prefiere no hablar de la otra cara de su vida personal, su supuesto compromiso junto a la cantante Miley Cyrus. La conoció con su primer éxito estadounidense, La última canción (2009), pero para 2013 la relación les había superado a ambos y la reina del twerking y el chico bueno habían llegado a su final. Eso hasta los Globos de Oro de este año cuando en una de sus celebraciones la pareja fue vista retomando su amistad a base de besos. Ahora según la prensa del corazón la boda está al caer, probablemente en Australia. Hemsworth se muestra más abierto hablando de su otro amor, Miss Piggy, con quien trabajó en la serie The Muppets. “Es algo que tenía ganas. Hacer cosas más humanas, más divertidas, con mi acento. He hecho demasiadas cosas serias”, resume sobre una trayectoria heroica dedicado a salvar el mundo de alienes y tiranos.