Lila Avilés: "El cine es donde más feliz me he sentido"

by Gilda Baum-Lappe June 28, 2019
Director Lila Avilés

cortesía kino lorber

La ópera prima de Lila Avilés, La camarista, tuvo su estreno internacional en la 43ª edición del Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF) y posteriormente estrenó a nivel nacional en Mexico en el 16° Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), donde obtuvo el premio Ojo al Mejor largometraje mexicano. Tras su presentación en Los Ángeles en el Festival Hola México, tuvimos oportunidad de hablar con Lila, entusiasmada ante la noticia de que La camarista seria distribuida en Estados Unidos. Quizás el resultado del éxito de la película Roma, a nivel internacional, sea la curiosidad y el recibimiento que ha generado hacia nuevas películas de creadores mexicanos. Sin embargo, La camarista, aunque ha tenido comentarios y comparaciones con el film de Alfonso Cuarón, fue mas bien inspirada por un libro de fotografías dela artista visual Sophie Calle, que Lila "descubrió" casualmente.

¿Cómo se convirtió un libro de fotografía en inspiración para una película?

El libro se llama Hotel . Sophie, la fotógrafa, se metió a trabajar ‘de contrabando’ como camarista en un hotel en Venecia y tomaba fotos de las pertenencias, objetos, basura y de todo lo que hubiera en las habitaciones. Me dio mucha curiosidad eso y escribí la obra de teatro y al escribirla decidí hacer la película. La camarista, digamos, es ya una visión muy personal que tiene que ver con la historia de mi país. A partir de que empecé a indagar y a generar a este personaje que se llama Eve, la protagonista de la película, adquirió una voz propia a diferencia de la obra de teatro, La película es propia, más personal.

Anteriormente habías dirigido teatro, ¿cómo fue tu experiencia de transferirlo al cine?

Es algo completamente distinto. Digamos que lo que me gusta mucho, tanto en teatro como en cine, es la relación con los actores y no actores. Creo que mi principal objetivo como directora es generar esa relación con la gente, me gusta que el trabajo actoral sea meticuloso. Hay muchas personas que han visto mi película y me han dicho que parece casi documental. Quizás por una obsesión personal de encontrar la verdad y los secretos del personaje que se interpreta, aún bajo me dirección, hay observación interna y me gusta proyectar lo que esa persona hace, siente, piensa y como actúa en la soledad de esos momentos de camarista.

¿Cuál dirías que es la diferencia entre los dos?

El cine es donde más feliz me he sentido, como que hay un intercambio más fluido. El proceso del teatro es muy hermoso, pero cuando se acaba, se acaba. En el caso de la película, como hay tanto sacrificio y tantas horas de trabajo y de estar involucrada con tantas personas, cuesta trabajo dejarlo ir, es como dar a luz a un bebé. En este caso que fui directora, coproductora, coguionista y demás, son horas y horas de trabajo. Al final es un gran logro y un gran desprendimiento.

A scene from "The Chambermaid", 2018

Una escena de La camarista.

cortesía kino lorber

 

¿Cuánto tiempo te llevó concretar la película?

Tarde 7 años en poder hacerla y solo tuvimos 17 dias de filmación. Todos han sido procesos complejos, pero por suerte tuve a una productora que me ha estado acompañando (Tatiana Graullera), mi editor (Omar Guzmán), mi diseñador sonoro (Guido Berenblum) que ha sido otro gran eslabón que me ayudó a reconstruir todo el sonido para que se escuchara increíble.

¿Cómo elegiste a tus actores?

Vi a Gabriela Cartol, que es Eve, en la película La tirisia y me gust su rostro y su expresión corporal. Hicimos algunas lecturas. y sentí esa química que puede haber entre el actor o no actor y la persona que va a dirigir, en este caso yo. La mitad son no actores. Algunos cumplen con su trabajo real, hay un híbrido.

No tuviste formación escolar como cineasta, lo cual no es extraño en estos medios.

De toda la vida he sido cinéfila y mi otra pasión ha sido la fotografía, me obsesiona y me gusta muchísimo. Amo a John Cassavetes, Lucrecia Martel, Luc Besson, Stanley Kubrick, y obviamente Bergman.