Lorenza Izzo: "Para mi Chile está igual de alto que Hollywood"

by Gabriel Lerman July 24, 2019
Actress Lorenza Izzo

FilmMagic/getty images

Si algo le faltaba a su carrera era participar en una película como Once Upon a Time... in Hollywood, el noveno filme de Quentin Tarantino en el que tiene escenas tanto junto a Leonardo DiCaprio como Brad Pitt. La actriz chilena ya venía dejando su marca desde que en 2013 apareció en The Green Inferno, la película de Eli Roth, con quien luego estuvo casada, lo que marcó un salto casi inmediato al cine norteamericano tras haber debutado en su país con Que pena tu boda de Nicolás López en 2011. La hija de la modelo Rosita Parsons, que también transitó las pasarelas, repitió con ese director al año siguiente en Aftershock y Que pena tu familia, cerrando así su etapa de cine chileno. Se la vio luego en Knock Knock, compartiendo cartel con Keanu Reeves y Ana de Armas, la serie Feed the Beast, la incomprendida Life Itself y The House with a Clock in the Walls. La actriz de 29 años, que integra el elenco de la nueva serie Penny Dreadful: City of Angels, ya ha completado el rodaje de otras dos películas, Women is Losers y un film en español aún sin título que ha dirigido la mexicana Catalina Aguilar Mastretta para Amazon.

¿Filmar con Quentin Tarantino fue como tú te lo imaginabas?

Sí y no, la verdad era un sueño por cumplir y lo cumplí. Fue un sentimiento muy extraño, no sé cómo me lo imaginaba, estaba un poquito nerviosa antes de empezar porque claramente le tengo mucho respeto. Es una persona que yo admiro mucho pero la verdad que es un director muy presente, le interesa mucho tu crecimiento como personaje, te da un espacio para crecer y te da una comodidad emocional muy grande para poder generar y crear tu personaje porque claramente superó la expectativa de lo que me imaginaba y me cambio completamente el switch en cuanto a lo que yo pensaba que se podía generar en ese set.

¿Cómo fue tu preparación para el papel? ¿cómo lograste improvisar en italiano? Quentin Tarantino ha halagado mucho tu trabajo...

No tuve mucho tiempo para aprender el idioma pero tuve una profesora de italiano para aprender lo que más pudiese, haciendo mucha investigación sobre Italia de esa época, la situación de los 70 y el ambiente político. No puedo creer que existe material en el mundo de internet donde Quentin Tarantino menciona mi nombre y habla bien de mí, es algo muy surreal… Logré improvisar porque él confió en que yo iba a traer todo y más para este papel y me dio el espacio para probar diferentes cosas sabiendo que yo iba a darlo todo al 100 por cien.

¿Filmaron más escenas con tu personaje que lo que se ve la película?

Sí, hubo mucho más. Igual esto siempre sucede con Tarantino, uno puede filmar 20 escenas y quedan dos o puede firmar 20 y quedan 20, uno nunca sabe. Muchas veces eso no tiene nada que ver con el trabajo que has hecho porque él crea la película en la sala de montaje y ahí ve lo que va a quedar y lo que no. Me acuerdo que hasta Margot Robbie me dijo "Yo pensé que no iba a quedar". Pero la verdad que sí, filmamos mucho más de lo que quedó en la película pero yo siempre dije "con tal de que esté un segundo, ya es un sueño hecho realidad". Estoy muy contenta, muy agradecida y es genial lo que hay, funciona el contenido para el personaje, que es un misterio y que no es lo importante, lo importante es Leonardo DiCaprio y lo que pasa en ese final. La función de mi personaje está cumplida.

¿Cómo fue trabajar con Leonardo DiCaprio?

La verdad que yo lo admiro hace mucho tiempo, es un gran maestro en su trabajo. Estaba muy emocionada de trabajar con él y muy nerviosa. Me acuerdo que estábamos haciendo un ensayo el primer día y yo no sabía que estábamos ensayando. Pensé que estábamos filmando y me re confundí y como que lo veía al 100 %, haciéndolo con todo, en realidad estábamos conversando y de repente dicen “¡acción!” y él cambió por completo, estaba 100 % metido en el personaje y fue muy cool ver ese cambio porque yo también trabajo así, me pongo en el personaje siempre pero en verdad no tanto pero ver el switch que hace él tan natural, tan como que nada, elevó más mi trabajo e hizo que lo admirarara aún más. Verlo trabajar a él en vivo y en directo ya es una gran satisfacción. Trabajar con él y sentir esa magia que él crea cuando él actúa es algo muy especial.

¿Y cómo fue la experiencia de compartir una escena con Brad Pitt?

¡Fue muy buena! Clao que no te puedo contar los detalles. Todo fue fantástico. Me acuerdo que un día tenía una escena en una locación e iba camino al set y estaba un poco tarde y me acuerdo que llamo al chico y le digo “estoy llegando” y me dice “no te preocupes que estás a tiempo. Habían cerrado la carretera completa para una escena que teníamos. Hasta Leonardo y Brad estaban impactados.

¿Alguna vez soñaste con este presente tuyo o fue producto del destino? ¿Cómo se ha dado que hayas llegado a Hollywood de esta manera?

Sí, tenía el sueño de trabajar en Hollywood. Ha sido una mezcla de muchas cosas. Ha sido una ruta bastante linda, muy dura, llena de sorpresas y vueltas, de caídas, me ha costado mucho pero al mismo tiempo he tenido suerte y me he esforzado mucho. 

A scene from "Once Upon a Time...in Hollywood", 2019

Con Leonardo DiCaprio en una escena de Once Upon a Time... in Hollywood.

sony pictures

¿Tú hablabas inglés en Chile? 

Yo fui a una escuela bilingüe en Chile pero tenía un acento muy fuerte. A los 12 años viví en Atlanta, Georgia, pero me hacían mucho bullying cuando fui para allá y mejoré mi acento muy, muy rápido y aprendí a tener acento americano. Claramente cuando me vine a Los Ángeles a trabajar como actriz, tuve más oportunidades porque podía hacer papeles tanto de americana como de latina, entonces eso me abrió muchas más puertas, me ayudó mucho en mi trabajo.

Viajaste a New York para ir a estudiar a la escuela de Lee Strasberg, ¿qué herramientas te dio esa enseñanza que aplicas hoy en día en tu trabajo como actriz?

Fue complejo en su tiempo porque la verdad que fue un método que a mí no sirvió para mí como actriz personalmente. Aprendí mucho sobre el vínculo, el cariño, el amor y el respeto que yo le tengo a mi carrera, lo que yo hago y aplico como artista. Pero en mi caso personal no es un método que yo aplico hoy en día, no me entregó herramientas que me sirvan actualmente. Porque el método de Lee Strasberg es el de Stanislavski, que de hecho se llama El método. Para mí personalmente creo que no funciona. Con los años he aprendido ciertas cosas que funcionan para mí. Es un proceso muy personal, muy privado pero si fue una experiencia que me sirvió mucho porque fue la primera vez viviendo sola en New York, dándome cuenta de lo difícil que es una carrera como actriz. En ese sentido creo que aprendí mucho.

¿Qué importancia ha tenido el modelaje en tu vida?  

Cuando era más jovencita fue algo que se dio casi natural porque mi madre y mi tía eran modelos, aprendí mucho modelando. Es una carrera muy dura en el sentido que requiere mucho de uno mismo, mucho físico y no tienes libertad de ninguna manera, y eso sucede también con los actores. Tú tienes cero control sobre el futuro de tu vida. Un día puedes estar en un país, al día siguiente te llaman para otra película. Estás en el fondo a la voluntad del que te contrata, pero son cosas muy distintas.

¿Después de haber trabajado con Tarantino, hay lugar para ti para volver a trabajar en el cine de Chile? 

¡Si, por supuesto! Para mi Chile está igual de alto que Hollywood, si no ha sucedido es porque estaba más enfocada en hacerme un nombre y una carrera acá, y ese ha sido mi foco, pero yo respeto mucho el trabajo chileno en el cine de hoy en día y el tremendo trabajo que están haciendo. Un tremendo trabajo creativo. Hay mucho talento chileno haciendo cosas muy especiales y yo de ninguna manera dejo de lado o miro por debajo el trabajo latino. Totalmente lo contrario, siento una responsabilidad grande en poder abrirle más puertas a nuestra comunidad.

¿Cuan importantes han sido en tu carrera tus películas con Nicolás López?

Fue mi primera gran oportunidad. Mi primera película profesional se llamó Qué pena tu boda y fue mi primer trabajo como actriz. Fue una experiencia muy linda. Aprendí mucho y fue lo que me dio el pie para seguir con todo lo que vendría después.

¿Sientes que en Hollywood pueden entender tu cultura? No hay muchas actrices chilenas y tienes un tipo físico que no coincide con lo que ellos imaginan de una mujer latina ¿cómo ha sido luchar con esos preconceptos aquí en Estados Unidos?

Yo llevo 7 años acá y he visto personalmente el cambio del estereotipo. He visto cómo los papeles que existían en un principio han cambiado en lo que es hoy en día, ha cambiado mucho, se ha abierto una puerta… Estamos viviendo una época de mucho cambio cultural en la industria, de una apertura de mentalidad. Es un momento interesante porque si tú te fijas una de las comunidades que más paga dinero en ir al cine es la latinos y al mismo tiempo es la comunidad menos representada en las películas que se hacen en Estados Unidos. 

¿Dónde te gustaría estar de aquí a 5 años?

¡Uff, 5 años!... Nunca pienso en hacer planes a corto o largo plazo, porque me fui dando cuenta que si me pongo a soñar creo que cualquier cosa puede suceder. En cuanto a mi carrera claramente tengo muchos sueños… A mí me gustaría mucho producir mis propios proyectos, generar y desarrollar mi propio contenido y trabajar con mis amigos. Me encantaría tener una oficina de producción de mi propia compañía. Es un sueño real que tengo que me encantaría poder realizar… Me encantaría hacer el personaje de algún súper héroe latino, algo tipo Deadpool. Me encantaría ser James Bond pero no una chica Bond, sino la versión femenina de James Bond…Tengo hartos sueños y no me pongo ningún plazo, si se que tengo muchas ganas de concretarlos a todos.