Los nominados: Bob Odenkirk

by Gabriel Lerman January 8, 2016

Nominado: Mejor interpretación masculina en una serie dramática - Better Call Saul

Desde que se ganó el corazón y la simpatía de millones de televidentes de todo el mundo interpretando al inescrupuloso abogado Saul Goodman en la multinominada al Globo de Oro Breaking Bad, Bob Odenkirk se convirtió en sinónimo del personaje, quien ciertamente hizo aún mucho más interesante la serie protagonizada por Bryan Cranston desde que apareció por primera vez en el octavo episodio de la segunda temporada, bautizado casi profeticamente Better Call Saul. Cuando el programa concluyó en el 2013, llevándose el Globo de Oro a la Mejor serie dramática y también ese galardón al Mejor actor en una serie dramática para Cranston, fueron muchos los fans que se quedaron con un vacío en el pecho. Por eso, el anuncio de Vince Gilligan de que estaba trabajando en una precuela que exploraba, entre otras cosas, el pasado de Goodman y el de Mike Ehrmantraut, el policía retirado encarnado a la perfección por Jonathan Banks, le devolvió la sonrisa a millones de fans de Breaking Bad que esperaron contando las horas el primer episodio de Better Call Saul, algo que fue tanto una bendición como un gran peso para el programa, que era en definitiva, una historia completamente nueva.

Odenkirk aprovechó al máximo lo que el mismo define como la mayor oportunidad actoral de toda su carrera. Aunque se pasó muchos episodios hablando a toda velocidad, el actor aclaró en el encuentro con la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood que en realidad, ninguna de esas palabras es suya. La clave es aprenderse de memoria los larguísimos parlamentos que prepara cada semana el equipo de guionistas encabezado por Gilligan, para luego poder decirlos como si fuera algo que acaba de surgir en su cabeza. Así, a lo largo de una primera temporada que por suerte tendrá repetición, aprendimos que Goodman es un seudónimo, que su verdadero nombre es Jimmy McGill, que es el hermano de un abogado célebre intepretado por Michael McKean, y que su relación con Mike empezó en una playa de estacionamiento.

Claro que Odenkirk es mucho más que el actor que se ha merecido un lugar entre los 5 que se disputan el Globo de Oro a la Mejor interpretación masculina en una serie dramática. Es un verdadero veterano de Hollywood, y aunque su trayectoria frente a la cámara ha sido ciertamente larga, ha sido aún mucho más fructifera detrás de ella, en donde se desempeñó como guionista de programas humorísticos, productor de comedias televisivas, así como director de televisión y de cine entre muchas otras cosas.

Robert John Odenkirk nació un 22 de octubre de 1962 en Berwyn, Illinois, como uno de los 7 hijos de Bárbara y Walter, un matrimonio que se dedicaba a la industria de la imprenta. Mientras crecía en Naperville, un suburbio de Chicago, descubrió a los Monty Python y al programa humorístico SCTV, por lo que empezó a soñar con un futuro en el mundo de la comedia, haciendo shows para la familia junto a su hermano Bill y luego creando sketches que representaba frente a sus compañeros de escuela secundaria. Tras un paso por la universidad en el que realizaba actuaciones en vivo en la radio del campus, Bob se lanzó de lleno al camino de la comedia, lo cual desembocó en su contratación en 1987 como guionista en el legendario Saturday Night Live, en donde permaneció durante 4 años. En 1992, intentó cambiar la forma de hacer comedia en televisión con la serie de breve existencia The Ben Stiller Show, en donde conoció a David Cross, con quien luego escribiría regularmente, y al gran maestro de la comedia Judd Apatow.

En 1995 creó con Cross Mr Show, un programa de sketches en HBO, con el que obtendría 3 nominaciones compartidas al Emmy, y en el que además aparecía en cámara. Allí comenzó también su interés en la dirección, que le llevaría a dar las órdenes en numerosos episodios y a dirigir 3 películas, Melvin Goes to Dinner, Let's Go to Prison, con WIll Arnett y The Brothers Solomon, otra vez con Arnett, y Will Forte.

Con el paso de los años fue pasando de un programa a otro, ayudando a fortalecer las carreras de otros comediantes que se convertirían en figuras, como Jack Black, Zach Galifianakis, Sarah Silverman y John C. Reilly, trabajando tanto detrás como delante de las cámaras. Pero su gran momento llegó con Saul. Su notable talento para la comedia fue esencial para aflojar tensos momentos dramáticos, aunque rapidamente quedó en claro que Odenkirk no tenía nada que envidiarle en capacidad actoral a los otros integrantes del elenco.

En los años que pasaron entre el final de Breaking Bad y el inicio de Better Call Saul, Odenkirk siguió mostrando su talento en series como The Birthday Boys, W/Bob and David, un reencuentro con Cross producido por Netflix, y la primera temporada de Fargo, en donde intepretó a un jefe policial obstinado en no querer ver lo que era absolutamente obvio.

Gabriel Lerman