Nominado: Mejor actor de reparto - Beasts of No Nation

HFPA

Idrissa Akuna Elba nació el 6 de septiembre de 1972, en Hackney, al este de Londres (Inglaterra). Hijo único de emigrantes de Sierra Leona y Ghana, Elba pasó sus primeros años en Hackney, barrio de clase trabajadora que, según él, le convirtió en el perfecto cockney Inglés, pero la familia decidió cambiarse a Canning Town, más cerca del centro, zona donde predominaban los blancos. Allí Idris fue objeto de violencia e insultos raciales por parte de sus compañeros de escuela.

Su juventud la pasó escuchando música soul, la favorita de su padre y su tío, y ayudando a éste en el negocio de DJ de bodas y otras celebraciones. A los 16 años recibió una beca para estudiar en el Teatro Nacional de Música de la Juventud, donde cantó por primera vez en una producción de Guys and Dolls. Mientras estudiaba se ganaba la vida haciendo de DJ, con el nombre de Big Driis, y trabajando con su padre en una fábrica de autos. Durante esa época hizo audiciones para teatro y televisión, consiguiendo pequeños papeles en series como Absolutely Fabulous y Silent Witness, hasta lograr ser el protagonista de la miniserie de ciencia ficción, Ultraviolet.

En 1998, él y su esposa Dormowa Sherman, actriz nacida en Liberia, decidieron emigrar a America. A su llegada a Estados Unidos, se instalaron en Brooklyn (Nueva York) donde Idris trabajó como portero en los clubes de comedia Carolines y DJing mientras perfeccionaba el acento norteamericano. Tras varios años intentando atrapar algún papel, Elba consiguió el papel de Achiles en la producción teatral Troilus y Cressida, tras este le llegó la oportunidad de ser actor invitado en la serie Law and Order antes de ganar el papel de Stringer Bell en el aclamado drama de HBO The Wire. Aunque Elba se lamentó más adelante que durante este período lo único que le llegaban eran ofertas para papeles de gangster, lo cierto es que con él se aseguró el porvenir. La revista Essence lo nombró “Uno de los 10 hombres más sexy del planeta.”

Su carrera cinematográfica empezó a despuntar con títulos como The Gospel, Hotel Rwanda y The Reaping. Después de trabajar de la mano de Tyler Perry en Daddy’s Girl, de Guy Ritchie en RocknRolla, y Ridley Scott en American Gangster, Elba acertó al aceptar interpretar a Nelson Mandela en Mandela: Long Walk to Freedom, basada en la biografía homónima. En preparación para su papel, Elba pasó una noche encerrado en la celda de Robben Island, donde Nelson Mandela cumplió su condena. Su interpretación del activista sudafricano, premio Nobel de la Paz le valió una nominación al Globo de Oro al Mejor actor en la categoría de drama. Tras ella debutó en el género de fantasía dando vida al dios nórdico Heimdall en la película basada en los comics de Marvel Thor (2011), dirigido por Kenneth Branagh y en el de ciencia ficción, como capitán de la nave Janek en Prometheus, de nuevo con Ridley Scott (2012). El trabajo le llevó de regreso a su Inglaterra natal donde se apuntó un gran tanto con el papel protagónico de la serie Luther, donde retrata a un torturado detective cuya ética profesional es cuestionable. En el verano de 2013, Elba fue visto en la película de robótica y monstruos de Guillermo del Toro Pacífic Rim. Al año siguiente el actor dio vida a un comandante insurgente en el aclamado drama de Netflix Beasts of No Nation, la historia de un niño guerrillero luchando por sobrevivir en una unidad de mercenarios africanos, por el que ha sido nominado al Globo de Oro al Mejor actor de reparto.

Mientras prepara otros proyectos cinematográficos como The Jungle Book, Bastille Day, Finding Dory, Star Trek Beyond y Zootopia, Elba sigue su gira internacional como DJ y como cantante de rap.

Paz Mata