Los nominados: Jennifer Lawrence

by Rocio Ayuso March 28, 2016

Jennifer Lawrence: Mejor interpretación fílmica femenina en comedia o musical- Joy

HFPA

Recibir una estatuilla dorada a la Mejor actriz con solo 22 años justifica tropiezos como los que suele dar Jennifer Lawrence. En cuanto te descuidas se rompe un tacón, se pisa el vestido o se cae de bruces como le pasó en plenos Oscar. Incluso le roban sus fotos más intimas de su teléfono y se las suben a la red para el consumo de las masas, un golpe imponente del que no tuvo la culpa. Pero Lawrence, 25 años, sabe cómo levantar el vuelo, una y otra vez, en una carrera que ya es imparable. Con la candidatura a Mejor actriz de comedia o musical por Joy son 4 las veces que esta nativa de Kentucky en Estados Unidos aspira al Globo de Oro, estatuilla que ganó de forma consecutiva en dos ocasiones, con Silver Lining Playbook (2012) y American Hustle (2013). Sin embargo ¿cuál fue la posesión más preciada que recuerda de su paso por sus primeros Globos? Una bolsa de papas fritas que robó de la sala de prensa. Su explicación: tenía hambre. Esa es la naturalidad de esta rara avis dentro de Hollywood, una joven llena de vida y pocas pretensiones, que disfruta de la interpretación y lo que la industria del cine le ofrece como si fuera un juego

Su rostro y su talento saltó a la fama con una película minúscula, Winter's Bone con la que ganó su primera estatuilla. Acudió entonces a la que se conoce como la mayor fiesta de Hollywood sin que tan siquiera tuviera edad legal para beber. No le amargó la fiesta.

En el trabajo es igual. Alguien que llega al rodaje bromeando y sin haberse aprendido su texto, que no posee preparación académica en lo que se refiere al campo de la interpretación pero que sin embargo deja a todos boquiabiertos con lo que consigue. A Lawrence le sale natural.

Empezó como actriz porque, según sus propias palabras, nunca fue buena en nada. Sus primeros papeles fueron poco prometedores pero en seguida llegó su debut junto a Charlize Theron en la película del mexicano Guillermo Arriaga The Burning Plain y poco después su primera candidatura. Si alguien pensó, como ella misma, que se trataba de un golpe de suerte, sus sucesivas nominaciones le callaron la boca.

En la actualidad es la actriz mejor pagada de la industria gracias a su éxito con la saga de The Hunger Games. También es descrita como la más sexy y la más deseada pero de esos comentarios Lawrence pasa. Eso sí, las heroicidades no las deja solo para su alter-ego cinematográfico, Katniss Everdeen. La actriz se ha convertido en una de las voces más claras en Hollywood cuando se trata de defender una igualdad de género que en una industria tan supuestamente liberal como es el cine también brilla por su ausencia. Habla porque tiene muy claro el impacto que deja entre sus jóvenes admiradoras con las que no quiere perpetuar ideas erróneas como que para triunfar hay que ser anoréxica. Que por ser actriz tu vida privada pasa a ser propiedad pública. O que por ser mujer no pasa nada si cobras menos.

La actriz culpa a su familia de su naturalidad, esos que la hacen sacar la basura no importa lo mucho que le paguen en el cine. Y a esas nuevas amistades que van llegando a su vida como Amy Schumer junto a quien escribe su próximo filme, aún sin título, y con quien compite en esta misma categoría. Gane o pierda, Lawrence tiene delante suyo otro año de triunfos junto a otro de los candidatos de este año al Globo de Oro, el guatemalteco Oscar Isaac, en X-Men. Apocalypse y con el estreno de Passengers que ahora está rodando. Como bien la describió la revista Entertainment Weekly Jennifer Lawrence es la estrella del 2015 “por su Oscar, por sus dos franquicias millonarias y porque no tiene pelos en la lengua”.