Nominado: Mejor actor en una película dramática - Steve Jobs

HFPA

Michael Fassbender nació el 2 de abril de 1977, en Heidelberg (Alemania). Su madre, Adele, es irlandésa, y su padre, un ex cocinero llamado Josef, es alemán. Cuando Fassbender tenía dos años, sus padres decidieron trasladar a la familia a Killarney en County Kerry (Irlanda) abrieron un restaurante llamado The West End House. Allí Fassbender recibió su educación primaria en la Escuela Nacional y la secundaria en el Colegio de St Brendan. Siendo ya adolescente se interesó por el teatro, estudiando con Donie Courtney y más tarde matriculándose en el Drama Centre de Londres. Fassbender comenzó actuando a la edad de 16, cuando su antiguo maestro, Donie Courtney, le ofreció papeles con el grupo de teatro Bricriu. Cuando Fassbender tenía 17 años, fue contratado para producir, dirigir y actuar en una adaptación teatral de la película de Quentin Tarantino Reservoir Dogs. Su trabajo en el escenario continuó hasta el 2006, cuando apareció en la producción teatral de Allegiance, como parte del Edinburgh Festival Fringe, interpretando al héroe irlandés Michael Collins, de quien dice ser pariente.

En el 2007 Fassbender intervino en el film 300, dando vida al guerrero espartano Stelios. 2007 también vio el lanzamiento de Angel, el melodrama de François Ozon, en el que el actor interpretaba al pintor Esmé, que se ve involucrado en un triángulo amoroso. Pero fue el papel del activista irlandés Bobby Sand, miembro del grupo revolucionario irlándes IRA, en la película de Steve McQueen Hunger, el que lo lanzó a la fama. Los elogios de la crítica hicieron que a Fassbender le llegaran ofertas por todas partes. Su siguiente trabajo fue un papel romántico en The Fish Tank, de Andrea Arnold. Su éxito en Cannes hizo que QuentinTarantino se fijara en él y lo invitara a participar en su película Inglorious Basterds (2009) en la que dio vida al teniente británico Archie Hicox, un cinéfilo convertido en soldado de la resistencia. Fassbender continuó con su trabajo en el cine interpretando a un soldado romano en Centurion (2010) y en la adaptación del comic Jonah Hex.

El 2011 fue un gran año en su cosecha de personajes. Primero interpretó al terrateniente Rochester que enamora a Jane Eyre y a Magneto en el comic de Marvel X-Men: First Class. Ese mismo año dio vida al pionero psicoanalista Carl Jung, en A Dangerous Method y a un adicto sexual en la aclamada Shame, donde volvió a trabajar con Steve McQueen. En 2012, intervino en el thriller de espionaje Haywire y ese mismo año dio vida a un androide inquisidor en Prometheus bajo la dirección de Ridley Scott.

El 2013 encarnó a un propietario de esclavos en 12 Years a Slave, trabajando, de nuevo, a las órdenes de Steve McQueen, papel por el que recibió su primera nominación al Oscar al Mejor actor de reparto. En el 2014 Fassbender regresó a la franquicia de X-Men en la épica X-Men: Days of Future Past, interpretando a un jóven Magneto. En el año 2015, Fassbender protagonizó dos papeles de gran altura, al ambicioso rey en una nueva adaptación cinematográfica del Macbeth de Shakespeare y al icono de la tecnología Steve Jobs, dirigida por Danny Boyle, por la que ha recibido su tercera nominación al Globo de Oro.

Este año le veremos protagonizando The Light Between Oceans, de Derek Cianfrance, la nueva entrega de X-Men: Apocalypse y Assassin's Creed, versión cinematográfica de un famoso videojuego. No cabe duda que para Michael Fassbender los desafíos, el riesgo y el miedo es lo que lo lleva a ser creativo.

Paz Mata