Nominado: Mejor interpretación de un actor en una serie dramática - Narcos

 

Getty

Es llamativo que su primer trabajo para el cine, cuando era un completo desconocido que aún no tenía en claro si su futuro estaba en la actuación, en el periodismo o en la música, fue en Woman on Top, la película de la venezolana Fina Torres que produjo Fox Searchlight y que fue rodada parcialmente en Bahía, Brasil. Su siguiente film, Behind the Sun de su compatriota Walter Salles, fue nominada al Globo de Oro a la Mejor Película Extranjera en el 2002 representando a Brasil, aunque allí Wagner Moura tenía un pequeño papel de reparto. Tal vez fue suerte, o quizás destino, lo cierto que la carrera de este actor que en junio cumplirá 40 años desde un principio incluyó proyectos con vuelo internacional. Fue Carandiru, del argentino radicado en Brasil Héctor Babenco, también estrenada en Estados Unidos, la película que lo consagró en su país. Y aunque aquí también se vieron The Middle of the Word de Vicente Amorim y Lower City de Sergio Machado, en donde compartió cartel con otra brasileña que se haría famosa en Hollywood, Alice Braga, su popularidad creció en casa gracias a dos exitosas telenovelas, A lua me disse en 2005 y Paraiso tropical dos años después. Sin embargo, sería el cine el que cambiaría definitivamente las cosas. José Padilha, que provenía del mundo de los documentales, lo convocó para que se convitiera en el capitán Nascimento en Elite Squad, una inteligente combinación de denuncia social y gran entretenimiento que se convirtió en un apabullante éxito de taquilla en Brasil, en donde recaudó 11 millones de dólares, pero además obtuvo numerosos premios alrededor del mundo, comenzando con el Oso de Oro en el Festival de Berlín. Sin dudas ese filme terminó de consagrar a Moura como la gran estrella brasileña y colocó a Padilha en la mira de Hollywood.

Hijo de un sargento de la Fuerza Aerea Brasileña y de la dueña de un servicio de restauración de fotografías, Wagner nació en Rodelas, y se crio en Bahia, pero en un principio sus intereses estaban divididos. A los 15 años descubrió su pasión por el teatro, pero temeroso de que sus padres no aprobaran su vocación, estudió periodismo en la universidad estatal, mientras participaba en obras de teatro simplemente como hobby. Desde muy joven también ha sido un gran fan de la música, y ya hace años que tiene su propia banda, Sua Mãe (tu madre), de la que es vocalista y para la que muchas veces también compone las letras. Además practica meditación trascendental, una afición que comparte en familia, y es un fan devoto de la versión brasileña del jiu-jitsu y del muay thai.

Moura volvió a interpretar al capitán Nascimiento en Elite Squad: The Enemy Within, filme que batió récords en Brasil al recaudar 62 millones de dólares, duplicando el fenómeno otra vez de la mano de Padilha, que ganó el Premio al mejor director en el Festival de la Habana de 2011, donde la película también obtuvo el Premio especial del jurado. Elegida por el National Board of Review como una de las 5 mejores películas extranjeras de aquel año, la segunda y hasta ahora última parte ayudó a cimentar la relación entre actor y director, ya convertidos en grandes amigos. Convocados por Hollywood, el dúo tomó caminos separados cuando Moura fue contratado por Neil Blomkamp para que participar del elenco de Elysium, el filme protagonizado por Matt Damon en el que encarnó a Spider, mientras Padilha debutó en el cine hablado en inglés con la remake de Robocop un año después. Pero cuando surgió la propuesta de contar para Netflix la historia de Pablo Escobar, el legendario narcotraficante colombiano, Padilha no dudó en invitar a su actor fetiche para que lo interpretara. Las cosas, sin embargo, cambiaron, cuando el plan inicial de hacer la serie hablada en inglés con algunas frases sueltas en español cambió radicalmente, y quedó claro que quien hiciera de Pablo tendría que hablar fluidamente en la lengua nativa del narcotraficante. Aunque para quienes hablan portugués el español no es una lengua lejana, Moura no lo hablaba y las lecciones que estaba tomando con un profesor argentino en Río de Janeiro no parecían ser suficientes. Decidido a quedarse con el papel, armó las valijas, besó a sus 3 hijos y se marchó a Colombia, en donde durante 6 meses se dedicó a tratar de absorber no sólo el idioma, sino también el acento antioqueño que caracterizaba a Escobar cuando hablaba. Si bien no llegó a dominarlo, lo que logró en tan poco tiempo es verdaderamente asombroso, por más que para muchos hispanoparlantes es inevitable sentirle el acento brasileño cuando habla en español, Pero Wagner Moura se transformó en muchas maneras en Pablo Escobar, entre ellas subiendo una buena cantidad de kilos para asemejársele en su inconfundible figura. La fascinación de Padilha por el genero documental se hace sentir en Narcos, la serie que ha logrado colocarse entre las cinco candidatas al Globo de Oro en la categoría dramática, al punto que el realizador no duda en contraponer las imágenes del verdadero líder del Cartel de Medellín con las de Wagner interpretándolo. El resultado es tan apabullante que no sorprende que el actor brasileño haya sido escogido como uno de los cinco candidatos en su categoría, y que además sea el único en haber obtenido ese lugar con un papel en el que raramente se lo escucha hablando en inglés. En su encuentro con los miembros de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood, Moura confesó que fue Padilha quien tuvo la visión de que él podía convertirse en Escobar: "fue lo suficientemente delirante como para pensar que yo lo podía hacer. A mi lo único que me importó fue no decepcionarlo, por lo que hice todo lo que estuviera a mi alcance para poder convertirme en él. Mirando para atrás, hoy puedo decir que estoy muy feliz con lo que hemos logrado", dijo orgulloso.

Moura, que pronto será visto en la segunda temporada de la serie, estrenó recientemente en Estados Unidos Trash, una coproducción entre Brasil y el Reino Unido en la que comparte cartel con Rooney Mara y Martin Sheen, tal vez una indicación de por donde seguirá su carrera.

Gabriel Lerman