Lucas Hedges, nominado a Mejor actor dramático

by Gabriel Lerman December 26, 2018
Acror Lucas Hedges, Golden Globe nominee

armando gallo/hfpa

Basta sentarse a mirar las tres películas que ha estrenado a lo largo de este año para poder comprender por qué este muchacho que acaba de cumplir los 22 años se ha convertido rapidamente en la gran sensación de Hollywood. Es que en cada una de ellas se comporta de una manera completamente diferente, demostrando un rango actoral poco habitual entre los actores de su generación. Puede ser retraido, violento, simpático o desagradable, dependiendo de los requerimientos del guion. Así, en Mid90s, el debut directorial de Jonah Hill, se dedicó a torturar a un hermano menor hasta el hartazgo, en un personaje que parece diametralmente opuesto al que interpretó en Ben is Back, un tierno muchacho que sabe como manipular a su madre (Julia Roberts) para poder conseguir lo que él no puede resistir, una dosis de la droga que lo ha convertido en su esclavo. En Boy Erased, la película de Joel Edgerton por la que ha obtenido su primera nominación al Globo de Oro, en este caso a Mejor actor dramático, encarna a un chico gay que es enviado por sus padres religiosos a un centro de "recuperación" de la iglesia a la que pertenecen en donde es sometido a todo tipo de abusos para que cambie de orientación sexual. Su buen trabajo en todas estas películas, ciertamente, no ha pasado desaparcibido, al punto de que una organización de críticos de internet de Los Ángeles decidió darle el premio como Mejor actor por Ben is Back, derrotándose a si mismo en su candidatura por Boy Erased.

Lucas Hedges tenía todo dado en su vida para dedicarse a la actuación, pero no fue hasta que un agente lo vio en una obra de la escuela media a la que asistía y le ofreció participar en un pequeño papel en Moonrise Kingdom que no consideró seguir esa carrera. Es que su padre, Peter Hedges, le dio un papel en su segunda película, Dan in Real Life, cuando tenía 11 años, pero luego su escena quedó en el piso de la sala de montaje. Además, su madre es la actriz Susan Bruce, su abuelo paterno fue vicepresidente de HBO y su abuela por esa misma rama, directora de teatro. La experiencia con Wes Anderson fue muy buena, por lo que siguió haciendo pequeños papeles en películas como Labor Day de Jason Reitman, The Zero Theorem de Terry Gilliam, The Grand Budapest Hotel, otra vez con Wes Anderson y Kill the Messenger de Michael Cuesta. También se lo vio en la serie The Slap y en Anesthesia de Tim Blake Nelson, pero el filme que lo cambiaría todo sería Manchester by the Sea, en donde tendría un papel clave que llamó la atención de la gran industria. Dirigido por Kenneth Lonergan, intepretó allí al sobrino de 16 años que queda huérfano y del que se debe hacer cargo Casey Affleck. Aquel film le dejó una nominación al Oscar al Mejor actor de reparto y una buena cantidad de premios menores. Hedges demostró tener buen olfato en las siguientes películas que eligió, Lady Bird y Three Billboards Outside Ebbing, Missouri, ambas fuertes contendientes en el Globo de Oro y en el Oscar el año pasado.

Lucas cuenta que para su trabajo en Boy Erased confió ciegamente en lo que está en el libro autobiográfico de Garrard Conley: "mi personaje en la película no habla demasiado. Permanece bastante callado durante tres cuartos del filme pero en el libro estaban las reflexiones de lo que le pasaba en todos esos momentos, por lo que yo podía saber en dónde estaba su mente y cuáles eran sus emociones, algo que no me había ocurrido en ninguna otra película, por lo que siempre había tenido que contestar yo todas esas cosas, pero este libro fue mi guía", dijo en su encuentro con los periodistas de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA, por sus siglas en inglés).

Aunque ya ha terminado otras dos películas que llegarán a los cines el año que viene, Honey Boy, en la que comparte cartel con Shia LaBeouf y Waves, un musical en el que su compañero de reparto es Sterling K. Brown, Hedges nos contó en ese encuentro que le gustaría seguir el camino de su padre: "me encantaría escribir pero también me interesaría dirigir videos musicales. Es algo que me apasiona. Disfruto de historias mediante la música. Además me fascina la danza, aunque no es algo que podría hacer profesionalmente. Soy también un fanático de los deportes y si bien no tengo las condiciones para ser un atleta, son cosas que me apasionan y me veo haciendo algo en alguno de esos ámbitos", reveló.