Magaly Solier: "El mundo del cine en Perú está creciendo"

by Gabriel Lerman September 10, 2019
Peruvian actress Magaly Soller

getty images

Aunque Lina from Lima, la película que protagoniza y que participa del Festival de Toronto es una producción chilena, la historia que cuenta está intimamente vinculada a Perú. Su personaje es una doméstica peruana que aprovecha cada descanso para soñar, dormida o despierta, con una vida alternativa como cantante, lo cual da lugar a varios números musicales en los que hay que cantar y bailar. Por eso no había mejor candidata para un papel así que Magaly Solier, sin dudas la actriz peruana de cine más importante de su país, con una vasta carrera que se inicia en 2006 con Madeinusa, primera película de su compatriota Claudia Llosa, que le dejó el Premio a la Mejor actriz en el Festival de Cartagena. Magaly fue también la protagonista de La teta asustada, primera película peruana en ser nominada al Oscar y ganadora también del Oso de Oro en Berlín. En su carrera se destacan títulos como Altiplano,Amadorde Fernando León de Aranoa, BlackthornMagallanesRetablo. Tras cancelar su viaje a Toronto a último momento, Solier dialogó con nosotros desde su hogar en Huanta, en donde nació. 

¿Por qué te parece que es importante que Lina from Lima venga aquí al Festival?

Debe ser por el mensaje, por el contenido, por la acogida que tiene la película. Todavía no la he visto editada. Es diferente actuar a ver el producto terminado.

Daría la sensación que es una película perfecta para ti, porque actúas, creas un personaje, y luego tienes esos hermosos números musicales en el medio que son algo completamente distinto de lo que es esta chica.

Sí, es totalmente diferente. Es el personaje más complicado que me ha tocado en estos 16 años de carrera como actriz. Tampoco he estudiado para ser cantante pero me nace, desde los 8 años canto, así como tampoco estudié actuación pero me encanta. Entonces la propuesta de la directora fue que componga las canciones, y pedí ayuda a Cali Flores que es mi agente, para componer las canciones de la película. Todas las canciones las compuse yo con su ayud, y empezamos a trabajar conjuntamente con la directora la parte musical. Fue tarea muy difícil interpretar prácticamente a 5 o 6 Linas dentro de la película.

Y por otro lado son casi como videos musicales donde tienes que bailar, no es solamente cantar.

Sí, es por esa razón que le digo que ha sido muy complicado, como un reto. Sentía que se me iba el aire, pero empecé a entrenar en natación en Chile, hacía ejercicios desde las 4 hasta las 8 de la mañana, porque tenías que estar con un peso diferente. Si se dan cuenta en la película la artista es regia, es súper, y la Lina normal, la empleada, la ama de llaves, es diferente. Para mí era un reto levantarme y continuar, ha sido un proceso muy largo pero muy bonito, hermoso, no sé cómo lo habrán editado, espero que esté hermoso, por eso está en el Festival.

No es la primera vez que tú cantas en una película, es algo que te ha acompañado en tu carrera. ¿esto lo tenía en cuenta María Paz cuando te convocó o no sabía que ya tenías experiencia?

Creo que cuando le dijeron mi nombre no sabía que cantaba. De ahí nace el proponerme el guión. Me preguntó “¿tú cantas?”. Le dije “Sí, tengo dos discos”, y ahí me propone hacer las canciones. Yo le digo “encantadísima”. Y no es la primera vez, porque hice composiciones para muchas películas y me encanta apoyar.  

Tengo entendido que cuando Claudia Llosa te eligió para Madeinusa tú no tenías ni idea de lo que era ser actriz. ¿Es así, te fue a buscar por la región en las que te has criado y dio contigo?

Si. Yo nunca había actuado hasta conocerme con Claudia, fue casual nuestro encuentro, pero sí, tenía un sueño muy bonito pero casi imposible, de conocer Machu Picchu, entonces tenía que recaudar fondos como estudiante para ir de promoción del colegio, fue allí donde yo la conozco a Claudia porque ella estaba buscando locaciones para su película, su primera película Madeinusa, es ahí donde me propone, en un parque, si quería trabajar en una película. Obviamente que el miedo siempre existe cuando conocemos a personas ajenas, pero simplemente de mí nació la palabra “sí”, y fue como empezó esta aventura hasta hoy en día.

Pero hasta ese momento jamás se te había cruzado por la cabeza que podías ser actriz…

No, nunca, jamás. Cantante sí, cuando era niña, pero de actriz, es una cosa imposible pensar que una chica de las sierras podría ser actriz y aparecer en televisión. Ni siquiera puedes soñarlo. Son cosas que te pasan en la vida y hay que tomarlas sin pensarlas si están ahí. No sé en el mundo exterior cómo será, pero aquí en las sierras las oportunidades son muy pocas.

Ya con 16 años de carrera, ¿qué crees que vio Claudia en ti como para elegirte?

Posiblemente haya visto lo que yo vi en ella: el amor, la sinceridad, esa caja de tesoros. Yo soy como un banco cerrado, si me preguntas respondo, y si no me preguntas no cuento. Fue así como se fue creando una amistad con Claudia. La verdad no sé qué vio en mí pero estoy aquí, muy feliz del mundo, soy muy feliz con lo que hago, los personajes que trabajo, con los éxitos, con los mensajes, con la defensa de los derechos de las mujeres, y así ha de ser siempre, espero, hasta que esté viejita.

Cuando haces un personaje como Lina, ya con tantas películas a tus espaldas, ¿cómo es tu proceso, cómo te conviertes en alguien que no eres tú?

Pues hay un trabajo de campo, con personajes que se parezcan más o menos al personaje… Así es como hacemos los actores, porque cuando no tienes herramientas hay que ir a buscarlas. Pido 4 meses entre película y película para hacer ese trabajo, y corregir mucho cada texto, corregir los diálogos, los movimientos, y armar el perfil psicológico del personaje de acuerdo a lo que yo he leído, y dar sugerencias a la directora, proponerle que podría ser así o asá.

¿Qué cosas tienes en común con Lina y qué cosas no?

Lina es inmigrante. Yo me siento inmigrante cuando voy a trabajar a otros países. Lina también es así, se va a trabajar como muchas mujeres y hombres que quieren algo bueno para su familia. Entonces en esa parte me identifico muchísimo con Lina. Obviamente hay escenas de intimidad, obviamente que no hago esas cosas, es la parte cómica del personaje, y me identifico con ella porque es madre de 3 hijos, y esa preocupación de darles lo mejor, un buen futuro. Y también en que es cantante, pero yo no alucino como ella que por sus problemas comienza a alucinar con ser cantante. Eso es lo que me gusta de ella, su fortaleza.

Tú has ido a filmar a España, Bélgica y Estados Unidos, pero te has quedado en tu lugar original. ¿Por qué?

Porque amo mi tierra, amo las plantas, amo la madre tierra. Sin ella yo no tendría vida como ser humano. Eso es lo que pasa, es como mi madre, salgo un rato pero regreso, y siempre, desde mi primera salida de Perú, desde que me subí al primer avión, me di cuenta que no podía vivir sin un árbol, sin el campo, sin mis animales. Por todo ello es por lo que no me fui a vivir a otros países, porque mi mundo artístico está ahí, trabajo ahí pero mi mundo familiar, de madre, está acá, siempre como mujer campesina.

A scene from "Lina from Lima", 2019

Uma escena de Lina from Lima.

 

Jason Clarke también se crió en un lugar rural y sin embargo prefiere vivir en la gran ciudad...

Debe ser por cuestiones de recuerdos diferentes. Yo amo mucho a la madre tierra. Mis padres gracias a la madre tierra me dieron una educación, a todos mis hermanos, somos 7 hermanos y me han enseñado a mí a trabajar, a alambrar la tierra, y a tener mucho respeto. Y además encontré herramientas de ejercicio, un gimnasio, porque hay que subir y bajar de peso para cada uno de los personajes.

¿Vas y haces una película, vuelves, trabajas en un disco, y en el medio ¿te pones a trabajar la tierra?

Así es, es como un gimnasio, respiras muy bien, estás con tus hijos, a mí me hace muy feliz eso.

No hay muchas actrices peruanas que tengan una trayectoria internacional y una proyección como la que tienes tú. Me parece que tener 16 años de carrera en Perú es difícil. ¿Cuán difícil te ha resultado poder mantenerte trabajando en todos estos años?

16 años fueron para mí como dos o tres años. El primer año ha sido muy difícil, porque hubo que t tomar decisiones como qué papeles escojo, qué mensajes quiero, si me voy hacia la farándula o si me voy hacia algo serio, a escoger películas que tengan un mensaje poderoso, aportar algo en los problemas de nuestro país. El primer año sí me costó bastante, el segundo también, pero pues poco a poco fui armando y escogiendo lo que yo quería hacer.

¿Cuál dirías que es la situación del cine en Perú?

Cuando empecé era un cine al que le faltaba muchísimo por cuestiones de presupuesto, pero hoy en día el mundo del cine en Perú está creciendo, están haciendo más películas y ganando premios en Europa, como ocurrió con RetabloMagallanes, y las otras películas en  las que he estado.

La teta asustada marcó un hito, porque fue la primera película peruana nominada al Oscar. ¿Apreciaron eso en tu país?

En mi país las personas que no saben lo que es ficción, lo que es cine, empezaron a entender, pero sí la gran mayoría empezó a darle mucha acogida a la película, sobre todo porque sacó adelante nuestra identidad cultural que es el quechua, que jamás se ha visto de esa manera en un filme.

Imagino que tú estarás al tanto de la nominación que sacó Yalitza Aparicio al Oscar por su trabajo en Roma, y eso puso muy en evidencia la discriminación que hay hacia la mujer indígena en su país. ¿Te sentiste identificada, crees que ocurre algo similar en Perú?

Siempre el racismo existe en el mundo entero, pero depende de cada país cómo trabaja para bajar esas estadísticas de racismo, de machismo, y con qué herramientas uno puede trabajar para realmente erradicar esas cosas. Desde hace años la mujer de la sierra en Perú es más despreciada que en cualquier parte del mundo.

¿Tú crees que esto se puede corregir?

Sí, se puede corregir: la única herramienta para ello es la educación desde el vientre, la responsabilidad está en todos, sobre todo en las mujeres. Tenemos que empezar a educar a nuestros hijos o hijas desde el vientre, y el Estado nos debería de ayudar en ese sentido, porque tú puedes educar bien a tu hijo en casa, pero en cuanto sale a la sociedad, a la escuela, empieza a enfrentarse con otro tipo de enseñanzas.

¿Cuál es tu relación con el quechua?

El quechua lo aprendí por amor a mi abuela, lo aprendí a los 8 años porque mi abuela no sabía español y quería comunicarme con ella. El quechua es muy poderoso, con una sola palabra puedes decir muchas cosas. En español se utilizan muchas palabras, en quechua menos.

¿Cómo fue tu reciente experiencia filmando Hungry Saints en Nueva York?

Maravillosa: personas muy amables, gente muy carismática, muy responsable. Me sentí súper cómoda, y además estaba embarazada cuando estábamos filmando. Fueron muy considerados en todo sentido.

¿Te gustaría tener una carrera en Estados Unidos?  

Claro. Por eso fui a filmar a Nueva York.