Maite Ruiz de Austri: “Cada vez se apuesta más por nosotras”

by Rocio Ayuso September 11, 2020
Director Maite Ruiz

zeppelin TV

Lo primero fueron los libros. La trilogía de Memorias de Idhún que escribió la escritora española Laura Gallego tardaría diez años en cobrar forma pero que cuando lo hizo se convirtió en una saga literaria de alcance internacional, a la altura de esos otros universos de papel creados por J.K.Rowlings o Cornelia Funke. Una aventura adaptada posteriormente al cómic y ahora convertida en una serie de televisión animada que dirige Maite Ruíz de Austri. La primera serie de anime producida en España sobre la que su directora nos dio las pautas.

Empecemos por el principio. ¿Cómo surge la idea de convertir esta trilogía en una serie de televisión? Gallego nunca quiso hacer una película con su obra.

La idea parte de la productora Zeppelin TV, en la que había “idhunitas” a los que les pareció una idea estupenda y se pusieron en contacto con Laura. Ella ya había dado el primer paso al adaptar el libro al cómic con los estudios Fénix, de Barcelona, un proceso en el que se involucró a tope. Ellos fueron un paso antes de la serie. En el cómic ya estaba todo, el diseño de personajes, el estilo.

¿Y su participación? ¿Cuán “idhunita” es Maite Ruíz de Austri?

Yo me incorporo cuando me llaman de Zeppelin TV. Conocen mi trabajo y me ofrecen la serie. Yo no me podía creer que tuviese esta suerte, porque soy muy fan de la obra y conozco la historia. Por supuesto, dije que sí inmediatamente y nos pusimos a pensar en el equipo.

Una aventura incluso más compleja porque Memorias de Idhún no es solo la primera serie de animé producida en España sino que su estudio está en Vitoria, una preciosa localidad en el norte no conocida hasta ahora por su animación.

Netflix se está involucrando por diferentes sitios en España, no solo en los lugares más conocidos de producción sino en Canarias, en Galicia y nosotros montamos el equipo creativo aquí, en Vitoria. Pero vamos de lo más local, aquí, donde diseñamos los personajes, hasta un equipo de lo más internacional como el que se encargó del storyboard, coordinado desde Los Angeles y con talento como el de Antonio Santamaría, en Barcelona o Nash Pasha, en Canadá. Todo pasa también por Netflix Japón. Estamos todos interconectados. Y te diría que fue más fácil trabajar así porque todos sabían lo que se hacen.

¿Qué ha aprendido del anime?

Todo. Pero lo que a mi me parece interesante es la economía de medios con la que puedes conseguir una expresividad enorme. Es lo que más me ha gustado del anime y le veo unas oportunidades increíbles. Porque una película, una serie, es dificilísimo de poner en pie y el anime te ofrece nuevas posibilidades.  

Durante 25 años tuvo el dudoso honor de ser la única mujer directora de animación en España. Dudoso no por su talento sino por la ausencia de mujeres en este campo. ¿Ha mejorado la situación?

Empezamos a ser más y cada vez se apuesta más por nosotras. Ya no existe el recelo que había a que una mujer ocupe un puesto de responsabilidad. Pero en España vamos despacio. Un poquito a la zaga, pero vamos, que ya es mucho decir.

¿Qué cree que aporta su presencia a esta serie, creada a su vez por otra mujer?

No estoy segura de cómo lo habría hecho un hombre. Tengo mi propia sensibilidad, pero no sé si porque soy mujer o porque soy yo. En esta historia me parece muy interesante la parte de la aventura, las luchas de espadas porque tienen un papel muy importante en la historia. Son casi casi personajes. Pero a mi me interesan más las relaciones, que los personajes estén bien definidos. Esa magia que es su relación con los demás y con el mundo que les rodea me parece fascinante y me ha gustado mucho trabajarla. Laura hizo un trabajo muy bueno en la historia y por eso los personajes son tan creíbles, tan internacionales. Porque cualquiera puede identificarse. Y eso es lo que más he trabajado.

¿Cómo describiría su relación con Laura durante la producción?

Conocer a Laura ha sido estupendo porque soy una más de sus fans. Y luego voy y trabajo con ella. Desde el primer momento esto no fue un ‘toma, aquí tienes la serie’ sino que se involucró en el proyecto, los guiones son suyos, junto con su pareja, Andrés Carrión. Ellos pusieron la primera piedra y la relación ha sido muy estrecha.

¿Y con sus fans? Donde hay fans no falta polémica.

No la hemos sentido porque durante los dos años y cuatro meses, de producción no enseñamos nada. Trabajamos con Laura, no con sus fans. Lo veremos ahora que empezarán a conocer la serie. Lo que si puedo adelantar es que la serie es muy fiel tanto a la historia del libro como la del cómic. Laura lo ha querido así. Es la senda que ella ha marcado y espero que les guste.

¿A cuál se apunta, al equipo Victoria, al equipo Jack o al de Kirtash?

A mi me gusta mucho Kirtash. Es un personaje que me parece muy interesante porque cambia, evoluciona. Todos evolucionan, pero Kirtash especialmente, un personaje enigmático, muy misterioso. De los que más me gustan.

¿Cuáles fueron sus lecturas de adolescencia, sus series, sus películas?

Los libros de Los cinco (The Famous Five, de Enid Blyton) nos marcaron a todos en mi generación, pero también leí mucho cómic, superhéroes americanos. Me encantaban. Iceman, Los Cuatro Fantásticos. Eso en cuanto a cómic. En cine, una película que me ha encantado y que tuve la serte de conocer al creador fue Akira, de Katsuhiro Otomo, y también me marcó muchísimo la serie de Astro Boy, de Osamu Tezuka. Tuve la suerte de poder conocerlo y entrevistarlo para la serie que hice titulada Cómic Noveno Arte. Sentí un gran amor por su trabajo y ha sido una maravilla tomar ahora el testigo.