Manuel Cristobal: “A Las Hurdes llegó Luis y salió Buñuel”

by Rocio Ayuso May 1, 2019
Director Manuel Cristobal

cortesía de la producción

Manuel Cristobal (Madrid, 1969) tiene cuatro premios Goya en su haber, la más alta distinción del cine español. Todos ellos por hacer cine de animación en España. “El bosque animado”, “El sueño de una noche de San Juan”, “El lince perdido” y “Arrugas” se cuentan entre sus trabajos animados, uno de los productores punteros en este campo al que a juzgar por su nuevo proyecto, nada le detiene. Se trata de “Buñuel en el laberinto de las tortugas”, un filme basado en la novela gráfica de Fermín Solís y centrado en uno de los capítulos más surrealistas de la obra del realizador español. Con técnicas de animación tradicional mezcladas con la obra original de Buñuel, el largometraje animado narra el rodaje de la que sería su tercer obra, el documental “Las Hurdes (Tierra Sin Pan)”, cuando el autor de “Belle de Jour” sacó a la luz uno de los parajes más pobres de la península ibérica.

¿Cómo nace la idea de rodar “Buñuel en el laberinto de las tortugas”?

Desde “Arrugas” buscaba algo similar. Así que cuando encontré la novela gráfica de Fermín Solís para empezar me atrajo mucho el título, luego la figura de Buñuel y todo el universo que el autor había creado. Se lo mandé a Salva Simó, alguien al que quería producir su primera película como director desde que le conocí en Dinamarca, y hasta hoy.

¿Cuál fue le mayor problema a la hora de enfrentarse a la vida de Buñuel?

Perderle el respeto. Esta película está hecha con mucho cariño pero perdiéndole el respeto a la figura de Luis Buñuel porque al fin y al cabo nos centramos en él cuando tiene 32 años y no es tan famoso. A Las Hurdes llegó Luis y salió Buñuel. Y al final, como bien dice Salva, hablamos de un director que estaba haciendo su tercera película y en un momento muy especial de su vida. La segunda dificultad fue hacerla por menos de dos millones de euros, que es la financiación que se puede conseguir en España para este tipo de películas. Es todo un reto. 

¿Quién para usted Luis Buñuel?

Para mí era un director fascinante, un icono del cine mundial, no solo español. Me gusta su cine y me gusta el personaje. Le veo ciertas similitudes a John Ford, esa socarronería. Ahora sigue siendo lo mismo pero más cercano. Es una carta de amor de la generación de los hijos, de los nietos de su cine. Hablando de hijos, siempre contamos con la colaboración de Juan Luis Buñuel que fue muy generoso con nosotros.

¿Y cómo recibió Extremadura esta producción hecha en Almendralejo?

El dibujante de la novela gráfica es cacereño, así que es una historia contada por alguien de allí. Es verdad que Luis Buñuel no estuvo muy bien visto en Extremadura pero fue algo generacional. Ya se ha entendido que el documental no lo hizo para humillar sino para cambiar las cosas como han cambiado. Y al revés, ha sido algo muy bonito porque la producción de “Buñuel en el laberinto de las tortugas” en Extremadura ha cerrado el círculo. Todo un homenaje devolver lo que Luis Buñuel hizo por Extremadura y que ahora Extremadura lo hace por Luis Buñuel.

A scene from "Buñuel en el laberinto de las tortugas”

Una escena de Buñuel en el laberinto de las tortugas.

cortesía de la producción

 

¿Qué le ha enseñado su carrera?

Que todo es posible. Soy un optimista compulsivo. Es muy importante dimensionar los proyectos. Elegir bien el presupuesto, el equipo, para que sea posible. Así se pueden hacer estas pequeñas películas, estos dramas hechos en animación. Y que hay que seguir haciendo cine familiar independiente, aunque el rango de presupuesto sea muy distinto. También me ha demostrado que la animación 2D sigue muy viva.

¿Qué hay que hacer para ganarse al público?

Tratar la película con cariño. Arroparla con presencia en festivales. El consumo va evolucionando, a veces es menos en sala y más online. Sigue quedando explotación en salas aunque no es como antes pero ahora, en otras plataformas, la gente sale muy contenta.

¿Ayuda el nombre de Buñuel?

Sin duda porque es una película muy para cinéfilos que te recuerda porqué amas el cine, y yo creo que eso es contagioso. “Buñuel en el laberinto de las tortugas” es un filme sobre el amor al cine, la lucha por tus sueños y sobre todo, la historia de una amistad.

¿Cómo está el campo de la animación en España?

El nivel artístico narrativo de los directores y los estudios es muy relevante. Lo que estamos intentando es que las desgravaciones fiscales sean igual de competitivas que las de otros países para que los estudios puedan conectar una película con la siguiente. Eso es muy importante para retornar talento y trabajar incluso para otros países. Es muy importante cerrar el círculo. Las películas que se ven, “Arrugas”, “Chico y Rita”, “Un día más con vida”, las producciones que ha hecho Paramount ahora con Ilion, demuestran que hay mucha variedad. Lo que hay que lograr es un poco más de estabilidad a la hora de creación de empleo.