Manuel García-Rulfo: "El cine me apasiona"

by Gabriel Lerman November 14, 2018
Actor Manuel Garcia Rulfo

alberto e. rodriguez/getty images

En Widows, la nueva película de Steve McQueen que se estrena este viernes, tiene un papel pequeño pero esencial a la historia que incluye escenas junto a Liam Neeson, en lo que ultimamente parece ser la norma en su carrera. Es que si algo distingue a Manuel García-Rulfo, el nativo de Guadalajara de 37 años que es hoy uno de los actores mexicanos mejor posicionados en Hollywood, es que siempre está trabajando con alguna de las mayores estrellas de la industria. Sin ir más lejos este año le hemos visto en Sicario: Day of the Soldado junto a Benicio del Toro y en la nueva temporada de la serie Goliath, junto a Billy Bob Thornton. En una pausa del rodaje de 6 Underground, el nuevo film de Michael Bay que protagoniza Ryan Reynolds este actor que en pocos días más estrenará en México Perfectos desconocidos, la nueva propuesta de Manolo Caro, dialogó con nosotros sobre su agitada agenda.

Hace cinco años se estrenaba Bless me, Ultima, que fue tu primera película norteamericana. Es impresionante todo lo que te ha pasado desde entonces ¿Hay momentos en que te pellizcas, en que te miras al espejo y te dices cómo pasó todo esto?

Creo que cada proyecto que va pasando, cada escaloncito que voy subiendo, yo lo tomo con la misma emoción. Mi primer cortometraje fue una emoción impresionante. Luego, el primer largometraje que hice en México. Es como que todo ha sido la misma emoción, del primer cortometraje que agarré a esta película que estoy haciendo ahorita. Realmente la he pedaleado mucho, son muchos años de audiciones y rechazos. Y sigo en eso, audicionando para películas que quiero hacer y por una cosa u otra no salen, porque el director lo quería más chaparro o más alto… pero he sido muy afortunado, el esfuerzo que le hemos puesto está dando sus frutos. 

En Widows tienes un papel pequeño pero te toca trabajar con un gran director y un elenco impresionante. ¿Cómo fue tu incorporación al film?

La primera vez que vi Hunger de Steve McQueen dije yo quiero en mi carrera trabajar con ese director. Para mí es una de las voces en el cine más importantes. Él primero me manda una carta diciéndome que me quiere invitar a la película, que está consciente de que es un papel pequeño pero crucial en la narrativa. Leí el guion y dije que sí, porque es muy pequeño, pero es Steve McQueen. Él te manda una carta súper emotiva y no te habla por teléfono, y yo al lado de estos grandes actores que admiro muchísimo y estar acompañando a estas heroicas y talentosas actrices. Entonces eso me ha llevado a decir no importa lo pequeño que sea, lo que cuenta es trabajar con la gente que más admiro, desde el director hasta la escritora, los actores, todos.

En la práctica, ¿qué te llamó la atención en él como director?

Creo que él sabe muy bien lo que quiere de los actores. Él quiere ver al personaje desde el momento en que conoce a la persona. Ésa es una, y dos: es un artista, tiene una visión impresionante. Lo poco que estuve ahí lo disfruté mucho, pues te daba mucho espacio como actor. Es de los directores que te dejan ser creativo, es de los que piensan que su creatividad más tu creatividad va a lograr cosas buenas, y si cree que no, te dice mira creo que no va por aquí. Pero te deja muy libre. Y la estética que tiene es impresionante.

Me imagino que te debes haber criado viendo las películas de Liam Neeson ¿Cómo fue tenerlo enfrente?

Pues impresionante. Soy fan de él, tiene una gran sensibilidad y al mismo tiempo una personalidad muy fuerte. Me encanta como actúa. Me siento muy afortunado de haber trabajado con él. Estaba un poco nervioso al principio pero es súper buena gente, con una humildad grandísima. Compartir pantalla con él fue bastante interesante.

De todos los grandes con los que has compartido pantalla últimamente —Denzel Washington, Judi Dench, Johnny Depp, Benicio del Toro—, ¿quién fue el que más te impactó y por qué?

De todos he aprendido bastante pero creo el que más me impactó ha sido Benicio. Lo he seguido desde sus primeros trabajos y para mí ha sido como un modelo a seguir.

A scene from "Widows"

Con Michelle Rodriguez en una escena de Widows.

20th century fox

 

El mes que viene en México se estrena tu película mexicana, Perfectos desconocidos, que es tu regreso con Manolo Caro. ¿Prefieres el cine mexicano, donde no tienes tanta competencia y consigues más fácilmente un protagónico, o seguir aquí en Hollywood donde si bien trabajas con todos estos nombres es más difícil tener el papel principal en una película?

Me gusta trabajar donde estén las buenas historias, donde me interesen los personajes, así sea aquí o en España. Hoy estaba platicando con una directora francesa. Sería un sueño hacer cine francés. Da igual si es Hollywood, México, donde sea que esté la gente con la que yo quiera trabajar, quiera compartir créditos, quiera experimentar cosas, que la historia sea algo que quiera contar, que los personajes me llenen. Manolo es un muy buen amigo mío, me gusta trabajar con él, lo disfruto, es muy divertido, en el sentido de contar historias es muy particular, me divierte.

Cuando estabas en el rancho de tu abuelo en Jalisco, ¿te imaginaste alguna vez que ibas a estar haciendo esto cuando fueras grande?

Siempre lo tuve como algo que sí quería pero desde chico tenía en claro que quería ser director de cine. Como que lo del actor me daba mucha curiosidad pero era muy penoso de chico. Siempre quise dirigir. Lo de actor me vino como a mis 18 o 19 años. Empecé a tomar clases de teatro y me encantó y me fui por ésa.

¿Y la de director en dónde quedó?

Todavía está pero creo que le tengo miedo. El cine me apasiona, me encanta la fotografía, tomo mucha foto fija. He tomado unos cursos en Los Angeles pero... como que le tienes miedo al fracaso, lo hagas y te salga mal y digas híjole tanto que me gustaba y no soy bueno. Todavía no me oriento, pero estoy cocinando mi primer cortometraje, y tengo unas ideas para unos largos, ya veremos.

¿Qué crees que diría tu abuelo?

Estaría feliz, porque sus películas favoritas eran las de Chaplin, los westerns. Pensaba mucho en él cuando hice Los siete magníficos. Y también estaba obsesionado con los trenes. Me da gusto y satisfacción pensar que las ve y está contento.

¿Cuánta influencia ha tenido en ti tu tío Juan Rulfo?

Yo creo que bastante. Por ejemplo me acuerdo que mi abuelo, al que le gustaba el cine, era muy cercano a él, y me contaba muchas cosas de Juan Rulfo. Teníamos todos sus libros de fotografías. En toda escuela donde estudiara era “¡Ah, Rulfo!”. Lo recuerdo como muy mágico eso. De chico nunca entendía las historias de Pedro Páramo o El llano en llamas, pero lo recuerdo como muy mágico y muy artístico. Yo creo que sí sembró una semilla en mí. Luego con la edad ya leyendo los libros y entendiéndolos me encantan. Nunca me quise colgar de la fama de él ni de Juan Carlos. Pero bueno, es un familiar. Pero sí, es algo bastante importante.

¿Era el hermano de tu abuelo?

No, él era sobrino de mi abuelo, o sea era primo de mi padre, primo segundo, ya lejano. Pero sí era muy cercano a mi abuelo. Juan Rulfo, como sabes, era un poco complejo, era muy solitario, se aislaba mucho. Es como que quería a ciertas personas en las que sentía confianza y uno de esos era mi abuelo, según lo que me contaba él.

Un hecho interesante de tu carrera es que tú viniste a Estados Unidos a estudiar y supongo que a probar suerte pero al final terminaste empezando como actor en México. ¿Qué fue lo que pasó ahí?

Que no podía trabajar en Los Ángeles y cuando acabé de estudiar me regresé a México a ver lo que tocaba. Siempre me interesó el cine americano, fue una gran influencia en mi infancia y siempre lo contemplé pensando qué sería increíble hacer películas en Estados Unidos, en Hollywood, con directores y actores que siempre he admirado, como Benicio… Cuando nos presentaron el me dice “¿Y qué eres de Juan Rulfo?”, y le digo “¿Cómo conoces a Juan Rulfo?”, entonces le di un libro muy bonito de fotografías de él. Pero bueno, me puse a trabajar en México y sí tenía pensado que al trabajar allí a lo mejor se daba la oportunidad de hacerlo en Hollywood, y se dio.

¿Qué puedes contar de Gary Oldman, Tom Hanks y Ryan Reynolds, con quienes trabajas en tus próximas películas?

Todos son unos divinos, de verdad que me ha tocado trabajar con puros actores que admiro y de una calidad humana espectacular. Gary Oldman también es uno de mis actores favoritos y me encantó trabajar con él, me encantó poder compartir escenas y compartir tiempo, también fuera del set, hablar de tú a tú, es muy divertido e interesante. Ryan Reynolds es otro que es un tipazo, tiene un talento único para la comedia, aunque a mí me cuesta improvisar, sobre todo en inglés. Y el otro es Tom Hanks, bueno, ése sí tiene toda la reputación del mundo de ser aparte de un talento una súper persona. También disfruté muchísimo de trabajar con él.