Margot Robbie, nominada a Mejor actriz de comedia o musical

by Gabriel Lerman December 26, 2017
Actress Margot Robbie

getty images

La hemos visto como la atractiva esposa de un multimillonario en The Wolf of Wall Street, una estafadora profesional en Focus, la indomable Jane en The Legend of Tarzan y como una ambiciosa corresponsal extranjera en la nunca bien valorada Whiskey Tango Foxtrot. Este año la pudimos apreciar como la fria esposa del escritor A.A. Milne en Goodbye Christopher Robin y por supuesto nadie podrá olvidar su paso por Suicide Squad como la emblematica Harley Quinn. Sin embargo, nunca antes la hemos visto desaparecer en un personaje de la forma en que lo ha hecho en I, Tonya, la película por la que Margot Robbie acaba de ser nominada al Globo de Oro a Mejor actriz de comedia o musical. Allí, se transforma en Tonya Harding, la patinadora olímpica que fue campeona de Estados Unidos y también del mundo, pero que ha pasado a la historia por haber sido acusada de urdir un ataque contra su rival Nancy Kerrigan en 1994, 3 años después de haber obtenido sus mayores títulos. El mérito de Robbie es aún mayor teniendo en cuenta que la actriz australiana apenas había pisado el hielo un par de veces cuando era niña: "yo crecí en una ciudad costera en la que no había hielo y por supuesto me dediqué al surf. Cuando llegué a Estados Unidos me sumé a un equipo de hockey sobre hielo, e incluso en esa oportunidad no sabía como patinar. Como tenía un buen traje para jugar no sentía nada cuando me caía. Pero el patinaje sobre hielo es algo completamente diferente. Enseguida me di cuenta que era un deporte muy difícil", aseguró en su encuentro con los miembros de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood. Robbie admite que ninguno de los axels triples que su personaje realiza en la pantalla fue hecho por ella: "a partir de este rodaje aprendí a apreciar a los patinadores sobre hielo en general y a Tonya Harding en particular, porque ahora sé que hacer un axel triple delante de un jurado en una competencia es un logro asombroso del atletismo. No lo sabíamos hasta que llegó el momento de filmarlos, porque ni siquiera mis dobles pudieron hacer un axel triple delante de la cámara, porque es algo que nadie puede hacer. Creo que desde que Tonya lo hizo, han habido otras 6 patinadoras que han logrado esa proeza en una competencia", señala.

Sin embargo, el mayor mérito de Robbie en I, Tonya no fue imitar una destreza atlética que no posee en la vida real, sino componer un personaje complejo con suficiente humor como para haber sido nominada en la categoría de comedia, aún cuando en el filme no faltan los elementos dramáticos: "ciertamente Tonya fue una víctima del encasillamiento, porque la prensa se olvidó de todos sus aspectos positivos, concentraron todo en un titular y fue por eso que el mundo la recuerda. La caracterizaron como un monstruo y no lo es. Es una persona, y eso era lo que queríamos mostrar en la película", sostiene.

Nacida hace 27 años en Dalby, Queensland, en Australia, Margot fue criada junto a su madre divorciada junto a sus 3 hermanos, y comenzó a trabajar siendo muy joven. A los 17 años se mudó a Melbourne para concretar su sueño de ser actriz, algo que logró muy pronto, convirtiéndose en una figura de la pantalla chica local gracias a un papel en la serie Neighbours en el que comenzó en junio de 2008. Tres años después, decidió dejarlo todo para cumplir otro sueño, el de intentar una carrera hollywoodense, una jugada que también tuvo resultados positivos. Apenas llegada a Los Ángeles, consiguió un papel en la serie de corta vida Pan Am junto a Christina Ricci, obteniendo poco después un papel secundario en la brillante About Time, en la que compartió cartel con Domnhall Gleeson (con quien luego coprotagonizó Goodbye Christopher Robin). Sin embargo, todo cambió para ella cuando Martin Scorsese le dio el papel de la esposa de Leonardo DiCaprio en The Wolf of Wall Street, por la que recibió suficiente atención como para convertirse instanteamente en una celebridad hollywoodense.