Marlene Forte: la gran sorpresa de Fear the Walking Dead

by Gabriel Lerman May 25, 2016
Marlene Forte, actress, featured in Fear The Walking Dead

Getty Images

Quienes hayan visto los últimos dos episodios de Fear the Walking Dead seguramente se quedaron impactados con la aparición de Celia, una mujer cincuentona que recibe al grupo liderado por Travis (Cliff Curtis) y Madison (Kim Dickens) en su lujosa hacienda en México. Celia puede ser tanto una madre adorable, una empresaria certera o una asesina implacable, y aunque su participación en la serie parece haber concluido junto con la mitad de la temporada, no será fácil olvidarla. Por eso decidimos hablar con Marlene Forte, la actriz cubana que le dio vida a Celia con una solidez que refleja la abundancia de buenos actores latinos en Hollywood. Una veterana de ambas pantallas, Forte fue vista recientemente como Carmen Ramos en la serie Dallas, en la que tuvo un papel regular, y en infinidad de participaciones como actriz invitada en series como The Fosters, The Secret Life of the American Teenager, The Mentalist y House of Payne.

 

¿Quién es Marlene Forte?

Marlene Forte es una actriz que lleva ya casi 30 años haciendo esto. Nací en Cuba, vine de 9 meses, muy pequeñita, y me crié en Nueva Jersey, en donde había unos cuantos cubanitos. He querido ser actriz desde que tenía 10 años, me encanta bailar y cantar y todo eso. De tres hijas soy la mayor, la única que nació en Cuba y como buena inmigrante católica me casé al salir de la escuela secundaria y tuve a mi hija bien joven. Empecé a actuar cuando mi hija tenía como 10 años. Cuando empecé mi carrera abrí una tienda de renta de videos cerca de la casa de mis papás y por 7 años tuve la tienda y no pude actuar porque no tenía tiempo. Como en el '89 estaban empezando los Blockbuster, entonces vendí lo que había, que eran las películas, y le dije a mis papás que me cuidaran a mi hija y que yo me marchaba a Nueva York a probar suerte como actriz, que regresaba los fines de semana. Renté un cuarto con otra compañera actriz que estaba iniciando un grupo de teatro y así comencé. Cuando mi hija se fue a la universidad dije ya, Nueva York, ya he hecho todo lo que pude hacer aquí, y me vine para Los Ángeles con un trabajo que era My Wife and Kids y a los 3 episodios me botaron pero bueno, ya me quedé. Desde entonces he hecho muchos papeles de actriz invitada y la verdad que a mí lo único que me parece curioso de mi historia es que yo empecé, como digo yo, de vieja porque empecé a hacer mi trabajo casi teniendo 30 años. Tengo 54 ahora.

¿Cuán complicado fue conseguir el papel de Celia en Fear the Walking Dead?

¡Uhh, eso sí que fue difícil! Pienso que yo tengo bastantes créditos, pero tuve que audicionar 3 veces y después trabajé con David, el guionista que es uno de los creadores y recién entonces me lo dieron. ¡Es uno de los mejores papeles que me han tocado en mis 20 años en la televisión! Porque hacer teatro y hacer televisión son cosas diferentes pero de lo que vengo haciendo en la tele, es el mejor papel que han escrito para una mujer. Creo que tiene que ver con Gale Anne Hurd que es una de las productoras, que es responsable de algunos de los mejores papeles femeninos que recuerdo. Por eso no me sorprendió cuando vi que ella era una de las productoras pero aparte de eso tenemos unos guionistas maravillosos. Actuar en televisión no es tanto actuar sino tomar lo que te dan que a veces no es Shakespeare y hacerlo funcionar. Pero es más fácil memorizar las cosas cuando están bien escritas. La verdad es que yo no sabía ni a dónde iba el personaje de Celia cuando audicioné porque ni el nombre coincidía porque en los primeros guiones que me dieron era Carmen y así se llamaba el personaje que yo hice en Dallas y por eso lo cambiaron. Fue como sacarme la lotería. Después cuando vi lo que era este personaje y con quien iba a estar trabajando, con Rubén Blades, con Kim Dickens, no lo podía creer … Rubén es uno de los actores más generosos con quien he trabajado. Es increíble lo generoso y lo detallista que es.

Marlene Forte como Celia Flores en Fear The Walking Dead.

AMC

¿Caracterizaría a Celia como una villana?

No. Nada de lo que Celia está haciendo, desde su punto de vista, es malo, al contrario. Este mundo está cambiando para Celia y para ella la muerte no es el final, es lo que viene. Como ella le dice a Daniel, el personaje de Rubén Blandes, siempre los muertos han estado aquí, con nosotros, ahora los vemos y están tratando de comernos,  pero ¡es un detalle! Yo lo que digo es que por eso creo que me dieron el personaje, porque era importante mostrar sus muchas facetas. Aparte de eso, yo soy madre. Como le digo a la gente, yo casi siempre hago de la mamá de alguien. Llevo más vida como madre que no siéndolo porque tuve a mi hija a los 19. Y esa es la clave de Celia. Ella es madre y es la mujer de esa casa. Es un lugar muy diferente que empezar diciendo ¡Voy a matar a esta gente! Para mi lo más importante es encontrar el enfoque humano y eso es algo que yo trato de hacer en todos mis personajes. Por muy mala que sea una persona, es humana. Tienes que encontrarle lo humano y lo humano de Celia es que es madre.

Cuando la dejan encerrada a Celia, ¿esa fue la última escena que usted filmó?

Si. Esa es la última que hemos filmado. Supuestamente Daniel y yo nos hemos ido al otro lado pero yo les sigo diciendo a los guionistas que yo soy la única que puede salvar a Daniel porque esta es mi casa y mi bodega, yo sé cómo entrar y salir por ahí. Y ese momento al final fue una cosa que hablamos mucho con el director y el guionista porque cuando Madison le cierra la puerta, Celia no tiene miedo a nada. Al contrario, es el momento en que le dice "¿sabes qué? a lo mejor si tienes los cojones para ser madre". Cuando ella me hace eso a mí, yo la miro no con miedo, ni rencor, ni nada sino "¡ándale! ¡Al fin, cabrona!".

Estoy seguro que le han dicho que usted tiene un aire a Sigourney Weaver…

¡Siempre!

¿Y eso le juega a favor o en contra?

Yo creo que si no fuera yo latina sería malo pero siendo latina no, no es malo porque estoy en otro mercado. Es una cosa un poco difícil porque yo siempre le digo a la gente que soy actriz, no importa si soy latina o coreana… Yo soy norteamericana, llevo toda mi vida aquí. Pero aquí no cuenta, para los productores soy latina, no norteamericana y es una cosa que yo, la verdad, la he usado a mi favor. También me han dicho, según lo que lleve puesto, que me parezco mucho a Tina Fey. Por suerte las dos son norteamericanas y no latinas. Si me pareciera a Sofía Vergara, estaría jodida, porque Sofía hay sólo una en nuestro mercado…

¿Cuán difícil es conseguir papeles hoy en día como actriz latina?

No es tan difícil conseguir el trabajo sino que me vean más allá de ser latina. Puedo ser la amiga de la blanquita, tú entiendes, pero no necesariamente latina… Si no hubiera ese problema, tendría más oportunidades porque hay mucho mucho más papeles que están escritos para mujeres que no son latinas porque ahora se habla de diversidad, en donde todos estamos metidos en un mismo bote. Pero siempre hay un orden, para mí los afroamericanos están más avanzados que los latinos. Después vienen los asiáticos, y atrás los nativos americanos. En cualquier caso, me iría mejor si me viesen nada más que como una actriz que puede hacer de otras nacionalidades, no solamente de latina y lo curioso es que casi nunca hago papeles de cubana. Nunca. Me han ofrecido papeles de sudamericana, de mexicana, de panameña y de salvadoreña pero de cubana o puertorriqueña, no.