Meg Ryan, directora: "Tengo una vida muy interesante lejos de Hollywood"

by Gabriel Lerman September 8, 2016
Actress and director Meg Ryan, Golden Globe nominee

Getty Images

Cuando se reunieron en You Got Mail después del gran éxito de Sleepless in Seattle, los fans estaban ansiosos de poder volver a presenciar una vez más en la pantalla grande la increíble química que compartían. La película, que costó sólo 21 millones de dólares, recaudó más de 200 millones en todo el mundo en 1993 y reforzó la posición de grandes estrellas de cine tanto para Meg Ryan como para Tom Hanks. El hecho de que Ithaca, el debut como directora de Ryan, represente de algún modo una reunión para este fantástico dúo, es otra de las razones para ir a ver esta película que llega a cines selectos de Estados Unidos este viernes. Basada en The Human Comedy, la novela del ganador del premio Pulitzer William Saroyan escrita en 1943, la película sigue las andanzas de Homer Macauley (Alex Neustaedter), un adolescente de 14 años que está muy orgulloso de trabajar como mensajero para la oficina de correos local, por más que su rutina diaria durante los primeros días de la participación de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial implique entregar telegramas que anuncian la muerte de los jóvenes del lugar. Ryan interpreta a su madre; Hanks (en sólo un par de breves escenas) interpreta a su padre fallecido y Jack Quaid, el hijo de Meg y Dennis que hoy tiene 24 años, asume el papel de su hermano mayor. Ryan, de 54 años, conversó con nosotros por teléfono desde Nueva York unos días antes del estreno del film.

 

¿Cuán difícil fue convertirte en directora de cine? 

En realidad este es mi primer intento como directora; nunca dirigí antes proyectos de televisión ni nada por el estilo. Y fue realmente divertido. Me sorprendí en el set de filmación de las cosas que no sabía, pero las cosas que sí sé las aprendí por una especie de ósmosis y por haber hecho más de 30 películas. Estar en el set y entender en verdad lo que estaba haciendo todo el mundo, en especial Andrew Dunne, que es fantástico como director de fotografía, fue la mejor parte. 

Cuando actuabas a tiempo completo hace algunos años, ¿ya pensabas en que querías dirigir?No. Eso surgió después. Pero en realidad Ithaca era una historia que pensé que podía contar porque es muy simple y muestra cómo las cosas luego se complican. Técnicamente, no está contada desde el punto de vista de la madre, pero eso influye en gran medida el modo en que conté la historia. Y el libro en el que está basada está dedicado a la madre de Saroyan, por lo que existe un vínculo muy fuerte entre madre e hijo y entre Saroyan y su madre en la novela y, por supuesto, la cuestión del lazo entre madre e hijo es un tema con el que yo me puedo identificar.

Dices que es una historia simple, pero hay algunas escenas que parecen bastante complejas. ¿Ahora admiras más a los directores con los que trabajaste antes?Claro. Ahora se que cada una de esas películas fue como un milagro. Conseguir el financiamiento y a los actores es un proceso muy largo y complicado. Además, no creo que nadie decida hacer a propósito una mala película, todos intentan hacer algo bueno. Así que sí, creo que siento un nuevo respeto no solo por las películas en las que participé, sino por cualquier película que logre concretarse. A lo que me refiero cuando digo que es una historia simple es a que avanza de una forma muy natural, de telegrama a telegrama. Homer entrega tres telegramas y en ese transcurso, se convierte en adulto. Las partes complicadas vienen más adelante en el montaje, porque la narración siempre nos dice lo que va a suceder, siempre lo predice de alguna manera. Nos va sugiriendo lo que va a pasar y esa fue la parte difícil. Pero creo que Saroyan tenía esa intención por el hecho de que cada muerte es inevitable y en los hechos, a cada uno de nosotros también nos llegará el final. 

Tom Hanks actúa muy poco en la película y su papel es casi silencioso. ¿Cuál fue su participación como productor?En realidad, Playtone prestó su ayuda en forma nominal. No fueron productores activos. Pero Tom llegó y participó en la película com uno amigo. Me encantó el silencio que aportó y esa presencia que tiene. Es un tesoro nacional.

¿Durante el rodaje se acordaron de esas otras tres películas que hicieron juntos?

No. Es muy divertido pasar tiempo con él y solo estuvo en el rodaje un día. Hizo preguntas muy importantes y estaba allí para darnos una mano.

Estás preparando una comedia romántica. ¿La dirección te conquistó por el resto de tu vida?

No lo sé. Me doy cuenta de que si comenzara a trabajar en algún proyecto ahora, pasarían dos años antes del comienzo del rodaje. Asi fue en esta película y tuvimos que terminarlo todo en 23 días. El trabajo continúa todo momento el tiempo, incluso hasta ahora, en que tengo que aprendermelo todo sobre las redes sociales. Pero yendo a tu pregunta siento que sí, que estoy lista para comenzar otro proyecto y soy como todos los demás, que desean encontrar un gran material y luego dar con el financiamiento. Julia Ephron está escribiendo una comedia ahora para Working Title y veremos si eso llega a concretarse realmente.

¿Qué descubriste al dirigir que no sabías cuando actuabas?Siempre supe que todas las personas que trabajan en un set de filmación son importantes, pero una de las cosas que me resultó maravillosa fue ver el respeto que los miembros del equipo de filmación sienten por los actores, y que hay algo misterioso y mágico cuando ellos llegan al set para hacer que una historia cobre vida. Nosotros hacíamos nuestros planes, pero siempre teníamos presente la advertencia de que veríamos que haría Hamish. O que veríamos lo que haría Alex o lo que haría Sam, y creo que fue muy interesante para mí haber tenido toda esa experiencia como actriz y haber estado rodeada de tantos actores distintos y ver que cada intérprete trabaja de manera muy diferente. Es algo mágico, no se puede describir con facilidad y es increíble que los actores estén dispuestos a llegar al set y poner eso en juego de manera emocional. 

¿Por qué dejaste de trabajar todo el tiempo como lo hacías en la década del 90?No lo sé, en verdad. No fue un plan. A veces cuando trabajas tanto, es agradable hacer otras cosas. Descubrir tu vida de una manera diferente. Mi hija tiene once años ahora. Vivo en Nueva York y tengo una vida muy interesante y vibrante lejos de Hollywood y, para mí, es importante vivir realmente mi vida. Pero me alegro de haber regresado. Creo que todo ese tiempo alejada de este mundo me ayudó a convertirme en directora y me aportó una perspectiva distinta. Así que todo salió bien.

¿Extrañas los sets de filmación cuando no estás allí?De vez en cuando leo algún guión y me parece que sería muy divertido hacerlo. Pero no pasa muy seguido (se ríe). Tendría que ser algo gracioso y que me haga sentir que sería divertido hacerlo otra vez. Por eso, no lo sé, tal vez.

Entonces, ¿el hecho de no encontrar buenos papeles también fue un motivo?No. A veces hay buenos papeles. Pero, honestamente, no he hecho grandes planes y es tan solo que no quiero hacer eso en este momento y preferiría viajar o investigar alguna otra cosa. No tenía el gran plan de alejarme de la actuación, solo fue algo que sucedió.  

Pero tampoco planeabas convertirte en actriz. Querías ser periodista, ¿no es así?

(Se ríe) Sí. Soy una persona muy curiosa, así que tampoco tenía el gran plan de convertirme en actriz. Solo intento vivir mi vida de una manera interesante. 

Fuiste nominada tres veces al Globo de Oro, ¿qué recuerdos tienes de esos eventos?

Que es una fiesta muy divertida. Siempre fue una noche que esperaba con ansias. Y se ha convertido en un evento realmente importante.