Mel Rodríguez: "Hay un día en que las estrellas se alinean"

by Gabriel Lerman August 27, 2019
Actor Mel Rodriguez

matt winkelmeyer/getty images

No oculta que la ha pasado mal y tampoco escatima los detalles. Aunque siempre se lo ve con una sonrisa de oreja a oreja interpretando a personajes que aparentan estar felices hasta que demuestran lo contrario, las cosas no siempre fueron fáciles para este actor que tuvo su primer papel en la pantalla chica 20 años atrás en un episodio de Law & Order y que no encontró su camino al estrellato hasta que HBO lo contrató para trabajar en Getting On. Desde entonces, lo hemos visto brillar en Better Call Saul, Last Man on Earth y la película Overboard con Eugenio Derbez. Actualmente se lo puede ver en On a Becoming a God in Central Florida, la serie de Showtime en la que encarna a un hombre de gran corazón que está dispuesto a todo para ayudar a los demás. Su afecto por su compañera de trabajo en un parque de diversiones, encarnada por la nominada a 2 Globos de Oro Kirsten Dunst, lo llevará a meterse en problemas.

¿Por qué le dijiste que si a On Becoming a God in Central Florida?

Porque es el mejor guion que he leído. Recuerdo haber estado leyéndolo una noche tarde, los niños y mi mujer estaban ya en la cama. No tenía muchas expectativas porque nunca había oído hablar de los guionistas, aunque sabía que George Clooney tenía alguna vinculación con el proyecto. Cuando lo terminé de leer me fui al dormitorio, y no pude evitar decirle algo a mi mujer porque estaba emocionado. Yo le dije que era lo mejor que había leído en mi vida. Sabía que tenía que participar, porque es completamente diferente a todo lo que se ha visto antes.

Estas pirámides que prometen riqueza y terminan arruinándote lamentablemente abundan...

Es así, porque todos estamos buscando algo que nos de esperanzas y una manera de concretar el sueño americano. Alguien se te aparece, te dice que esta es la manera de mejorar tu vida y dejar tu trabajo de oficina, que puedes llegar a tener tres autos en el garage y mudarte a una casa en un barrio cerrado. Es muy fácil creer que eso puede funcionar. Te venden todo tipo de cosas, desde batidos de proteína a propiedades en el mundo de las pirámides o el marketing multinivel, como lo quieras llamar. Todos conocemos a alguien que ha sido afectado por estas estructuras.

La serie muestra muy bien que funcionan casi como una religión, en donde si no perteneces te quedas afuera. Son como cultos...

Tal cual. En cierta forma te adoctrinan. Tienes que ser un seguidor o si no te consideran un enemigo. Si no eres un seguidor, te hacen a un lado. Y en el pueblo ficticio cerca de Orlando en donde transcurre la historia, adonde no hay ningún sitio para salir, o perteneces a este grupo o eres considerado del bando contrario.

En un principio Ernie no está muy convencido de sumarse. ¿Crees que finalmente lo hace como otro de sus desintesados actos de amor o que en realidad él también está buscando un cambio para su vida?

Yo creo que esta es la forma en la que Ernie funciona: él es un hombre para quien primero esta Dios, luego su familia, después cualquier otra persona y finalmente él. Y cuando le insisten mucho, finalmente acepta, porque le parece que tiene que hacerlo y cree de corazón que puede ayudar a los demás si lo hace. Ernie siempre tiene buenas intenciones. No piensa que esté engañando a nadie o aprovechándose de los demás. No lo ve como una pirámide, porque es una buena persona. Pero se traga demasiadas cosas. Es algo que hace constantemente y lo que lo define. Es un poco peligroso lo que hace, porque es como una olla de presión. Sigue guardando todo su enojo, su propio dolor y el de los demás, así como los problemas ajenos. Es bastante generoso en ese sentido. Pero es una olla a presión que no tiene forma de soltar vapor. Y creo que va a llegar un momento en que va a explotar porque necesita algún alivio. Es cierto que tienes ciertos rituales que lo relajan un poco, pero no es suficiente. Hay algo que ocurre a mitad de la temporada que cambia su percepción de las cosas, pero es obvio que es un hombre que está a punto de quebrarse. Es muy frágil.

¿Por qué te parecía importante mostrar que este personaje es latino?

Yo no creo que lo muestra demasiado, porque usa un apellido anglosajón, por más que yo estoy seguro que el suyo es Gómez. Pero en este pueblo, apellidarse Gómez no es precisamente lo mejor. Pero cada vez que tiene oportunidad de hablar en español, se siente muy afortunado de reconectarse con sus orígenes, porque le parece que los ha abandonado un poco. En cierta forma, el ha ocultado su condición de latino, por más que sea ciertamente un Gómez.

Has trabajado como actor durante las últimas dos décadas, pero recién en el último lustro las cosas han cambiado para ti. ¿Hubo algún momento en que pensaste que eso nunca iba a ocurrir?

Por supuesto. He sido homeless. He vivido en mi auto y he pasado por ese tipo de cosas. He comido de los cestos de basura. Justo antes de que me dieran el papel en Getting On, me dijeron que yo no entendía que nunca iba a triunfar. Yo siempre creí que si uno trabaja lo suficientemente duro y suficiente gente te dice que tienes el talento necesario, en algún momento todo se va a dar. Sobre todo si lograr resistir y trabajas para ello. Pero en cierto momento pensé que había una parte de la fórmula que yo no entendía o que tal vez era que no tenía suerte. Nos pidieron que nos fuéramos del apartamento que alquilábamos porque lo habían puesto en venta y con mi esposa no teníamos el dinero para mudarnos a otro, porque te piden un depósito y la renta del primer y último mes. Me di cuenta que me iba a tener que ir de Los Ángeles. Nos subimos en el auto, y nos íbamos a ir a vivir con mi madre o con sus padres por un tiempo hasta que encontráramos la manera de seguir adelante. Recuerdo que llegamos a Hot Springs, en Arkansas, en donde nos íbamos a quedar. Un hombre me preguntó cómo estaba, y yo le dije que bien, pero la tristeza era visible en mi cara. Y este hombre me dijo: "a veces hay que tomar lo amargo junto con lo dulce". Fue muy profundo como me lo dijo. Estacioné el auto, y justo recibí una llamada de HBO diciéndome que me tenía que volver, porque me habían contratado para Getting On. Y ese papel lo cambió todo. Transformó mi carrera, y mi vida nunca volvió a ser la misma. Regresamos, y durante la grabación de esa primera temporada vivimos en un hotel. Mi lema es "no hay que rendirse y tampoco morirse".

A scene from "On Becoming a God in Central Florida", Showtime, 2019

En una escena de On Becoming a God in Central Florida.

cortesía Showtime

 

¿Crees que no se dio hasta entonces por una cuestión de suerte? ¿Crees que todo pasa por estar en el lugar correcto a la hora indicada?

Algo de eso hay. Y también creo que hay un día en que las estrellas se alinean, y todo lo que has construido a lo largo de los años se convierte en un mecanismo de relojería en lo que todo coincide y las cosas empiezan a marchar.

¿Tus padres son cubanos?

Sólo mi padre. El es de un pueblo que se llama Santiago de las Vegas, en las afueras de La Habana. Mi madre es de los Apalaches. Es gente montañesa, de Carolina del Norte y Tennessee. Supongo que se dedicaban a preparar aguardiante casero.

¿Tu fuerte conexión con Cuba tiene que ver además con haberte criado en la Pequeña Habana, en Miami?

Claro, porque allí si quieres comer y no hablas español, tienes que caminar 15 kilómetros en cualquier dirección para encontrar a alguien que hable inglés. Crecí con mi padre y mi abuela, y si quería comer, tenía que hablar en español. El hambre es un método perfecto para enseñarte rápido español.

Cuando hiciste Overboard con Eugenio Derbez y muchos otros actores latinos, ¿te sentiste en casa?Por supuesto. Eugenio es un hombre muy amable. Yo ya había trabajado antes con Cecilia Suárez y me tocó compartir el set con algunos actores muy divertidos, como Jesús Ochoa. Sigo en contacto con muchos de ellos. Disfruté mucho de compartir con ellos el trabajo y el sentido del humor. Tengo planes para volver a trabajar con Eugenio y con 3Pas, su compañía.

¿De qué manera el ser latino y hablar bien español te han ayudado en tu carrera?

Inmensamente, porque es siempre un talento adicional. Es algo más que yo puedo hacer. No sólo me permite trabajar en un mundo, sino en dos.

¿Te atreverías a trabajar en un proyecto que fuese sólo en español?

Me encantaría, pero también quisiera hacer de malo. Siempre me dan hombres muy buenos o policías, pero me muero por encarnar a un villano. Todo el tiempo hago de gente muy buena, pero yo tengo las dos facetas, y disfrutaría mucho de mostrarles otra cara mía....

Tu personaje en Better Call Saul no era una muy buena persona...

Es cierto, pero el personaje con el que sueño es alguien muy, muy oscuro...