Melissa Barrera: "'Vida' representa un cambio en la industria"

by Gabriel Lerman May 23, 2019
Actress Melissa Barrera

emma mcintyre/getty images

No sólo estrena hoy la segunda temporada de la serie norteamericana que coprotagoniza, Vida, sino que ensaya con intensidad para iniciar en los próximos días el rodaje de In the Heights, la adaptación cinematográfica del musical de Lin-Manuel Miranda que promete ser un hito para los latinos en Hollywood. Pero además, Melissa Barrera fue elegida por el director debutante Benjamin Millepied, famoso coreógrafo y esposo de Natalie Portman, para encarnar al personaje del título en Carmen, basada en la famosa ópera y en la que compatirá cartel con Jamie Dornan. Ciertamente es el mejor momento en la carrera de esta actriz mexicana nacida en Monterrey, que en su país ha brillado tanto en el cine como en la televisión.

Melissa ¿dirías que cuando llueve, arrecia?

Sí, yo creo que sí, creo que es una cosa de la vida de los actores porque es algo que desde hace mucho he platicado con mis amigos cuando estaba en México: cuando no hay trabajo, no hay nada y cuando te sale una cosa, te salen 20 al mismo tiempo y gracias a Dios ahorita las cosas se están alineando y estoy teniendo un muy buen 2019.

¿Y en este muy buen 2019 cuán importante es para ti esta segunda temporada de Vida?

La verdad es que es muy importante, Vida es un show del cual me enorgullezco mucho de ser parte porque representa un cambio en la industria en el sentido de que es un show con un elenco mayormente latino, escrito y dirigido por latinas. Toda la segunda temporada son puras directoras mujeres latinas, entonces la forma en la que este show se hace es diferente y es importante que la gente sepa que es posible darle oportunidades a las mujeres en condiciones de poder y en papeles importantes. Somos capaces de hacer un producto de gran calidad como lo es nuestro show y además también porque es un show que si bien está hecho como una carta de amor para la comunidad latina, es un universal y cualquier persona de cualquier nacionalidad, de cualquier orígen se puede identificar

¿Cuán difícil te resultó a ti conectarte con Lyn originariamente?

La verdad no me resultó nada difícil. Conozco a muchas mujeres que son o han sido como ella, incluyéndome a mí. Creo que Lyn es una mujer muy humana, tiene muchos defectos pero es un corazón con patas. Ella es todo amor y por eso mismo creo que no tiene la habilidad de estar sola hasta el momento en que la conocemos, es como que ha vivido su vida de relación en relación. Sabemos que cuando está con alguien está muy dedicada. También siento que a las mujeres como ella es muy fácil juzgarlas, pero estamos en un momento en el que las mujeres estamos alzando la voz y no nos quedamos calladas cuando nos discriminan. Subestiman las capacidades que tienen las mujeres para ciertos trabajos y es algo con lo que Lyn ha vivido su vida entera. Siempre la han juzgado por su apariencia y han menospreciado su inteligencia y llegó al punto en que ella más o menos se rindió y dijo "le voy a dar al mundo lo que los piensan que soy". En esta segunda temporada ella regresa con un despertar que tuvo en el último capítulo de la primera temporada y decide que quiere cambiar su manera de vivir, no quiere ya ser egoísta y demostrarle primeramente a su hermana que es capaz y que puede aportar algo significativo al levantamiento del bar. A mí me emociona mucho que el público vea este nuevo lado de ella porque creo que también el público la juzgó mucho en la primera temporada y no los culpo porque la verdad es que cometió muchos errores. Es un mensaje muy bonito el que trae ella con su arco en toda la segunda temporada de demostrarse a sí misma que puede hacerlo sola, que no necesita a nadie y a pesar de que mucha gente duda de ella, no se rinde y sigue luchando.

Tú eres más amiga de Mishel que Lyn de su hermana, ¿dirías que es así?

Sí, definitivamente nos conocemos más Melissa y Mishel que Emma y Lyn pero la verdad es que esa relación de Emma y Lyn es una relación de hermanas. Muchas veces queremos a nuestros hermanos pero en quienes confiamos de verdad es en nuestros amigos, y es a ellos a quienes contamos todos nuestros secretos y nuestros problemas.  Emma y Lyn tienen mucho tiempo de no vivir juntas, básicamente no se conocen y son tan diferentes de personalidad que toda la vida chocaron, y en esta segunda temporada hay muchos más momentos de las hermanas juntas. En la primera temporada las vimos un poquito pero en su mayoría estaba cada una por su lado. Ahora ellas tomaron la decisión de trabajar y de vivir juntas, por lo que hay muchas más escenas en las que vemos como su relación es más de hermanas y de amor.

Eres la que mejor habla el español de todo ese grupo y a la vez tu personaje es el que entiende pero no habla, ¿cómo es esa dinámica?

El hecho de que mi personaje no sepa hablar español, me abrió mucho a mí en la perspectiva de que es una realidad, en Estados Unidos muchas familias de inmigrantes a sus hijos le prohíben hablar en español para que no tengan acento y para poder encajar, no quieren que sus hijos sean los de las afueras, que los vean con ojos diferentes de que no pertenecen. Entendí eso como un acto de amor de los padres, a pesar de que se está perdiendo el idioma porque he conocido además a muchísima gente aquí en Estados Unidos que es así, que son segunda, tercera o cuarta generación de mexicoamericanos o dominicanos americanos o puertorriqueños americanos y que no hablan en español. Sus abuelos lo hablan, ellos a veces lo entienden. Hacer un personaje así a mí me ayudó a no juzgar porque al principio cuando recién llegué yo misma juzgaba el nivel o el porcentaje de mexicano que alguien es cuando eso no existe. Si tu familia es mexicana, tú eres igual de mexicano que yo. No hay medias tintas y en nuestra comunidad, ¿quién le da la autoridad a alguien de ser policía y decirle a alguien si es lo suficientemente mexicano, lo suficientemente dominicano, o lo que sea. Esa cosa de dividirnos y de encontrar las cosas que nos hacen diferentes creo que es algo en lo que tenemos que trabajar. Hay que unirnos más. Hacer el personaje de Lyn en eso me ayudó, en la tolerancia, en el entendimiento del por qué suceden estas cosas.

¿Cómo es que hablas tan bien en inglés?

Ésa es una pregunta que me hacen mucho y nunca sé cómo contestarla porque no es algo que hice conscientemente. Nunca dije “yo en mi vida no quiero tener acento”, simplemente así lo aprendí y gracias a Dios tengo buen oído. Al yo escuchar a mis maestros en el colegio como hablaban en inglés, los imitaba y por eso agarré tan bien el acento neutro americano. También yo soy una persona muy perfeccionista y me acuerdo que mi mamá de chiquita, cuando yo tenía 4,5 o 6 años, me pedía que le dijera palabras en inglés, ella me decía "di esto" y me echaba muchas porras cuando lo decía bonito, ella me presumía, decía "miren como habla inglés". Creo que también esa cosa de que a mi mamá le gustaba que yo lo hablara también hizo que yo quisiera tener un inglés perfecto.

A scene from teh TV series "Vida"

Melissa Barrera con Mishel Prada en unma escena de la temporada 2 de Vida.

 

.

starz

 

¿Pero tú fuiste a la escuela norteamericana en Monterrey, no?

Si, a la American School Foundation of Monterrey. Estaba en Monterrey pero es una cadena de colegios a las que vienen muchos maestros americanos y canadienses a darnos clases, y tienen el acento perfecto.

Tienes bastante experiencia en la televisión mexicana, en las telenovelas, ¿cuál dirías que es la mayor diferencia de trabajar de un lado y del otro de la frontera?

Honestamente el dinero. Creo que se invierte más en la televisión de Estados Unidos y creo que también los guiones, los escritores, son mejores acá. Las historias terminan siendo mejores pero fuera de eso todo es exactamente igual.

¿Has empezado a filmar In The Heights?

No, todavía no. Estamos ensayando, empezamos ahora en junio a filmar allá en Nueva York. De verdad creo que la emoción y la felicidad más grande que he sentido en mi vida fueron una el día que me casé , y dos el día que me hablo Lin-Manuel Miranda para decirme que había quedado en In The Heights porque es uno de mis musicales favoritos. Yo lo vi en Broadway cuando estaba en temporada. Lo vi fácilmente como 10 veces, era muy fan, audicionaba constantemente cuando estaba en la universidad. Iba a las audiciones abiertas de In The Heights, me levantaba a las 6 de la mañana, me arreglaba, vocalizaba, me iba con mi página de canciones y audicionaba y luego me iba a clases, y estaba esperando esa oportunidad porque decía “este es el único show de Broadway en el que siento que puedo estar, que hay un papel para mí”. Eso fue hace 10 años y ahora me llega la oportunidad de hacer el papel de Vanessa en la película y de verdad que no puedo creer como se completa el círculo. Es el mayor ejemplo en mi vida hasta ahora de algo que empecé hace mucho y que ahora llega como a su culminación con este papel. Me siento muy orgullosa de ser una mexicana que está representando a mi país en esta película y haciendo un papel tan bonito y trabajando con gente tan talentosa. Es una película de latinos que va a representar algo muy importante para nuestra comunidad. De la misma manera en que con Vida me siento muy orgullosa y honrada de poder ser parte de eso en la televisión, ahora siento lo mismo al poder ser parte de llevar esta historia al cine.

¿Carmen también es musical?

Sí, es una película con música. Es diferente a In The Heights porque ese sigue siendo un musical de Broadway. Carmen, en donde tengo que cantar y bailar, es muy particular y siento yo que va a ser una película que va a tener su propio género.

¿Cómo empezó este sueño para ti?

Desde que era chica me gustaba mucho encerrarme en mi cuarto, jugar con mis muñecas y hacer historias. Cuando venían mis amigas a jugar a la casa siempre estábamos actuando. Siempre me gustó a mí mucho el teatro, verlo pero yo era muy tímida de chiquita entonces no me atrevía a audicionar para ninguna obra escolar, cuando mi hermana la más chica tenía 4 o 5 años la llevé a audicionar para La novicia rebelde a una producción que estaban haciendo en Monterrey y audicionamos todas, con mis hermanas, las 4 y la que se quedó fue la más chica entonces ella empezó a trabajar y yo iba y la acompañaba a sus ensayos y a las funciones. Me enamoré de todo lo que conlleva hacer una obra de teatro. Viéndola a ella en un escenario brillar tanto me inspiró a mi y dije “quiero yo también hacer eso”. Entonces empecé a audicionar para las obras del colegio y mi primera obra allí fue El mago de Oz, donde era el árbol número 3,cunado tenía 15 o 16 años...