In Memoriam: Diana Rigg, nominada al Globo de Oro, 1938-2020

by Elisabeth Sereda September 17, 2020
Actress Diana Rigg, Golden Globe nominee

hulton archives/getty images

Todas las chicas querían ser ella. O para ser exactos, Emma Peel. Eran los Swinging Sixties, la época de la minifalda, el delineador de ojos y los Beatles, y su personaje de Avengers (Los Vengadores con traje de gato representaba lo nuevo. Ella era la Pussy Galore de la televisión (a quien reemplazó en la serie, curiosamente) pero aún más inteligente y, sobre todo, estaba en los hogares de la gente en un momento en que ver la televisión todavía era algo especial. En países extranjeros tenía otros títulos: el alemán Mit Schirm, Charme und Melone sale de la lengua nativa pero no se traduce bien: como Paragua, encanto y melón. Esta última es la palabra para un sombrero bombín. Años después, vimos la serie una y otra vez, y todavía estaba bien. Ella era genial. De adolescentes nos vestíamos como ella en el carnaval y en Halloween, preguntándonos si alguien alguna vez se vistió como John Steed (Patrick Mcnee). Nadie lo hizo nunca. Lo recordaba con cariño en el 50 aniversario de la serie: “Conocía vagamente a Patrick Macnee, y él me miró con amabilidad y me cuidó durante los primeros dos episodios. Después de eso, nos volvimos iguales y nos amamos profesionalmente y brillábamos mutuamente. Y luego improvisábamos, escribíamos nuestras propias líneas. Ellos confiaban en nosotros. Particularmente nuestras escenas cuando encontrábamos un cadáver, quiero decir, otro cadáver. ¿Cómo solucionamos este episodio? Nos permitieron hacerlo”. Curiosamente, ella nunca vio un solo episodio de la serie.

Era tan genial que se convirtió en la única mujer con la que James Bond se casó. Como la condesa Teresa di Vicenzo Draco (Tracy), fue la que ubicó al 007 en el servicio secreto de Su Majestad en Inglaterra. No importa que su papel fuera tan pequeño (le dispararon después de la boda, convirtiendo a 007 en un mujeriego que deja de confiar en el amor), o que su agente secreto particular fue interpretado por el olvidable George Lazenby. Seguía siendo la única señora Bond. Y Lazenby le rindió un hermoso homenaje en Instagram: “Me entristece mucho saber de la muerte de Diana Rigg. Sin duda, ella elevó mi juego de actuación cuando hicimos juntos On Her Majesty's Secret Service en 1968. Recuerdo la conferencia de prensa en el Dorchester de Londres, sabiendo que interpretaría a mi esposa. Nos divertimos juntos en el set de la película en Suiza y Portugal. Su profunda experiencia realmente me ayudó. Éramos buenos amigos en el set. Se habló mucho de nuestras supuestas diferencias, pero esa era la prensa buscando una noticia. Lamenté haber perdido a mi esposa en la película al final. La muerte de Contessa Teresa di Vincenzo Draco creó un momento cinematográfico memorable hace más de 50 años. Como mi nueva esposa, Tracy Bond, lloré por su pérdida. Ahora, al enterarme de la muerte de Diana, lloro de nuevo. Mi más sentido pésame para su familia”. Tal vez eso refuta el rumor de que ella no podía soportarlo y deliberadamente comió ajo antes de sus escenas de besos.

Moments in the life of Diana Rigg

(Left) With Jonathan Steed in the TV series The Avengers; (right- top) Filming On Her Majesty's Secret Service with George Lazenby; (botton) as Lady Olenna Tyrell in Game of Thrones.

corbis historical/mondadori archives/hbo

 

Diana Rigg nació en Doncaster, Yorkshire, el 20 de julio de 1938, y vivió en Rajasthan, India, entre los ocho meses y los dos años, cuando su padre trabajaba como ingeniero ferroviario para el maharajá de Bikaner. Cuando era niña, hablaba hindi como segundo idioma. A su regreso a Inglaterra, asistió a un internado y posteriormente fue a la Royal Academy of Dramatic Art. Hizo su debut profesional en una producción de The Caucasian Chalk Circle de Bertolt Brecht como parte del Festival de York de 1957. Luego fue reclutada por la Royal Shakespeare Company, donde recibió grandes elogios por su interpretación de Cordelia en King Lear.

A lo largo de sus éxitos internacionales en la pantalla grande y pequeña, se mantuvo firme en mantener viva y floreciente su carrera escénica. Durante su vida actuó en más de 40 obras de teatro y también hizo 70 personajes de televisión y pantalla.

Ganó numerosos premios, desde Emmy hasta Tonys y obtuvo su nominación al Globo de Oro como Mejor actriz de reparto por The Hospital en 1972. Y sabía algo sobre la igualdad salarial, después de haberlo aprendido de la manera difícil. Cuando descubrió que ganaba menos que el camarógrafo de Avengers, se dirigió a la oficina de los productores insistiendo en más dinero o se marcharía de la serie. En ese momento, ella era insustituible, habiendo convertido a ese personaje en algo tan valioso, por lo que los productores no quisieron discutir. Pero la dejó con resentimiento: “Ninguna mujer en la industria me apoyó... Tampoco Patrick Macnee. Pero la prensa me describió como esta criatura mercenaria cuando todo lo que quería era la igualdad. Es tan deprimente que todavía estemos hablando de la brecha salarial de género”. Ella se negó a renovar su contrato después de eso.

Rigg fue una gran fumadora hasta 2009, cuando una cirugía cardíaca la obligó a dejar el cigarrillo. Ella bromeaba: “Mi corazón había dejado de latir durante el procedimiento, así que estaba allí, y el buen Dios debió haber dicho: 'Envía la bolsa vieja otra vez, ¡todavía no la tengo!'”. Ella tenía muchos más papeles que interpretar, e internacionalmente una nueva generación conoció a esta multifacética actriz cuando su carrera tuvo un gran resurgimiento al ser elegida como Olenna Tyrell en Game of Thrones a la edad de 75 años. Actuó en la icónica serie entre el 2013 y el 2017.

Se convirtió en Dame Enid Diana Elizabeth Rigg (su nombre completo), nombrada dama por la Reina en 1988 como Comandante del Imperio Británico (CBE) y luego nuevamente en 1994 como Dame Commander (DBE). Se casó dos veces, primero con el artista israelí Menachem Gueffen, con quien estuvo entre1973 y 1976, y luego con Archie Stirling. Se divorció de este último en 1990 después de descubrir el romance de Stirling con la actriz Joely Richardson.

Murió el 10 de septiembre a los 82 años en su casa de Londres de un cáncer, recién diagnosticado en marzo pasado. Deja una hija, Rachael Stirling, y sus nietos.

 

Traducción: Mario Amaya