Mercedes de la Zerda: "Uno es un ciudadano del mundo"

by Gabriel Lerman August 22, 2018
Actress Mercedes de la Zerda

phillip faraone/getty images

A los 28 años y gracias a una carrera que comenzó cuando solo tenía 15 años, esta nativa de Vancouver puede decir que es una verdadera veterana del cine y la televisión. Su primer papel importante fue en la serie canadiense Alienated pero también la hemos visto en la pantalla chica en Designated Survivor, Hemlock Grove y en un par de episodios de Bates Motel. Quien también tuvo un papel en War of the Planet of the Apes, integra el elenco de Alpha, la historia de un adolescente prehistórico que alejado de su tribu, sienta las bases de una amistad que durará siglos cuando domestica a un lobo herido. Hija de un boliviano y una canadiense, Mercedes de la Zerda tiene múltiples raíces latinas, ya que su abuela materna es una guatemalteca que se casó en ese país centroamericano con un inmigrante sueco.

¿Cómo fue lo de transportarte a la prehistoria?

Muy interesante. La mejor parte fue cuando filmamos en locación. Cuando comenzamos el rodaje el primer día fue en un bosque, y luego hicimos varias semanas en un estudio. Eso es muy diferente a filmar en locación, porque no tienes la atmósfera real. En el estudio se rueda con pantallas verdes, lo que para un actor es un verdadero desafío, pero uno se acostumbra. Luego viajamos a Alberta y estuvimos en un pueblo pequeño con un paisaje muy interesante. Eso nos ayudó mucho a darle vida a este mundo porque sentíamos el viento golpeándonos el rostro, y no hacía falta imaginarlo todo. Esa parte de la filmación fue maravillosa.

¿Cómo fue lo de tener que usar un lenguaje prehistórico?

Sorprendente. El lenguaje fue creado para la película, lo cual estuvo muy bien. Nos enviaron grabaciones de los que inventaron el idioma, teníamos la traducción y fue algo que yo usé para mi audición, aunque luego, cuando me dieron el papel, me dijeron que mi personaje no iba a hablar, por lo que no me tuve que preocupar por ese aspecto, aunque en el rodaje siempre estaba con actores que tenían algunas lineas de diálogo. Era ciertamente un desafío para ellos y se la pasaban practicando, para que no se notara que había un esfuerzo. De todos modos, el lenguaje era algo secundario, porque el director quería que nos comunicáramos mediante el lenguaje corporal y con nuestras expresiones. El lenguaje también existía para este gente, pero no era tan importante y no tenía la sofisticación que hoy tenemos cuando hablamos.

Otra película ambientada en tiempos prehistóricos fue One Million Years BC, que protagonizaba una joven actriz llamada Raquel Welch. Casualmente, ella también tiene un padre boliviano. ¿Fue ella alguna vez una inspiración para ti?

Para serte honesta, nunca admiré especificamente su trabajo, aunque recuerdo que siendo niña me enteré que tenía un padre boliviano. Mi madre fue la que me lo dijo. Pero no es algo en lo que piense demasiado. No es que no admire su carrera, porque siempre me alegra ver que han contratado a alguien latino, pero no es alguien a quien le he prestado demasiada atención.

¿Ser latina te ha ayudado en tu carrera?

Si. Siempre lo sentí como una ventaja, aún cuando comencé a actuar siendo una adolescente, lo cual no fue hace tanto tiempo atrás. Mis agentes me decían que no tenían mucha gente que luciera como yo. Por lo tanto yo siempre lo he vivido como algo positivo, por más que si te fijas en las estadísticas hay muchos mas papeles para mujeres blancas que para las que pertenecen a las minorías. Uno podría pensar que si yo fuese blanca tendría mas oportunidades, pero ¿quién sabe si es realmente así?. La verdad es que es algo que trato de no cuestionarme, porque no hay nada que pueda hacer al respecto. Esta es quien soy yo y no me interesa cambiarlo. Espero que la industria empiece a contratar a sus actores independientemente de su orígen étnico, que no piensen que porque contratan a una actriz latina tienen que modificar el personaje para que también lo sea. Es maravilloso cuando te enteras que están buscando a una actriz para un personaje y piden que se presenten candidatas independientemente de su raza. Es una indicación de que cualquier ser humano puede intepretarlo, y que han dejado de costado los estereotipos.

A scene from te film "Alpha"

Mercedes de la Zerda en una escena de Alpha.

sony pictures

 

En Designated Survivor tenías escenas en español. ¿Lo hablas bien o lo tuviste que aprender para el papel?

Yo crecí en un hogar en el que se hablaba español pero yo siempre prefería hablar en inglés. Me hablaban en español y yo respondía en inglés. No lo quería hablar porque sentía que mi acento no era perfecto, no conocía todas las palabras o mi gramática no era correcta, por lo que me avergonzaba hablarlo frente los amigos de mis padres. No tengo dos padres nacidos en países hispanoparlantes, por lo que en mi casa uno podía hablar el idioma que quisiera. Pero a los 21 años viví en América Latina durante un año y medio y aprendí a hablarlo con fluidez. Fue algo maravilloso porque sentí que recuperé una parte de mi identidad, y además podía entender mejor a mi padre. Regresé a Canadá y mantuve la fluidez durante un año, pero si no practicas lo terminas perdiendo. Puedo hablar y mantener una conversación, pero mi vocabulario no es maravilloso y a veces me olvido de cómo usar correctamente los verbos.

¿Por qué fuiste a vivir a Chile?

Cuando era adolescente pertenecía a una iglesia que envía a sus jovenes a realizar misiones y yo siempre supe que era algo que quería hacer. Cuando me preguntaron si me interesaba ir a Chile no lo podía creer. Viví allí durante un año y medio y fue duro porque nunca había estado lejos de mi familia, y tuve que sumergirme en otra cultura y otro idioma. Como luzco latina, la gente pensaba que hablaba perfectamente español, por lo que me costó un poquito, pero una vez que aprendí bien el lenguaje pude establecer buenas conexiones con la gente. Fue una experiencia transformadora, crecí como nunca lo había hecho antes porque experimenté algo totalmente diferente. También pude ir a Bolivia por primera vez, conocer a mi abuela y a mi tío, y eso fue importante porque no podía creer que estaba conociendo a gente que lucía como yo. Mis primos se me parecen mucho. En Vancouver, donde crecí, la población es diversa, pero no es como en California donde hay una cultura latina que te rodea. Descubrir que tenía familia en la otra punta del mundo fue muy importante para mi.

¿De qué parte de Bolivia es tu padre?

De Cochabamba. Fue una experiencia maravillosa. Mis padres están divorciados, por lo que nunca tuve mucho contacto con mi familia paterna. Cuando llegamos, éramos yo, mi hermana y mi mamá. Yo pensaba que ella les había avisado que íbamos a ir, pero recién nos avisó que no les había dicho nada cuando estábamos allí. Yo estaba muy avergonzada y no sabía cómo nos iban a recibir. Le golpeamos la puerta a mi tío, y cuando nos vio se quedó congelado. De pronto se dio vuelta y entró en la casa, pero dejó la puerta abierta. Cuando volvió, traía una foto en la que estaba yo con mis hermanos cuando éramos pequeñitos. Me la mostró y luego nos hizo entrar. Fue un momento muy emotivo porque para mi comprobar que tenía nuestra foto en su pared fue descubrir que existía toda esta familia que me quería a pesar de que nunca nos habíamos conocido.

Cuando te llegue la fama, tanto Bolivia como Guatemala y Canadá te reclamarán como su hija ilustre. ¿Con cual te sentirás más cómoda?

¿No puedo quedarme con todos? ¿Por qué no? Yo soy nacida y criada en Canadá, que es mi hogar, pero tengo un padre que me enseñó que uno es un ciudadano del mundo, que uno no es una sola cosa. No hay que ser solo canadiense o solo boliviano. Hay que apreciar todo lo que el mundo tiene para ofrecer. Recuerdo que cuando le dije a mi mamá que quería ser actriz, ella me insistió que tenía que aprender español, porque la gente de Bolivia y de Guatemala iba a esperar que lo hablase, porque mis raíces vienen de esos países. En cualquier caso, yo los quiero a todos. Cada uno de ellos tiene un lugar especial en mi corazón...