Meryl Streep, nominada a Mejor actriz dramática

by Paz Mata December 18, 2017
Actress Meryl Streep, Golden Globe winner and nominee

hfpa

La carrera de Meryl Streep ha llegado a un nivel que hace innecesario el exceso de adjetivos: es simplemente una actriz con mayúsculas, considerada por muchos la mejor de todos los tiempos. Prueba de ello son tres Oscar, ocho Globos de Oro y una trayectoria que abarca más de treinta años. Dueña de una belleza serena Meryl es capaz de hacer creíble cualquier personaje que se le ponga delante, adoptando todo tipo de expresiones, acentos e idiosincrasias, sin dejar que se le detecte el más mínimo rasgo de su personalidad.

Streep creció en Bernardsville, en las afueras de Nueva Jersey. Su padre era un entusiasta del piano y a ella le apasionaba cantar. A los 12 años Meryl empezó a tomar clase de canto en busca de ver cumplido su sueño, “ser cantante de opera”.  La música dio paso a la actuación y tras pasar por el prestigioso Vassar College, Streep decidió inscribirse en la escuela de arte dramático de la Universidad de Yale, de la que se graduó en 1975. Ese mismo año debutó en Broadway con la obra Trelawney of the Wells a la que siguió la producción de Tennessee Williams, 27 Wagons Full of Cotton, por la que recibió una nominación al premio Tony (1976).

El cine no se hizo esperar, su pequeño, pero memorable, papel al lado de actrices consagradas como Jane Fonda y Vanessa Redgrave, en Julia (1977) fue la antesala a la que sería una imparable carrera en Hollywood. El año siguiente le trajo su primer Oscar a la Mejor actriz de reparto por su papel en The Deer Hunter. Un trofeo que volvió a recibir en 1979 por su trabajo en Kramer vs Kramer,  por el que, además, recibió su primer Globo de Oro.

La década de los ochenta fue una de las más productivas de su carrera, contando con papeles tan memorables como el de  Sarah en The French Lieutenant's Woman (1981),  Sophie Zawistowski  en Sophie's Choice (1982), por los que recibió el Globo de Oro consecutivamente. En 1985 dio vida a la baronesa Karen Blixen, en Out of Africa (1985).

Streep es de las pocas actrices que ha sabido compaginar con discreción su profesión con su vida privada. Casada desde hace 39 años con el escultor Don Gummer, es madre de cuatro hijos y una mujer comprometida en la lucha por la igualdad de género y la investigación sobre el sida. Es además, co-fundadora de la organización Madres y Otros, una plataforma que sirve para educar a los padres sobre los peligros de ciertos pesticidas usados en los alimentos. Si bien su rostro tiene un sello propio, sus aptitudes le permiten personificar diferentes tipos de mujer, un plus que suma a su excelencia como actriz. En los últimos años le ha dado vida tanto a una despiadada editora de una revista de moda (The Devil Wears Prada), por el que obtuvo su sexto Globo de Oro, a una de las más prominente figuras políticas de la historia contemporánea (Margaret Thatcher), su octavo Globo de Oro, pasando por la madre soltera que busca el amor y su subsistencia económica (Mamma Mia), la implacable monja que acusa, ciegamente, de pedófilo a un sacerdote (The Doubt) o la bruja del cuento (Into de Woods). En 2016 encarnó a Florence Foster Jenkins, considerada la peor cantante de ópera del mundo, en la película homónima dirigida por Stephen Frears, papel por el que volvió a ser nominada al Globo de Oro. Este año ha recibido su vigésimo tercera nominación a este premio por su último film, The Post. En él, Meryl Strep da vida a la implacable Katharine Graham, presidenta de la compañía editora del Washington Post. Tan temida como respetada, Graham arriesgó su imperio, su posición social y su libertad cuando decidió publicar en 1971 los “archivos del Pentágono”, el estudio secreto sobre la Guerra de Vietnam, que nos preparó a todos para el caso Watergate.