Michael D. Olmos: “Necesitamos más ventanas al mundo que nos rodea”

by Rocio Ayuso October 12, 2019
Director Michael D. Olmos

A Michael D. Olmos le precede su apellido. Hijo del actor, director y activista hispano Edward James Olmos, este nacido en 1971 en Clarendon, Jamaica, ha crecido para labrarse su propia carrera como realizador. Pero para su nuevo estreno ha recurrido a papá. La razón no podía ser mejor. Windows on the World es una historia de padres e hijos en medio de uno de los peores momentos en la historia de los Estados Unidos, el fatídico 11 de septiembre de 2001. De ahí que los dos Olmos hayan unido fuerzas delante y detrás de la cámara para recordar este momento en la historia a través de los ojos de una familia latina.

¿Cómo nace este proyecto?

Uno de los productores vio en Sundance Filly Brown, la película que rodé con Gina Rodríguez. Le encantó y me presentó Windows On the World como lo que es, una historia de padres e hijos. Antes le había presentado el guion a mi padre, él me lo pasó y yo adoré la historia. Pensamos que había algo especial. Luego nos llevó muchos años su realización, pero ese fue el comienzo.

Una cosa es la relación entre un padre y un hijo y la otra es la de un director y su actor.

Fue una experiencia increíble. Mi padre estaba rodando el piloto de Mayans MC así que se sumó al final de la preproducción, cuando junto con el resto del equipo creativo habíamos preparado su espacio. Estuvimos en contacto telefónico y me dio ideas, pero no apareció físicamente hasta el final. Su llegada al set fue genial. Nunca había trabajado con un actor de su calibre. Le había visto trabajar con grandes directores y siempre me impresionó el dominio de su trabajo, la relación emocional con el personaje que interpreta y su capacidad narrativa. Alguien que siempre te presenta algo original e inesperado, algo muy refrescante en un set.

¿Cuáles son sus recuerdos de 11S?

Viví en Nueva York más de siete años, pero tras mi graduación volví a Los Angeles donde me pilló el 11 de septiembre. Uno de mis hermanos todavía estaba en Nueva York cuando todo ocurrió. Se casaba una semana más tarde de los atentados así que pudimos ver el horror. Aquello era como un campo de combate. Nunca ví tal sentimiento de luto, pero nunca sentí tal unión entre la gente. Conozco a muchos afectados de primera mano y durante el rodaje fue un constante tema de conversación. Para Robert Mailer Anderson, el guionista, era muy importante reflejar el sentimiento tan complejo que estuvo unido al 11-S, ese enorme vacío y a la vez tanto amor.

A scene from "Windows on the World", 2019

Ryan Guzman, Edward James Olmos en una escena de Windows on the World.

upcal entertainment/vicangelo films

 

Windows On the World vive los acontecimientos mediante una familia latina. ¿Cuándo ha cambiado el panorama desde entonces para nuestra comunidad?

Hay de todo, pero creo que hemos evolucionado. Por cada paso adelante siempre hay algún paso para atrás, pero creo que nuestra presencia es mayor, más notable. No solo la nuestra sino la de muchas otras comunidades. La diversidad es algo más latente. Pero nunca antes habíamos vivido un desastre nacional como este. Incluso alrededor del mundo nunca hubo tanta empatía por los Estados Unidos. Todos sentimos que habíamos perdido algo y por un momento nos olvidamos de nuestras pequeñas peleas. Pero eso ha desaparecido. Estamos de regreso al materialismo. Espero que la película nos recuerde lo que significó ese momento de una forma más profunda y no solo como un capítulo que se estudia en los libros de historia. Algo que, por cierto, me hace sentir muy viejo. Necesitamos más ventanas al mundo que nos rodea para recordarnos la diversidad en la que vivimos.

¿Hubo discusiones sobre el idioma utilizado en la película?

Fue una conversación constante. Al final el productor decidió que fuera en inglés. Entiendo su intención y es muy válida ya que quiere llegar al mayor número de salas posibles. Esta es una película muy independiente y no teníamos dinero ni para el equipo de profesores que hubiera unificado el castellano de todos los intérpretes. Nuestra comunidad sabe de qué les estamos hablando así que su estreno en inglés permite que el mensaje llegue a aquellos a los que queremos cambiar su narrativa. Pero rodamos las dos versiones y para mi montaje, para el “director’s cut”, utilicé la versión en castellano. No sé cuál es la respuesta adecuada. Mi sueño es poder editar el DVD con ambas versiones, la que se ha estrenado y el “director’s cut”.

Volviendo a Edgar James Olmos, en una industria como Hollywood donde tanto se habla de nepotismo, ¿cómo es posible crecer a la sombra de un gigante?

Es una espada de doble filo. Toda la familia está muy orgullosa de su legado en el cine y en lo que representa para nuestra comunidad. Pero como él siempre dice, su nombre te abre la puerta, pero luego hay que trabajar para hacerse un hueco. Eso él no lo puede hacer por ti. Prefiero no pensar mucho en su nombre porque si lo pensara más me daría miedo. Intento ser el mejor director que puedo y así ver hasta dónde llego. Una política que me ha llevado a desarrollar una relación de iguales, hablando el mismo lenguaje. Tiene tantos años de experiencia que siempre será mi mentor. Tampoco quiero decir que estemos siempre de acuerdo, pero al menos ahora le puedo explicar de dónde salen mis decisiones creativas. Eso sí, nos ha llevado mucho tiempo alcanzar esta relación creativa.