Michelle Williams, Manchester By The Sea

by Gabriel Lerman December 23, 2016
Actress Michelle Williams

getty images

La suya es otra de las presencias habituales en la ceremonia de los Globos de Oro ya que su nominación como mejor actriz de reparto por Manchester by the Sea es la cuarta que ha recibido en su carrera. Esta es la primera ocasión en que ha vuelto a ser candidata después de llevarse el galardón con My Week for Marilyn, filme por el que también obtuvo su tercera candidatura al Oscar. Williams ha logrado destacarse dentro de la industria por sus profundas interpretaciones de personajes complejos, usualmente en films muy dramáticos, aunque tres años atrás incursionó en otro tipo de cinematografía al encarnar a la protagonista de Oz, the Great and Powerful, una visita al mágico mundo creado por Frank Baum que dejó en la taquilla mundial casi 500 millones de dólares.

Nacida y criada en Montana, la hija de un ama de casa y de un agente de bolsa que intentó hacer carrera como político republicano se crió en un ambiente en el que la idea de convertirse en estrella de cine era simplemente imposible. Desde su ventana podía mirar a kilómetros de distancia sin ver edificios, no tenía agua corriente y todo el mundo andaba a caballo. Nunca iban al cine y veían poco la televisión. Pero cuando a los 9 años se mudó a San Diego su mundo cambió y allí fue donde descubrió el teatro y se enamoró para siempre de la actuación. A los 13 años consiguió su primer papel secundario en un episodio de la serie Baywatch y ya nunca se detuvo, trabajando durante su adolescencia en pequeños roles de cine y televisión. Su vida cambió por completo cuando a los 18 consiguió uno de los papeles protagónicos en Dawson's Creek, grabada en locación en Carolina del Norte, la que rápidamente se convirtió en un gran éxito. Si bien mientras participaba aprovechó cada oportunidad para mostrar otras facetas suyas en ocasionales papeles en el cine, fue Ang Lee el que le dio el papel que iniciaría una nueva etapa, el de la sufrida esposa de Heath Ledger en Brokeback Mountain (2005), por la que obtendría sus primeras nominaciones al Globo y al Oscar. En el set, los supuestos esposos se enamoraron perdidamente, viviendo juntos y teniendo un hijo en la vida real. Aunque al momento de la inesperada muerte de Ledger a los 28 años estaban separados, la tragedia marcó un antes y después en la vida de Williams que le costó mucho superar. Durante los siguientes cinco años no le faltó trabajo como actriz, obteniendo numerosos papeles protagónicos en el cine independiente. En 2010, su celebridad aumentó notablemente gracias a dos papeles, el de la esposa de Leonardo DiCaprio en la exitosa Shutter Island de Martin Scorsese, y el de la depresiva mujer de Ryan Gosling en Blue Valentine, de Derek Cianfrane, director que requirió que ambos protagonistas vivieran juntos durante un mes antes del rodaje para que la relación entre ambos resultara más creíble. El papel le trajo su segunda nominación tanto a los Globos como al Oscar. Al año siguiente, Michelle volvería a impactar con su impecable interpretación de Marilyn Monroe en una compleja historia de amor en la que su compañero de reparto era el futuro ganador del Globo y del Oscar, Eddie Redmayne, quien interpretaba a un joven asistente que vivía un inesperado affaire con la estrella más deseada del mundo.

La participación de Williams en la celebrada Manchester by the Sea es breve pero lo suficientemente impactante para poner a la crítica en pie para aplaudirla. Allí encarna a la ex esposa de Casey Affleck, divorciada después de la muerte de sus hijos y quien no ha logrado aún recuperarse de aquella tragedia. Williams, que ha completado el rodaje de la nueva película de Todd Haynes, Wonderstruck, en la que comparte cartel con Julianne Moore, filma actualmente con Zac Efron The Greatest Showman, que llegará a los cines a finales del 2017.