Nuno Lopes: “Quiero una carrera lo más diversa posible”

by Henry Arnaud June 10, 2020
Actor Nuno Lopes

andreas rentz/getty images

En la serie de Netflix White Lines, Nuno Lopes encarna al atractivo Duarte 'Boxer' Silva, a la vez un poeta romántico y un peligroso asesino. Lopes no es nuevo en el mundo del espectáculo, aunque son muchos los que le están descubriendo con esta serie. El intérprete portugués que habla cuatro idiomas ha trabajado con Isabelle Huppert, Melanie Thierry y Alexandra Lamy en diferentes producciones francesas, aunque su rostro también es popular en diferentes trabajos realizados en España, Italia y el Reino Unido.

¿Está sorprendido con el éxito de White Lines?

Honestamente, no. Alex Pina, el hombre que concibió La casa de papel, escribió una historia llena de intriga para White Lines, una trama que fascina a los espectadores al mezclar dos épocas. Por un lado, está la atmósfera de finales de los 70 con una banda de jóvenes DJ ingleses que aterrizan en Ibiza antes de que la isla sea conocida por todo el mundo. Por otro, la serie salta casi dos décadas en el futuro para reencontrarnos con parte de los mismos personajes que hemos visto antes. Uno de ellos, Alex Collins, ha sido asesinado y su hermana Zoe llega a Ibiza para tratar de encontrar al asesino. White Lines mezcla géneros saltando entre el thriller, la acción, el humor y el amor ... hay algo para todos.

Su nombre figura entre los 25 actores más atractivos de Europa. ¿Cómo se lo toma?

Me hace reír porque soy tímido por naturaleza, como muchos otros actores. Así que me lo tomo como un cumplido, pero no es algo que se me suba a la cabeza. Al contrario, siempre busco películas que sean desafíos. Al principio de mi carrera participé en varias telenovelas muy populares en Portugal, pero nunca quise ser una celebridad. Pude ver de cerca las desventajas que tiene ser una estrella mientras trabajaba en la telenovela Esperança, un gran éxito de audiencia en Brasil. La situación se volvió tal que lo dejé todo para volver a Lisboa y hacer teatro.

Para aquellos que le descubren ahora, ¿qué puede contarnos de su vida?

Aprendí inglés y luego francés en la escuela, algo que me permite trabajar en estos dos idiomas además de apañármelas bien en español. La producción cinematográfica es limitada en Portugal. Pero incluso si viajo mucho por mi carrera todavía vivo en Lisboa. De hecho, mi apartamento está a menos de 40 metros de donde nací. También soy DJ en mi tiempo libre porque me encanta el sonido. Y antes de que me preguntes, vivo solo y estoy soltero. Mi roce temprano con la popularidad en los países de habla portuguesa me enseñó a mantener mi vida privada en secreto para ser creíble en la pantalla.

¿Cómo puede ser tímido y sin embargo encarnar al seductor Boxer en White Lines?

Se llama interpretación (risas). Para meterme en los zapatos de Boxer y sentirme cómodo con él llegué al set sin camisa. Una forma de reafirmarme y sentirme bien conmigo mismo. Me entrené mucho físicamente para tener la musculatura y el cuerpo de Boxer, pero, al contrario que él, yo no estoy nada obsesionado con los gimnasios. A menudo me han ofrecido papeles de hombres fuertes, pero a mi me gusta jugar con mi masculinidad. Boxer es fuerte, con una buena musculatura, pero también es sensible, culto e inteligente. Además, tiene un gran sentido del humor, algo que me atrajo del papel.

¿Cuáles son sus planes en un futuro cercano?

Antes de que todo se detuviera debido al coronavirus me encontraba en Londres rodando Great Yarmouth (Figuras Provisórias) dirigida por Marco Martins. El rodó Saint George (Sao Jorge), trabajo con el que conseguí un premio en el Festival de Venecia. Este verano filmaré en Marsella la adaptación de una novela de Marguerite Duras. Y después confío en regresar a Madrid e Ibiza para una segunda temporada de White Lines. Quiero una carrera lo más diversa posible.

Traducción: Rocio Ayuso