Oliver Jackson-Cohen: “Esta profesión es perfecta para mí”

by Scott Orlin October 8, 2020
Oliver Jackson-Cohen

Magnus Sundholm/HFPA

En la nueva serie de terror sobrenatural, The Haunting of Bly Manor, Oliver Jackson-Cohen no sólo se mueve entre lo paranormal y lo místico, sino que lo hace, mano a mano, con otras fuerzas de la naturaleza:  dos adolescentes, interpretados por Amelie Bea Smith y Benjamin Evan Ainsworth.

"Me encanta trabajar con niños", ríe el londinense de 33 años tras reunirse de nuevo con el mismo equipo creativo y el elenco de la serie The Haunting of Hill House, en la que participó en 2018. En la nueva encarnación, su personaje, Peter Quint, es la mano derecha de Henry Wingrave (Henry Thomas), tío de los niños. Junto a ellos se verá envuelto en situaciones tan extrañas como espeluznantes. "Ellos son inocentes, alegres y juguetones", dice. "A medida que nos hacemos adultos, muchos de nosotros perdemos esas cualidades. Por eso, esta profesión es perfecta para mí".

Oliver Jackson-Cohen in “The Haunting of Bly Manor” (2020)

Oliver Jackson-Cohen in The Haunting of Bly Manor (2020)

Eike Schroter/Netflix

 

Desde su debut, a los 15 años, en el programa Hollyoaks, este hijo de una diseñadora de moda y un hombre de negocios no ha parado de recibir ofertas de trabajo, tanto en cine como en televisión. Ha sido compañero de reparto de Drew Barrymore, Dwayne Johnson, Jeremy Piven y, recientemente, trabajó junto a Elisabeth Moss en The Invisible Man.

Tras su paso por The Haunting of Hill House, ahora vuelve a trabajar con muchos de sus compañeros.  Se parecen a esas viejas compañías de teatro que vuelven a salir de gira con obras nuevas. ¿Le gusta este enfoque de trabajo en grupo?

Es la primera vez que lo hago y, en cierto modo, es fascinante. Como actor, siempre te pones nervioso antes de empezar un nuevo proyecto. Te preguntas, ‘¿Podré hacerlo? ¿Me despedirán? ¿Doy la talla?’ Pero en Bly Manor, entré a trabajar con personas con las que ya tenía una relación y con las había mucha confianza. Me encantó trabajar con ellos, así que volver a hacerlo con parte del mismo elenco ha sido genial. En la primera temporada, Victoria (Pedretti) y yo interpretamos a hermanos gemelos y ya entonces quisimos volver a trabajar juntos. Por suerte Mike nos pidió a los dos que trabajáramos también en ésta.

La serie está centrada en fenómenos sobrenaturales. ¿Cuál es su relación con el mundo de lo sobrenatural? ¿Ha tenido alguna experiencia?

Que yo sepa, no. Al menos, eso espero. Siempre he tenido una extraña relación con ese concepto del diablo, la idea de que, si no somos buenos, algo malo nos sucederá. De niño, me debatía con la idea de que los fantasmas pudieran existir. Hay algo en lo que consideramos sobrenatural que lo hace difícil de controlar, lo cual me resulta interesante. Pero no tengo tan claro que me crea la forma en la que estos fenómenos se presentan en las películas. Son poco creíbles, pero lo hacen por puro entretenimiento.

Por fuera, Peter es un hombre encantador y carismático, pero cuando lo conoces a fondo, no piensas igual. Ha interpretado personajes similares con anterioridad. ¿Cuál es el atractivo?

Me fascinan este tipo de hombres y Peter es un buen ejemplo. Cuando me sumé al proyecto, Mike me dijo que Peter era el villano. Mi reacción fue preguntar el porqué. Me respondió que aún no lo sabía y tuve claro que tenía que averiguarlo. Quise hacer esta serie porque me fascina ver cómo el ser humano se labra su camino desde la infancia. Son pocas las veces en las que lo logramos sin ser regañados o sin sufrir contratiempos. Y eso nos afectará el resto de nuestras vidas, por eso nos ponemos una máscara. Construimos la imagen de ese que queremos ser de cara a los demás. Peter es el mejor ejemplo de alguien al que hicieron mucho daño y huye de ello. Si aparenta ser un hombre de éxito, rico y con una esposa increíble, es para negar sus experiencias pasadas. Es algo muy humano que todos hacemos.

Traducción: Paz Mata