Olivia Colman, nominada a Mejor actriz de comedia o musical

by Gabriel Lerman December 19, 2018
Actress Olivia Colman, Golden Globe nominee

armando gallo

Durante años fue Olivia Colman la gran estrella británica que desconocían en el resto del mundo, pero gracias a un talento natural que le exhuda por los poros, era inevitable que su fama trascendiera al resto del planeta. El primer paso hacia esa consagración se dio hace dos años, cuando se llevó con justicia el Globo de Oro a la Mejor actriz de reparto por su increíble interpretación de una peculiar agente de inteligencia en la adaptación de la novela de John le Carré The Night Manager, un papel que interpretó estando embarazada. Y aunque ese trabajo le dejó también nominaciones al Emmy y al Critic's Choice, todo parece indicar que los reconocimientos que recibió no serán nada en comparacion con los que viene dejándole The Favourite, la película de Yorgos Lanthimos en la que intepreta a una reina desquiciada. El film, su segunda colaboración con el realizador griego después de The Lobster, por la que obtuvo también numerosas candidaturas y premios, ya le ha dejado una nominación al Globo de Oro a la Mejor actriz de comedia o musical, pero además se marchó del Festival de Venecia con la prestigiosa Copa Volpi a la Mejor actriz. Quien cumplirá los 45 años a finales de enero también se llevó por cuarta vez el British Independent Film Award a la Mejor actriz, fue declarada como la Mejor actriz del año por la asociación de críticos de cine de Los Ángeles y ha obtenido numerosos premios y nominaciones de varias organizaciones de críticos de Estados Unidos. Como si todo esto fuera poco, también está en la lista del sindicato de actores, una candidatura que suele predecir una nominación al Oscar.

Hija de una enfermera y un perito, Sarah Caroline Olivia Colman se crio en Norwich, y a los 16 años ya era la protagonista de una obra de teatro en su escuela secundaria. Sin embargo cuando llegó el momento de la universidad se inscribió en Cambridge para ser maestra, pero luego se pasó al conservatorio del teatro Old Vic, de donde se graduó en 1999. Un año después consiguió su primer papel en la televisión inglesa, en la serie Bruiser y desde entonces no paró. Tuvo una breve participación en la versión británica de The Office y fue parte de numerosos programas humorísticos. Lo mismo ocurrió en el cine, apareciendo en sus inicios en un pequeño papel en Hot Fuzz de Edgar Wright. Decidida a ampliar sus horizones, Olivia comenzó a incursionar en series dramáticas con excelentes resultados. Su papel en la serie de la BBC Beautiful People fue recibido con entusiasmo y en 2011 le llegó un papel dramático que marcaría su carrera, el de Hannah en Tyrannosaur de Paddy Considine, por el que ganó numerosos premios, incluyendo el de Mejor actriz en la competencia internacional del Festival de Sundance.

Ese mismo año trabajó con Meryl Streep en The Iron Lady y al año siguiente con Bill Murray en Hyde Park on Hudson, encarnando a la reina Elizabeth. Sin embargo, sus papeles más importantes seguían estando en la televisión británica, participando en las series Rev y Mr.Sloane, y aportando su voz a la locomotora Marion en los cortos de Thomas & Friends. Su labor en The Lobster le volvió a poner en la carrera por los premios, especialmente en Inglaterra, pero el reconocimiento internacional llegó con The Night Manager. Gracias a ese papel fue invitada a formar parte del elenco de Murder in the Orient Express de Kenneth Branagh y pronto se la verá en la nueva temporada de The Crown en el papel principal interpretando a otra reina, Elizabeth II.

Sobre The Favourite, en la que interpreta a la virtualmente desconocida reina Anne, quien solo estuvo en el trono durante 5 años a principios del siglo XVIII, contó en el encuentro que tuvo con la Asociación de Prensa Extrajera de Hollywood (HFPA por sus siglas en inglés) en Londres en septiembre de este año: "adoro a Yorgos y me encantó el guion, esas fueron mis razones para sumarme al proyecto. No sabía nada sobre la reina Anne antes de empezar, porque no era algo que estudiáramos en la escuela. Tengo muchos amigos británicos que tampoco habían estudiado nada sobre ella, lo cual es extraordinario porque es un personaje fascinante".

Aunque las audiencias de todo el mundo se han quedado fascinadas con su trabajo, Colman sostuvo en aquel encuentro que no fue tan duro como parece: "por suerte me torcí un tobillo y eso me ayudó a renguear. Pero luce más duro que lo que fue porque mientras Emily, Emma y Rachel tenían que usar corsets, yo me la pasé en pijamas la mayor parte del tiempo, por lo que el rodaje fue muy cómodo para mi. La escena más difícil de rodar fue la del síncope, pero a la vez fue muy divertida. Cuánto más difíciles son las cosas, más las disfruto, por lo que me la pasé muy bien interpretándola", afirmó.