Pablo Berger: “Almodóvar es mi Merlín y yo soy el aprendiz de brujo”

by Rocio Ayuso September 27, 2017
Director Pablo Berger

arcadia motion pictures

En España se dice que a la tercera va la vencida. Pero Pablo Berger (1963, Bilbao) no necesita de este dicho. Hasta ahora todas las películas de este graduado en NYU han contado con estreno en Estados Unidos. Desde su opera prima, Torremolinos 73 (2003), a Blancanieves (2012) que la Academia española de cine seleccionó para representar a España en los Oscar. Ahora le toca el turno a su tercer filme, Abracadabra, cinta disparatada que utiliza lo extraordinario para ver lo común. La lenta división de una pareja (Maribel Verdú y Antonio de la Torre) que sobrevive en el costumbrismo del extrarradio hasta que un mago, o aprendiz de, (José Mota) hipnotiza casi sin querer al marido y le enseña a ser lo que su esposa siempre quiso. Aunque ahora no sabe si lo quiere. Película que tras pasar con éxito por la taquilla española ahora empieza su andadura internacional con su estreno en Estados Unidos además de participar en el Festival de Londres el próximo 7 de octubre.

¿Cómo nace Abracadabra?

La semilla llega como hace unos 30 años y de una forma parecida a la película, cuando voy a una discoteca con un amigo, sale el hipnotista y los dos, incrédulos, pensamos en reventar el número. Pero para nuestra sorpresa a la palabra Abracadabra mi amigo cae fulminado. Ese es un instante que queda en la memoria aunque el verdadero origen de Abracadabra es otro. La película nace como una reacción a Blancanieves. Donde aquella era muda esta es ruidosa. Donde Blancanieves era en blanco y negro, Abracadabra tiene colores chillones. Donde hice drama de época esta es una comedia actual. Abracadabra fue una reacción al éxito de Blancanieves hecha además por el mismo equipo, incluida Maribel Verdú.

 ¿Es tu musa? ¿Qué es lo que tiene Maribel y qué es lo que se pierde Hollywood por no contar más con ella?

Musa, amiga, compañera de viaje, alguien con quien me encanta jugar a las películas. La experiencia en Blancanieves fue maravillosa y aunque para entonces ya tenía escrito el guión de Abracadabra me pasé un año reescribiéndolo a su medida. Maribel tiene casi 90 películas a sus espaldas y aún así adora el riesgo, la dirección, siempre con una sonrisa. Es incombustible. Una grande. Lo mismo que Hollywood tiene su Meryl Streep o su Julia Roberts nosotros tenemos a Maribel. En EEUU ha hecho poco pero por voluntad porque le han ofrecido grandes pelis con grandes directores pero ha pasado. Ella es una “disfrutona” y mejor así porque prefiero que no se la lleven.

 

A scene from the movie Abracadabra

Maribel Verdú en una escena de Abracadabra.

Arcadia Motion Pictures

 

Aún así parece que la meta de todo el cine español es Hollywood, estrenar en Hollywood.

Palabras como Hollywood, Oscar, premios, son un imán. En España nos encantan. Blancanieves fue seleccionada como la representante española para los Oscar y Abracadabra fue parte de la terna de donde este año salió elegida Verano 1993. Eso aumenta la taquilla. Ya sé que existe una “hollywooditis” en el ambiente pero aunque todas mis películas se han estrenado en EEUU yo soy la antítesis. Graduado en NYU que ha vivido 10 años en Nueva York y casado con una japonesa lo normal es que hubiera seguido mi carrera en EEUU. Pero hice lo contrario y siempre recomiendo a los que empiezan que hagan un cine personal, que sí se puede llegar a Hollywood sin caer en los mismos clichés.

Un cine por el que en ocasiones se le ha comparado a Pedro Almodóvar

Es un comentario por el que me siento profundamente halagado. El es mi Merlín y yo soy el aprendiz de brujo. Pedro siempre me ha ayudado. Me escribió una carta de recomendación para mi beca, incluyó Blancanieves en un ciclo del British Film Institute y sé que mi cine le ha gustado. Y yo admiro su trabajo. Todavía recuerdo el impacto que para mi tuvieron películas como Entre tinieblas o Qué he hecho yo para merecer esto cuando no tenía más que 16/17 años. Me siento hermanado con su apropiación de la cultura española. De hecho Abracadabra hermana de cierta manera con Qué hecho yo para merecer esto que es una de mis cintas preferidas de Almodóvar.

¿Cree que, como le pasa a Almodóvar, existe ya un cine con sello Pablo Berger?

 Me gustaría pensarlo. Sé que todas mis películas están escritas, producidas y dirigidas por mi con entera libertad. Cuando me pongo a la máquina es como si fuera una güija que se deja llevar por mis demonios y obsesiones. Mis películas nacen de dentro como un alien, filmes que salen del caos y se organizan gracias al cuento. Y sé que todas tienen mi ADN. Y todas tienen estos tres ingredientes: emoción, humor y sorpresa.