Pablo Helman: “Los efectos visuales no reemplazarán la actuación”

by Rocio Ayuso November 14, 2019
FX specialist Pablo Helman

netflix

Pablo Helman (Buenos Aires, 1959) llegó a Los Angeles en 1980 dispuesto a estudiar música. La vida da muchas vueltas y en su caso acabó con dos candidaturas al Oscar por su trabajo en los efectos visuales de Star Wars: Episode II – Attack of the Clones (2002) y War of the Worlds (2005). En estos años como supervisor de efectos visuales de los estudios ILM ha trabajado entre otros con George Lucas, Steven Spielberg y Martin Scorsese, con quien le une una profunda amistad laboral desde que se conocieron en el rodaje de Silence. Ahora Helman es el hombre que ha rejuvenecido a Robert De Niro, Al Pacino y Joe Pesci para The Irishman con una tecnología que puede marcar un antes y un después en Hollywood.

¿Cómo convenció a Scorsese para entrar en el mundo de los efectos visuales?

A pesar de ser un profesional del cine clásico, a Marty le mueve la curiosidad. A sus 77 años tiene la mente de uno de 18. Mientras filmábamos Silence en Taiwán hablamos mucho de cine, algo que le encanta. Estaba preparando una película titulada Sinatra y le propuse hacer un Sinatra más joven. Le interesó lo que le proponía, pero para otro proyecto que se llamaba The Irishman. Me mandó el libreto y a la mañana siguiente estábamos hablando de realizar una prueba con Robert DeNiro haciendo una recreación de una toma de Goodfellas y echando atrás en el tiempo. Lo primero que me dijeron ambos es que no iban a usar marcadores o cámaras en la cara porque su metodología actoral es uno frente del otro, en el escenario, con las luces y sin más artefactos. Esta conversación tuvo lugar en 2015 y hasta entonces, hasta ahora incluso, toda la captura de interpretación se hacía mediante marcadores. Así que comenzamos a trabajar en ILM en un test de computación sin marcadores, algo que era la primera vez que se hacía en todo el mundo. De esta forma el actor está en el escenario con los otros actores sin restricción de movimientos. Un procedimiento para el que filmamos con tres cámaras para obtener toda la información y así poder hacer un rendereado de las caras en computación. Las imágenes que ves no están pintadas sino generadas por el ordenador con la información proporcionada de la interpretación y regeneradas a la edad que pida el guion.

¿Utilizaron también imágenes de otras películas donde estos actores eran más jóvenes?

Durante dos años elaboramos una biblioteca de referencia con miles de imágenes de la época en la que ellos tenían de los 30 a los 60 años con todas las películas que hicieron. Pero Marty no quería al Jimmy Conway de Goodfellas. Simplemente quería a un Frank Sheeran más joven. No rejuvenecimos a Robert De Niro sino a Frank Sheeran. En mi caso fue lo contrario porque cuando comencé este proyecto mi cabello se veía marrón. Es el trabajo que me ha llevado más tiempo en mis treinta años de carrera, pero también pienso que es de los mejores.

¿Cómo fue su relación con Scorsese mientras rodaba? ¿Tuvo que darle indicaciones técnicas?

No. Es muy difícil dirigir a Marty. Es alguien con mucho humor y muy colaborativo pero mi misión es desarrollar una metodología que no obstruya su trabajo.

¿Y con los actores? ¿Cuál fue su reacción al verse más jóvenes?

Muy buena. Lo primero que me dijo Robert DeNiro fue que le había extendido su carrera 30 años. Les gustó porque cambiamos su edad, no su interpretación.

¿Cuánto cambió la técnica a lo largo de estos cuatro años?

Rehicimos tomas de hace dos años porque la tecnología había mejorado. Pero eso fue todo. Es la diferencia de trabajar con Lucas, Spielberg o Scorsese. Lucas es un revisionista. Le gusta volver a lo que ha hecho. Scorsese es lo opuesto. Ve lo que hace como una obra de arte y una vez hecho es una representación del momento.

A scene from "The Irishman", 2019

Una escena de The Irishman.

netflix

 

¿Existe un antes y después de The Irishman en el campo de los efectos visuales?

Hemos empujado la tecnología para favorecer a los artistas. The Irishman cambiará por completo la forma en la que trabajamos. Los actores se darán cuenta que no tienen que ponerse 38 marcadores diarios ni invertir dos horas en maquillaje y que pueden trabajar con otros actores sin necesidad de mirar una pelota de tenis. Esto lo cambiará todo.

Con el archivo que ha creado, ¿puede hacer una película de Robert De Niro sin Robert De Niro?

Que pueda no quiere decir que deba. La actuación siempre tiene que venir de algún lado. La razón por la que utilizamos esta técnica en lugar de utilizar otros actores es porque la interpretación de DeNiro es irreemplazable. Por eso mi respuesta es no, los actores no van a ser reemplazados en el futuro. Los efectos visuales tienen que estar al servicio de la historia. El reto es conservar la actuación de los artistas al cien por cien. Y para ello colaboraron no solo Marty sino DeNiro y hasta la montadora de Scorsese a los que enseñamos las tomas diariamente. No fue algo que hicimos solos en el ordenador. Fueron años de estar seguros de que la actuación estaba donde está. Los efectos visuales no reemplazarán la actuación. La interpretación tiene que venir de algún lado, de los actores, de los animadores o de películas viejas, pero tiene que venir de algún lado. No es cosa de los ordenadores.

¿Cómo acabó un chaval argentino trabajando en ILM?

Vine de Argentina en el 80 para continuar mis estudios de música en Los Angeles. Pero fue entonces cuando comenzó la onda digital en Hollywood y como me encantaban los ordenadores empecé a trabajar en este campo primero para televisión, donde hice la serie Viaje a las estrellas, y luego en cine con Apollo 13 o Independence Day. Y desde hace 24 años trabajo en ILM. Me considero una persona con mucha suerte.

¿Qué le recomienda al chaval argentino que quiera seguir sus pasos?

Una cosa que nunca he perdido es la curiosidad. Durante mis años de formación fui a la universidad donde creo que uno aprende acerca de uno mismo. Esa sería mi primera sugerencia. Y la segunda es que si quieres trabajar en esto toma tu tiempo para ver el mundo que te rodea porque lo que hacemos es recrear exactamente eso, el mundo a tu alrededor.