Paco Delgado: "Yo nací en el cine español"

by Gabriel Lerman January 21, 2019
Paco Delgado, costumer and designer

getty images

En estos momentos trabaja en el vestuario de Cats, la adaptación al musical al cine del musical que se mantuvo 21 años en cartel en Londres y 18 en Broadway. No es la primera vez que este nativo de Lanzarote, en las islas Canarias, se pone las órdenes de Tom Hooper, para quien hizo el diseño de vestuario en Les Miserables y The Danish Girl, recibiendo en ambos casos una nominación al Oscar por su trabajo. Ciertamente Paco Delgado no desaprovecha el buen momento por el que pasa en su carrera, ya que también acaba de concluir el rodaje de Jungle Cruise, la superproducción de Disney que ha dirigido su compatriota Jaume Coillet-Serra y en estos días disfruta del éxito de Glass, su segunda colaboración con M. Night Shyamalan, para quien diseñó las prendas que usaron los personajes de Split. Durante una pausa en el rodaje en Londres, hablamos con el egresado del Instituto de Teatro de Barcelona, que tiene una larga carrera en el cine español, que incluye colaboraciones con Pedro Almodovar (La mala educación, La piel que habito), Álex de la Iglesia (800 balas, The Oxford Murders), Alejandro G. Iñarritu (Biutiful) y Pablo Berger (Blancanieves, Abracadabra).

¿En qué medida esta película fue un desafío para ti porque tuviste que volver con personajes y con mundos que ya habías tocado en Split?

Bueno pues en realidad no más que en ninguna otra película. El problema, por decir que es un problema, que había era que habían unos personajes que habían estado en Unbreakable, por lo que había que repetir la idea de vestuario que tenían entonces y como la película se hizo hace tanto tiempo no quedaba nada realmente. Se supone que Disney tenía en los almacenes algunas reproducciones de vestuario que se hizo entonces pero no se llegó nunca a encontrar entonces hubo un momento que tuvimos que decidir repetir todo a nuevo la ropa de Bruce Willis y de Samuel L. Jackson a partir de lo que veíamos en la película. Tampoco fue una cosa muy grave. Aquí en realidad la ventaja que tenía es que había personajes como Kevin Crumb que ya lo conocía de Split.  

Uno tiene la impresión de que una película contemporánea como ésta donde además no se cambian demasiado la ropa debería ser muchísimo más fácil que Los miserables o The Danish Girl pero ¿es realmente así?

Bueno yo que sé, a ver, estamos contraponiendo dos películas que son muy muy diferentes, Los miserables es una película de época en la que habían como 40 o 50 años de historia, con miles de personas y muchos personajes principales entonces voy a tener que decirte que claro que Los miserables fue más complejo pero desde el punto de vista de como yo encaro las películas en realidad es lo mismo. Lo que quieres conseguir al final es, tanto si es de época o si es una película grande o una película intimista es que haya una cierta verosimilitud en los personajes y que el público te lo crea. En ese sentido es casi lo mismo. Ahora obviamente la dimensión de la película también influye, en las películas más grandes es más complejo, no cabe la menor duda. Ocurre que para preparar una película como Los miserables a lo mejor tienes 8 meses y luego para hacer Glass la hemos hecho en 6 o 7 semanas.

Tienes una tendencia a repetir con los directores, ¿qué es lo que distingue a M. Night Shyamalan cuando trabajas con él como vestuarista?

Primero que es una persona con una especie de grupo de películas muy peculiar. Él hace un género que es identificable y eso para empezar me encanta porque es como entrar en su propio mundo y luego es una persona que es una delicia trabajar con él. Lo considero uno de mis directores favoritos para trabajar porque es un poco como trabajar en familia. Él hace todas sus películas en Filadelfia, tiene un grupo de colaboradores que casi siempre son los mismos y algunos están con él desde casi el principio de su carrera y entonces eso es maravilloso. Por eso cuando me volvió a llamar para repetir para hacer esto no lo dudé, le dije que por supuesto y si me vuelve a llamar para otra cosa, también. Es un lujo trabajar con él porque además es muy interesante como director y como  persona.

Mientras trabajabas en este set, ¿Hablabas con Anya en español?

Sí, claro. Con Anya hablamos español todo el rato porque ya sabes que ella es argentina. Como latino, cuando estoy en el mundo anglosajón me gusta hablar mucho en español porque nadie te entiende, entonces tienes una complicidad diferente.

Me imagino que esto se debe haber repetido en Jungle Cruise, que estuviste con Jaume Coillet-Serra, no sé si hablas catalán…

Si hablo catalán porque estudié en Cataluña, no lo hablo como un local obviamente pero el catalán es un idioma muy parecido al castellano. Y con Jaume claro que hablamos en castellano muchísimo, de hecho hemos hablado en inglés en reuniones comunes con mucha gente pero cuando estábamos él y yo solos hablando siempre lo hacíamos en castellano.

¿Qué piensas que dicen sobre el talento español, que una película de la magnitud de Jungle Cruise tenga un director catalán y a un vestuarista de las Canarias?

Bueno yo creo que lo que está pasando es que no es el talento español, creo que en Estados Unidos están descubriendo el mundo latino en el cine, no tienes más que ver a los directores mexicanos y luego que está lleno de hispanoparlantes en Hollywood, Los Ángeles, California, New York y Miami que ni te cuento entonces creo que es una parte muy importante de la población norteamericana y no solo se está valorando que los latinos contemos historias universales o que sean historias que te parezcan historias anglosajonas sino que además se está produciendo el hecho increíble de que los creadores latinos están contando historias latinas y eso le está gustando a la mayoría del público, no tienes más que fijarte en Roma de Cuarón, una de las mejores películas del año.

Sé que volviste a hacer una película en España, ¿Cuán difícil es hacerte el lugar para volver a trabajar a tu país cuando te ofrecen semejantes proyectos que llevan tanto tiempo?

Bueno lo primero que hay que tener es ganas de volver a hacer cosas en tu casa. Yo siempre tengo ganas de eso porque primero yo nací en el cine español y eso no lo olvido. He trabajado con mucha gente, tengo muchísimos compañeros con los que quiero volver a trabajar. Ya sabes que tienes que hacer ciertas concesiones del tipo de que no vas a tener los presupuestos que tienes en Hollywood y no tienes a lo mejor el tiempo que tienes allí, pero yo creo que al final, yo siempre lo digo, el cine es un lenguaje universal porque en realidad el cine tiene solo 100 años, es una cosa muy joven, no ha tenido tiempo de evolucionar por separado. Cómo se hace cine en Texas o Hollywood o Argentina o Islandia, es básicamente el mismo método. En general el buen cine habla desde las regiones que está hecho con un lenguaje universal y yo creo que eso está bien.

Has dicho que llegaste al vestuario un poco por casualidad, ¿tú crees que podría haber ocurrido que no lo descubrieras y que siguieras por otro camino en tu vida o era inevitable que terminaras en esto?

Sabes que pasa, que yo considero que todo puede pasar de muchas maneras diferentes.  Yo siempre dije que yo nunca quise ser un diseñador de vestuario, es más casi te diría que no me interesaba. Yo creo que podría haber sido otras cosas. Hoy por ejemplo estaba con un compañero que es checo e hizo una película de ayudante en Praga y todavía me acuerdo de decir cosas en checo, de palabras absurdas, de contar hasta 10, de decir elementos de vestuario, decir “buenos días”, “buenas noches”, “¿qué tal estás?”, entonces hoy mismo he dicho yo que no entiendo cómo he acabado yo haciendo esto porque lo que me hubiera gustado hacer es estudiar idiomas. Lo que quiero decir es que la verdad es que he tenido una suerte increíble de trabajar en una profesión que es maravillosa, que me ha llegado además como un regalo porque eso también es maravilloso, yo no la esperaba y además que tiene una cierta proyección, que me ofrezcan proyectos interesantes y que pueda hacer cosas que me gustan.

Y hablando de que te ofrezcan proyectos interesantes, Cats y Tom Hooper otra vez, cada película con él es una nominación al Oscar, ¿qué expectativas te genera cuando te vuelve a llamar?

Si yo dijera que no me gusta que me nominen a los Oscar estaría mintiendo pero no creo que ni yo ni nadie base su carrera para que te nominen. Tom es un director con el que he trabajado dos veces y en realidad más porque he hecho otras cosas con él, publicidades y cosas así, entonces, como te dije antes, volver a trabajar con un director que ya conoces está muy bien porque es como volver a trabajar con parte de tu familia. Además, Tom siempre tiene una visión muy particular de sus películas donde lo visual es muy importante, donde siempre hay un elemento que es como de sorpresa y de hacer cosas diferentes.