Paola Kudacki: "Mi pasión es hacer retratos"

by Gabriel Lerman January 19, 2019
Paola Kudacki

Tuvo apenas tres horas y un espacio minúsculo tras bambalinas durante la gala de los Globos de Oro, pero aún así logró crear una serie de fotografías espectaculares y breves videos en blanco y negro. Se llama Paola Kudacki y nació en General Rodríguez, una pequeña ciudad a 50 kilómetros de Buenos Aires, pero desde hace 10 años vive en Nueva York, desde donde viaja por todo el mundo para tomar las fotos que ilustrarán las portadas de las revistas más famosas. Tras graduarse como diseñadora gráfica en la Escuela Panamericana de Arte de esa ciudad, encontró su profesión actual casi por casualidad, pero su talento pronto la llevó a hacer fotos para la revista Time, participando en el proyecto de las 100 personas más influyentes, así como para Elle y GQ. Además, ha hecho las fotos de importantes campañas publicitarias, y también ha dirigido comerciales para firmas de primer nivel. Impresionados al enterarnos que quien había tomado las fotos de los Globos era una latina, no dudamos en llamarla a su estudio de Nueva York desde donde nos contó cómo fue la experiencia. Sus fotos pueden encontarse en Instagram en @paolakudacki o en su sitio web, www. paolakudacki.com

Cuando preparas una sesión de fotos sueles tener tiempo para trabajar con la modelo o la celebridad, pero en los Globos de Oro tenías básicamente 3 minutos con cada uno, ¿cómo fue la experiencia de fotografiar a tanta gente y tratar de capturar su esencia en tan poco tiempo?

En realidad, las fotos no vienen con explicación, entonces yo creo que mucha gente ve la foto y dice "¡Ahh, guau! Quizás estuvieron todo el día juntos haciendo la sesión", pero hay muchos casos en los que no tengo demasiado tiempo para fotografiar al talento. Entre 1 y 3 minutos creo que es el récord, lo de los Golden Globes creo que fue un poco un récord de tiempo porque es muy poco, pero de alguna manera creo que por la experiencia y la valentía que tengo se hace más fácil. Además, para mí todo lo que sea un desafío me interesa y mi pasión es hacer retratos, entonces aunque haya tan poco tiempo me siento cómoda con ese tipo de desafíos. La verdad es que estábamos súper bien organizados, el espacio no era muy grande, pero al tener poco tiempo a veces de alguna manera funciona porque es como que lo que sale, sale. Y además todos los talentos que fotografiamos tenían muy buena disposición y muy buen humor, y eso también realmente facilitó el proceso.

¿Cuál fue el momento más emotivo de las 3 horas que estuviste allí con la cámara?

Cada momento, cada personaje, era súper especial porque todos los que pasaron frente a mi cámara tienen muchísimo talento y los admiro, los respeto. He crecido con las películas de varios de ellos. Por ejemplo, fotografiar a Harrison Ford, a Michael Douglas, a Jeff Bridges, a Glenn Close, a Mike Myers, son todos actores que han hecho películas que me han marcado y con las que he crecido viviendo en Argentina. En un momento cuando llega el elenco de The Assassination of Gianni Versace con Penélope Cruz, Ricky Martin, Edgar Ramírez digo “¡guau!”, pero realmente es difícil elegir uno. En una entrevista anterior al show me preguntaron “¿A quién me entusiasmaba fotografiar?”. Obviamente no sabíamos quiénes iban a ser los ganadores, pero si que Jeff Bridges iba a recibir un premio, saber que lo iba a fotografiar a él era súper interesante y cuando él llegó al set le expliqué donde debía sentarse y que íbamos a hacer unos retratos y un pequeño video y me dijo “¡Ay! ¿Me podés acomodar la manga que tengo un gemelo que era de mi padre?”, entonces le acomodé la manga para que muestre el gemelo que tenía la B de Bridges. Yo no había tenido la oportunidad de escuchar su discurso y después al día siguiente cuando empiezo a mirar los discursos entendí la razón de por qué quería mostrar el gemelo, pero en la foto final que salió en Golden Globes no se ve el gemelo porque cuando tenía que editar me decían “Ya tenemos que mandar la foto, tiene que salir”. Cada foto iba saliendo entre 15 y 30 minutos después de que la persona había sido fotografiada. Entonces hago a Jeff Bridges y después tenía a la otra personalidad lista para ser fotografiada entonces digo “Bueno, ok, esta es la foto, la mando”, y después digo “¡Ohh, la foto mostrando el gemelo!”, pero bueno realmente es muy poco tiempo, ya se han publicado un par de Jeff Bridges porque hice algunas más de cerca, de su cara, pero en súper poco tiempo tengo varios ángulos de cada talento.

Llegaste a esta oportunidad como una fotógrafa famosa que venía de hacer portadas para muchas revistas importantes, pero en algún lugar también debía estar también la chica de General Rodríguez que miraba los Globos de Oro en su casa. ¿Hubo algún punto, algún momento, donde te pellizcaste como diciendo "¡guau, no puedo creer dónde estoy!", ¿o ya lo superaste eso en tu vida?

Pues creo que es algo que toda la gente que es apasionada y hace el mismo tipo de trabajo por muchos años creo que dice esto que cada proyecto es un nuevo desafío que mantiene siempre la llama despierta. Me habían convocado para hacer este proyecto hace un año pero yo estaba embarazada de 9 meses y tuve que decir que no lo podía hacer, o sea que ya me había quedado con las ganas pero el día en el que estábamos ahí todo es muy profesional y no estaba pensando: “van a estar todas estas mega celebridades, todos actores de primera línea que han ganado premios, con éxito al máximo nivel”, pero creo que justo antes de empezar dijeron "Ok, va empezar la transmisión" fue como "¡guau, lo estamos haciendo!", como mucho entusiasmo y deseos de que venga el primer talento y después durante el proceso era como que casi no podía procesar toda la información, pero al final cuando terminamos y empecé a recapitular en la cantidad de personajes talentosos que habían pasado por mi mini estudio en 3 horas era como “¡guau!”, y sí, un poco uno piensa yo era una niña con un sueño en una pequeña ciudad de Argentina y ahora tengo un montón de oportunidades de seguir desarrollándolo y me interesa decir esto además porque creo que está bueno inspirar a la generaciones jóvenes que con talento o sin él pero con mucho trabajo pueden llegar, cualquiera sea su sueño, pueden hacerlo.

¿Cuál era tu sueño? Porque tengo entendido que cuando eras niña querías ser bailarina, no fotógrafa...

Sí, ese fue mi primer sueño, pero bueno quizás, por suerte, no se cumplió. Todo pasa por algo ¿no? Cuando tenía 5 años mi primer pasión era ser bailarina pero mi padre era pintor, entonces siempre estuve interesada en el dibujo, el arte y a través de los años trabajé de modelo, fui diseñadora, estudié diseño gráfico y arte y cuando descubrí la fotografía de alguna manera me di cuenta que incorporaba distintos aspectos que me interesaban como la composición, el color, la coreografía, la edición hasta la parte de diseño al seleccionar las fotos, porque yo siempre estoy muy involucrada en todo el proceso desde la idea hasta la ropa, el maquillaje, el peinado, el retoque, la edición…

¿Cómo fue el momento en que descubriste la fotografía?

Cuando estaba en Argentina estudiando diseño gráfico había conocido a una mujer que tenía una agencia de publicidad. Ela me había convocado para presentarme a un casting para un comercial de televisión. Me presenté y me dijo “¿por qué no te haces unas fotos?”. Empecé a trabajar un poco de modelo, pero más que nada para pagarme mis estudios y ahí conocí a varios fotógrafos. Un día uno de ellos me dice “por qué no me ayudas con una sesión que tengo que hacer, por ahí me podés ayudar un poco con el estilismo”. Me entusiasmó la idea. Entonces fui y le comenté mis ideas y le dije “También puedo hacer el maquillaje y peinado”. Lo tomé como una especie de juego, cómo “vamos a probar a ver qué pasa” pero lo hicimos, hice el maquillaje, el peinado, llevé unas ropas, hice el estilismo, le comenté mis ideas, nos llevamos muy bien y dijimos “por ahí lo hacemos otra vez” y así empezamos a trabajar juntos. Yo colaboraba con él y le decía “tengo una idea así” y el sacaba fotos. Hubo un momento en que él decidió irse del país, buscar nuevos rumbos y se lo comenté a una amiga mía, le dije “tengo tantos deseos de seguir haciendo esto, pero nadie me va a dejar colaborar tan intensamente, ¿con quién voy a hacer este tipo de trabajo?”, y mi amiga me dijo “¿por qué no sacas las fotos?”. Le estoy muy agradecida a mi amiga que me dio ese consejo porque me salió bastante bien. Ella estaba estudiando fotografía y me presentó al director de una escuela de fotografía y le dije “Ok, necesito sacar fotos, pero ya, no puedo estudiar por años para sacar una foto”. Hicimos un intercambio, en el que yo posaba y daba clases, como charlas de mi punto de vista de diseño, de composición, de color, por mi conocimiento de arte y de diseño y además mi opinión estando del otro lado de la cámara, como desde el punto de vista de modelo, y él a cambio me daba clases privadas. Realmente la primera vez que imprimí una de mis fotos y la puse en la bandeja con el químico y empezó a aparecer la foto, ese momento no me lo olvido más, fue muy especial, muy mágico, y dije “esto es lo que yo quiero hacer”.

¿Cuál es la clave para hacer un buen retrato?

Lo más importante es que la persona que uno retrata se sienta cómoda, es como ser el mejor amigo del talento, en los primeros 10 segundos en los que uno lo conoce. No sé cómo lo hago, pero creo que lo más importante es que el talento se sienta cómodo y que haya honestidad, respeto, y pasión por lo que uno hace porque yo creo que la persona que está fotografiada percibe como el fotógrafo lo está encarando. Además, un buen retrato no necesariamente es el de una persona famosa. Yo fotografío todo tipo de personas, pero además algo que me inspira a mi es no es solo la persona o de la manera en que luce, es su historia porque para mí es muy interesante la comunicación y hablar con la persona a la que le voy a tomar la foto.