Película colombiana gana el Festival Internacional de Marrakech

by Gabriel Lerman December 8, 2019
Director Nicolas Rincon Gille at the Marrakech FF 2019

Nicolás Rincón Gille recibe el premio de Tilda Swinton en la gala de clausura del Festival de Cine de Marrakech 2019.

stephane cardinale/corbis/getty images

La película colombiana Tantas almas del realizador radicado en Bélgica Nicolás Rincón Gille se alzó este sábado con la Estrella de Oro, el premio máximo del Festival Internacional de Cine de Marrakech, por decisión de un jurado integrado por Tilda Swinton, Chiara Mastroianni, el director australiano David Michod y el realizador brasileño Kleber Mendonça Filho, entre otros. El filme es el primer largometraje de ficción que ha dirigido Rincón Gille, quien previamente había realizado una trilogía documental, Campo hablado, con películas que retratan la situación de los desposeidos en Colombia, y que en su momento cosecharon galardones por doquier.

Tantas almas sigue muy de cerca a un pescador (José Arley) que se gana la vida con sus redes en el río Magdalena, y el que en los momentos más álgidos de la violencia paramilitar que conmocionó a Colombia en la década del 2000 descubre con horror que dos de sus hijos adultos han sido asesinados. Cuando no logra dar con sus cuerpos, decide lanzarse a una búsqueda sin descanso hasta poder encontrarlos para que sus almas puedan descansar. En aquel entonces, los grupos paramilitares no solo masacraban civiles a mansalva, sino que les prohibían a los sobrevivientes que sacaran a los cadaveres que flotaban en el río, bajo pena de matarlos si desobedecían esas órdenes.

La película de Rincón Gille es a la vez tierna y feroz, ya que es imposible no conmoverse con ese padre que no quiere rendirse ante las peores circunstancias guiado por el amor hacia sus hijos, pero la vez nos lleva a las entrañas de la bestia, durante un encuentro demasiado cercano que el protagonista tiene con los que han asesinado a su hijo y en donde el director logra un efecto peculiar al poner a actores profesionales a compartir escenas con Arley, quien en la vida real no es actor sino pescador. La mezcla de ficción y realidad es sumamente poderosa, ya que Tantas almas nos mete como espectadores dentro del río y nos hace sentir parte de un mundo que no nos resulta familiar y que Guillén conoce bien no solo por haberlo retratado previamente en sus películas documentales, sino por haber recorrido el interior colombiano cuando era niño de la mano de su padre, un antropólogo que llevaba a sus estudiantes a hacer trabajo de campo en los sitios más inaccesibles del país.

El triunfo de la película colombiana es particularmente importante ya que la cinta era la única hablada en español entre las 14 que participaron, seleccionadas de todas partes del mundo y en una competencia a la que solo fueron invitados directores que hubieran hecho una o dos películas de ficción. El premio del Jurado fue repartido entre Last Visit de Abdulmohsen Aldhabaan (Arabia Saudita) y Mosaic Portrait de Zhai Yixiang (China). El premio al Mejor director fue para el tunecino Ala Eddine Slim por Tlamess, mientras que el premio a la Mejor actriz fue compartido por las británicas Nichola Burley y Roxanne Scrimshaw, coprotagonistas de Lynn + Lucy de Fyzal Boulifa. Finalmente, el premio al Mejor actor fue para Toby Wallace por Babyteeth de Shannon Murphy (Australia). En las seleccionadas para competir también estaba la producción independiente norteamericana Mickey and the Bear, protagonizada por la actriz estadounidense Camila Morrone, cuyos padres son argentinos y habla perfectamente el español. Asimismo compitió la película brasileña The Fever de Maya Da-Rin.

Si algo distingue al Festival Internacional de Cine de Marrakech es el nivel del talento que se acerca hasta esta bella ciudad marroquí y en esta nueva edición, que se celebró del 29 de noviembre al 7 de diciembre, eso no fue la excepción. Desde la llegada de Marion Cotillard a la ceremonia de apertura como la presencia de Robert Redford sobre el cierre, hubo allí una sucesión permanente de grandes figuras. Harvey Keitel participó de una conversación con el público, y lo mismo ocurrió con Redford, que también recibió un premio en una ceremonia especial en la que se proyectó su última película como protagonista, The Old Man and the Gun, pero además hubo homenajes a Pryianka Chopra Jonas, la actriz que reparte su tiempo entre Bollywood y Hollywood, al legendario realizador francés Bertrand Tavernier y a la actriz marroquí Mouna Fettou. Cada homenaje incluyó una retrospectiva con algunas de sus películas más importantes.

Además hubo conversaciones frente a una audiencia con el director italiano Luca Guadagnino, el ruso Sergei Loznitsa, el palestino Elia Suleiman, el productor británico Jeremy Thomas, el actor y director francés Roschdy Zem, la actriz tunecina Hind Sabri y la estrella iraní Golshifteh Farahani. Este año hubo también una celebración del cine australiano que incluyó la proyección de 25 películas, entre ellas algunos clásicos como Shine, A Cry in the Dark, Black Robe, Picnic at Hanging Rock, Mad Max y Rabbit Proof Fence. Naomi Watts, Abbie Cornish, Jason Clarke, Gillian Amstrong, Bruce Beresford, Anthony LaPaglia, Ben Mendelsohn, Radha Mitchell, Miranda Otto, Richard Roxburgh, Geoffrey Rush, Greta Schacchi, Fred Schepisi, Sara Snook y Aden Young fueron invitados a pasarse unos días en Marruecos como parte de la delegación australiana.

Hay que destacar que los boletos eran gratuitos tanto para asistir a las conversaciones con las estrellas como para ver películas en alguno de los 5 sitios que formaban parte del circuito de proyección, que incluía una gran pantalla en el sitio más popular de Marrakech, Jmaa el Fna, una enorme plaza en donde el cine tuvo que competir por la atención de los transeuntes con los encantadores de serpientes, los acróbatas y los monos domesticados, así como con comerciantes que ofrecían todo tipo de productos.