Pixelatl marca el camino al éxito de la animación hispana

by Rocio Ayuso August 22, 2018
Poster for Pixelatls 2018

pixelatl

La ciudad mexicana de Cuernavaca se convertirá el próximo 4 de septiembre en la capital de la animación con la séptima edición del Festival Pixelatl. Se trata del principal encuentro vinculante entre creadores iberoamericanos y las industrias globales de la animación, el cómic y los videojuegos. Seis días dedicados a la promoción de proyectos emergentes, la construcción de una red de colaboración internacional y la búsqueda de  nuevos públicos hispano hablantes con un espíritu de comunidad. Detrás de esta operación está José Iñesta, su director, decidido a cambiar el futuro de México con cada película animada. Iñesta desgranó para la HFPA el origen y los sueños de este mercado que este año contará entre sus invitados de honor con la presencia del director de Coco, Lee Unkrich. Además Pixelalt destacará la labor de la mujer en la animación con la presencia de Deanna Marsigliese, directora de arte de personajes en Incredibles 2, y Hillary Florido, escritora y artista de Hora de la aventura y Steven Universe, entre muchos otros más de sus invitados.

Esta es ya la séptima edición de Pixelalt. ¿Cómo nace esta iniciativa?

El festival surge ante la carencia que había en México de propiedades intelectuales propias. Consumimos gran cantidad de contenido pero de otros países. En 2012 la única serie propia era El Chavo Animado que hizo Anima Estudios. De ahí que consideramos que era el momento de crear contenido relevante porque México es un país lleno de brechas sociales, económicas y culturales y vemos en la industria audiovisual el mecanismo para reconstruir el tejido social.

Después de siete años, ¿cuál es el balance?

Pixelalt se ha convertido en un mercado relevante en Iberoamérica. Somos el espacio en el que artistas se reúnen con los productores, con los inversionistas. También ofrecemos un congreso para escuchar a los profesionales del sector y un programa de largometrajes que muestra nuestros logros. La industria de la animación iberoamericana está creciendo. Premios como los Quirino, que reconocen lo más destacado de nuestra animación, no serían posibles si no nos hubiéramos puesto de acuerdo todos los países iberoamericanos. Nosotros gestamos los proyectos, somos la semillita y los Quirinos, nuestra cosecha. Y debemos de aplaudir ese triunfo.

Scenes from the Mexican animation event Pixelatl

Coco,fenómeno en México; el director de Pixelatl, José Iñesta; relajarse en Pixelatl.

disney/pixelatl

 

Antes hablabas de un mercado que en sus orígenes estaba dirigido a México. ¿Cuándo dio el salto para cubrir todo el ámbito hispano parlante?

 Siempre fue nuestra ambición. Fuimos creciendo hasta que hace un año nos convertimos en la plataforma para toda América Latina. Compartimos algo más que un idioma y en lugar de presentarnos como México, un mercado de 120 millones de personas, nos presentamos como América Latina, con más de 500 millones. Este año contamos con la presencia de 10 delegaciones de España y otras tantas de Chile, 6 de Colombia y 12 de Ecuador y otros países. También vemos el interés en las plataformas que participan: Netflix, Amazon Studios... El año pasado Netflix escogió aquí una propiedad de Chile. Eso no se había visto antes. Y Las Leyendas (Legend Quest) ya va por la segunda temporada. Además, Netflix también está desarrollando la serie Raise the Bar, de Fernanda Fritz.

Lee Unkrich, director de películas como Toy Story 3 y Coco, ambas ganadoras del Globo de Oro a la mejor animación, será la figura central de esta edición de Pixelalt. ¿No es extraño homenajear a un nombre de Hollywood en un mercado que quiere potenciar la producción iberoamericana?

 Coco fue un fenómeno en México, la película más taquillera de nuestra historia. Y está plagada de talento hispano. Además fue una película que abrió la puerta para que productores y distribuidores se fijaran en México, en Latinoamérica, para buscar contenido. No debemos olvidar que el 13 por ciento de la población estadounidense es hispano hablante y Coco nos ha permitido poder ver a nuestra familia en la pantalla animada y eso es fuente de seguridad y de orgullo, venga de donde venga.