Proyecto Libro Azul: Reviviendo el misterio del fenómeno ovni

by Mario Amaya April 25, 2020
Project Blue Book 2020

history channel

La serie Proyecto Libro Azul (Project Blue Book) estrenó su segunda temporada por el canal History, y cuenta con la actuación de Aidan Gillen, actor recordado por su papel de Littlefinger en la serie Game of Thrones, aunque en esta ocasión interpreta al Dr. Allen Hynek, un científico vinculado en una investigación extraordinaria en una historia que transcurre a mediados de la década de 1950, cuando la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética, estaba en pleno apogeo, y el espionaje estaba en todo su esplendor entre las dos potencias.El personaje interpretado por Gillen está basado en un verdadero científico, y le acompaña el capitán del Ejército Michael Quinn (interpretado por Michael Malarkey). Juntos llevan adelante el “Proyecto Libro Azul”, cuya misión es determinar si los objetos voladores no identificados, conocidos como ovnis son una amenaza potencial para la seguridad de los Estados Unidos. Hynek y Quinn, investigan avistamientos de ovnis y casos relacionados con encuentros cercanos del tercer tipo. Ya en los episodios de la primera temporada se ven algunos de los casos más sonados de la historia en esta temática como el famoso incidente Roswell y el del Área 51.

Los creadores de la serie Proyecto Libro Azul no esconden su creencia de que hay civilizaciones inteligentes fuera de este planeta. David O’Leary y Sean Jablonski reconocen, de hecho, que aquello les sirvió para poner todo su entusiasmo en la primera temporada de la producción, inspirada en las experiencias personales del astrofísico J. Allen Hynek, reclutado por la Fuerza Aérea de Estados Unidos para encabezar esta operación secreta (proyecto Libro Azul), que investigó miles de casos, 700 de los cuales permanecen sin resolverse en la actualidad.Ahora, O’Leary y Jablonski llamaron de nuevo a Gillen para que se metiera otra vez en la piel de Allen Hynek, en esa narrativa de ficción histórica, drama y acción que propone investigar casos alrededor de los ovnis y otras conspiraciones en torno a ese tema, que no deja de causar debate cada vez que se trata el tema en las pantallas.

“Esta serie es una serie de ciencia factual, en lugar de ser una serie de ciencia ficción, porque la historia se presenta muy en serio y muy real”, comentó Gillen. “Inicialmente, me fascinó porque se basa en investigaciones reales y en personas que realmente existieron. Y el hecho de que la compañía de Robert Zemeckis esté detrás de esta producción también me dio un pequeño impulso”, añadió.

Para él, más allá de la creencia o no en ese tipo de fenómenos, lo cierto es que es algo que no está exento de análisis, así sea a través de una serie con elementos de ficción. “Para la gente que ha vivido experiencias de encuentros de ese tipo, sea que hayan pasado o no, debe ser muy fuerte tratar de sostener esa historia por el resto de tu vida, sobre todo si no sucedió. Es algo bastante peculiar”, comentó.

Lejos de moverse en terrenos de producciones como Los Archivos X, Alien Nation o hasta la clásica V: la batalla final, que enmarcaban sus tramas en la supuesta convivencia, conflicto o interacción con seres de otras galaxias, Proyecto Libro Azul prefiere apostarle más a una experiencia científica que se relaciona con elementos conectados con las altas esferas del poder, la paranoia y situaciones inexplicables que ponen a prueba al científico que lidera la historia.

Además, la serie también mantiene la receta de entretenimiento con un poco de nostalgia. “La nostalgia siempre vende. Nuestra historia transcurre en los 50, una época que se explotó muy bien en el cine y la televisión. La temática es muy atractiva, y el tono de paranoia engancha mucho”, explica Gillen, quien es en realidad quien se roba el show en todo este entramado. Hynek –su personaje– es un hombre considerado, determinado y consistente que, en esta nueva temporada, evoluciona en su relación con el capitán Quinn (un militar que lo ayuda en sus investigaciones)

Pero ahora la trama da un salto a una nueva etapa, con historias como al del Skinwalker Ranch, una propiedad de 512 hectáreas cerca del estado de Utah y con fama de ser el sitio de numerosos eventos paranormales y avistamientos de luces extrañas en el cielo.

Así como la situación que vivió una familia de una zona rural de Kentucky que afirmó haber sido visitada por extraterrestres la noche del 21 de agosto de 1955.Todo ello sumado a algunas pinceladas de presuntos experimentos de control mental de la CIA, y hasta un episodio que sigue a Hynek en su papel de consultor experto de la película de Steven Spielberg Encuentros cercanos del tercer tipo, estrenada en 1977 y que fue una de las que exploraron el posible acercamiento a seres extraterrestres con algo de base científico, lejos de las tramas de invasiones y con un elemento emocional muy impactante. “Creo que nuestra intención también es ampliar el interés y llegar a un público que exceda el de los interesados en los ovnis. Queremos que llegue a una audiencia mucho más universal”, enfatizó Gillen.

El actor dice además de haber sentido curiosidad por la posibilidad de otras vidas en el universo, algo que le llamó mucho la atención para involucrarse en esta producción. “Es algo en lo que he pensado mucho porque es algo obvio en lo que pensar. Para mí, parece obvio, en un universo infinito, que es poco probable que seamos las únicas formas de vida. Eso parece bastante improbable. Al igual que Hynek y Carl Sagan, también soy consciente de las distancias entre las estrellas y la velocidad finita de la luz, entre muchos factores de la física. No sé acerca de la posibilidad de tener visitantes, pero la comunicación con otra civilización es probablemente solo cuestión de tiempo”.

Debido a que estas historias se basan en hechos reales, y los giros y vueltas del programa realmente muestran cómo la verdad es más extraña que la ficción, lo que más le ha sorprendido a Gillen de estos casos es el apego de la gente a las historias que quieren contar al mundo. “Es muy notable es el riguroso apego a sus historias, sin importar cuán fantástico parezca o cuán ridículo les parezca a los demás. Muchos de estos son de personas que no buscaban para nada atención”, explica el actor. “Por supuesto, algunos de ellos pueden ser un engaño, creado por alguien que busca atención. Hubo pilotos comerciales, pilotos militares y controladores de tráfico aéreo que informaron lo mismo, con un buen grado de renuencia. Entonces, cuando te pones en la línea de esa manera y te apegas a tu historia por el resto de tu vida, algo debe haber sucedido allí. No sé qué es, pero es fascinante”, finalizó.