Raúl Castillo: "Todavía nos queda mucho por hacer"

by Gabriel Lerman May 4, 2019
Actor Raul Castillo

gary gershoff/getty images

Ha tenido una notable carrera en Hollywood que comenzó poco más de una década atrás cuando debutó en Amexicano y desde entonces no paró de trabajar. En los últimos años, gracias a un papel crucial en la serie de HBO Looking, su figura ha ido creciendo, al punto que tuvo uno de los mejores años en 2018, cuando protagonizó el film We the Animals, e hizo papeles importantes en las series Atypical y Seven Seconds. Pero su mayor oportunidad ha llegado con El Chicano, la película de Ben Hernández Bray que ha sido coescrita por Joe Carnahan y que cuenta la historia del enmascarado que le da el título a la película, un justiciero que no duda en jugarse la vida para detener a los inescrupulosos líderes de un cartel mexicano que se ha apoderado del Este de Los Ángeles. Allí Raúl Castillo encarna a Diego, un detective policial que recurre a su disfraz cuando no puede resolver los problemas como uniformado. En el vasto elenco latino del film se destacan George López, Aimee García, José Pablo Cantilo, David Castañeda, Marlene Forte, Sal López, Emilio Rivera y en una pequeña participación, la mismísima Kate del Castillo.

¿Cómo fue lo de tener tu primer papel protagónico?

Es algo por lo que vengo trabajando desde hace mucho tiempo. Fue un honor aceptar el papel, porque el director puso todo su corazón en la película, en el guion y en el proyecto en general. Fue una gran responsabilidad, que no me tomé a la ligera. Estaba verdaderamente entusiasmado.

¿Cuáles fueron los desafíos de hacer una película con tanta acción?

Las escenas de acción requieren de mucha energía, pero esta era una película independiente que tenía una serie de desafíos, ninguno de los cuales me puso nervioso. No teníamos un presupuesto tan pequeño y nuestro director viene del mundo de los dobles de cuerpo. El mismo lo es y también es coordinador de dobles. Muchos de los que trabajan con él lo han hecho durante años, por lo que había mucha unidad tanto en el equipo técnico como en el elenco.

¿Y en lo personal?

La parte física es la más fácil. Es trabajo duro, pero sé como hacerlo. Alcanza con ir al gimnasio y prepararme con todas mis fuerzas. Este es un personaje divertido por el aspecto físico del trabajo. Pero las escenas son muy arriesgadas y tienes que tomarte tu trabajo muy seriamente, para no lastimarte tu ni que tus compañeros de equipo puedan salir lastimados. La verdad es que me sentí como que estaba jugando como si fuera un niño mientras hacía el personaje. Es el tipo de entusiasmo que tienes cuando estás en la yarda trasera usando tu imaginación para crear escenarios y circunstancias. Esa parte fue integral al proceso y fue muy divertida. Fue duro, pero disfrutable.

No es muy habitual en el cine que el policía se ponga una máscara y salga a hacer lo que no puede con el uniforme con tal de proteger al mundo..

No es así, era algo que ocurría en Death Wish, la película de Charles Bronson que trataba de venganza y que iba mucho más allí. En el caso de Diego, el descubre que volverse violento puede ser complicado en la vida real. Se da cuenta que al convertirse en detective para tratar de ayudar a su comunidad, termina distanciándose de ellos y ese es el viaje que el atraviesa. Es todo un descubrimiento para él. Antes de hacer el papel, conocí a un verdadero detective que trabaja encubierto y pude descubrir muchas cosas de su trabajo. Salí a recorrer el Este de Los Ángeles, me involucré mucho con la comunidad y todo eso me ayudó mucho a la hora de hacer la película.

¿Alguna vez se plantearon que El Chicano tuviera superpoderes pero no lo pudieron hacer por cuestiones de presupuesto?

No, siempre estuvo en claro que este hombre no tiene superpoderes.

A scene from "El Chicano", 2018

briarcliff entertainment

 

El mundo que presenta la película es mayoritariamente latino. ¿En qué medida se parece a McAllen, la ciudad de Texas en la que te criaste?

El lugar que mostramos en la película es real y es muy diferente a mi ciudad por muchas razones. Es una parte de Los Ángeles que tiene una gran comunidad mexicana, pero es muy diversa y hay gente de muchas otras partes de América Latina y del resto del mundo. Es un lugar muy distinto. Creo que eso explica porque ciertas comunidades funcionan de la manera en que lo hacen, mientras que McAllen era una ciudad muy pequeña.

Los hermanos Russo dicen que el próximo paso de Marvel será incluir más diversidad, pero sin embargo, eso no se refleja en la cantidad de latinos que trabajan en sus películas. ¿Te parece que El Chicano es una buena muestra de que el talento está allí para cuando ellos lo necesiten?

Por supuesto. En la película tenemos gente como George López, como Aimee García, es una larga lista de actores y actrices y el elenco es verdaderamente increíble. Todos los que vinieron a participar de El Chicano lo hicieron porque creían en el director y eso se nota en el resultado. Estoy muy orgulloso de lo que he logrado con este personaje y por haber estado rodeado por este nivel de talento.

¿Ceees que alguna vez veremos una película de Marvel con puros actores latinos, tal como lo hicieron en Black Panther con los afroamericanos?

Eso espero.

Llevas muchos años trabajando en Hollywood. ¿Cuán difícil es encontrar proyectos como éste que tienen tantas oportunidades para el talento latino?

Es muy difícil porque los latinos son el 25 por ciento de los asistentes a los cines y somos menos del tres por ciento en la pantalla. Es un panorama bastante desesperanzador. Realmente no hay trabajo para nosotros, pero creo que lo que está ocurriendo ahora es que nos estamos metiendo delante y detrás de las cámaras, y en los salones de guionistas, en donde estamos contando nuestras propias historias. Cada vez hay más estrellas y yo estoy muy orgulloso de sus proyectos. Los guionistas son latinos y hay muchos proyectos que yo he hecho con ellos. Es impresionante la cantidad de guionistas y directores latinos que están listos para contar sus historias.

¿Por qué todas las obras de teatro que has escrito están ambientadas en la frontera?

Cuando era adolescente y comencé a subirme a los escenarios para actuar, me interesé en escribir obras y si bien todo indicaba que podía tener una carrera como actor, a mi lo que me más interesaba era escribir teatro. Me sentí muy inspirado por gente como August Wilson que escribía sobre Pittsburgh en sus obras, y por Tennessee Williams que escribía sobre el sur. Me di cuenta que los lugares son muy importantes a la hora de contar una historia y sabía que quería escribir sobre el lugar en el que crecí y la perspectiva que tenía sobre él. Eso también fue muy importante para mis obras. Lidiar con esas historias es muy especial para mi porque tiene mucho que ver con quien soy.

¿De qué manera te ha influenciado la cultura mexicana?

Mucho. Soy bilingüe y he estado yendo de un país al otro toda mi vida. He viajado mucho a través de México. Y sigo teniendo familia en Reinosa. Crecí a 10 minutos del puente fronterizo. La frontera ha tenido una enorme influencia en mi y yo trato de volver tanto como puedo, porque tengo muchos parientes y amigos allí. Es una comunidad muy unida, una ciudad muy pequeña, aunque de niño me hubiera gustado que fuera el doble de grande. Es una ciudad pero se siente como un pueblo. Tengo mucha familia a ambos lados de la frontera y extraño la comida, a la gente y muchas cosas más. Pero soy muy afortunado de poder hacer lo que hago y de tener el apoyo de mi gente en mi ciudad.

En mayo sólo se estrenarán en Estados Unidos dos películas en las que participan actores latinos, Ugly Dolls, en donde Pitbull le presta la voz a un personaje, y El Chicano, con un elenco integramente latino. ¿Te da la sensación de que aunque estemos creciendo todavía nos queda mucho por hacer?

Absolutamente. Tenemos mucho trabajo por delante. Aquellos que estamos progresando dentro de la industria tenemos que empujarnos los unos a los otros y enseñarnos mutuamente lo que sabemos, hablar sobre nuestras experiencias para poder crecer como comunidad y en nuestras carreras. Yo creo que los latinos que recién están empezando se fijan en lo que he hecho yo. En mi caso, comencé en una compañía teatral de aquí de Nueva York que se llama Labyrinth, que aunque hoy es muy multicultural sigue siendo muy latina en su ADN, con actores increíbles que me estimularon mucho para que saliera adelante. Yo espero poder hacer lo mismo por otra gente, ayudar a los que hoy empiezan. Pero estoy de acuerdo, creo que todavía nos queda mucho por hacer...