Reinaldo Marcus Green: "Puerto Rico es parte de mi crianza"

by Gabriel Lerman September 29, 2018
Filmmaker Reinaldo Marcus Green

michael loccisano/getty images

Su primera película, Monsters and Men, que esta semana llega a los cines norteamericanos, se destacó en el pasado Festival de Sundance por dos razones: por un lado, ganó el Premio Especial del Jurado pero por el otro, fue el único film realizado por un norteamericano de orígen latino que fue seleccionado para el importante evento. Una de las muchas historias que este año han aparecido en el cinen que cuestiona la brutalidad policial, se destaca también porque sus protagonistas, Anthony Ramos y John David Washington, han subido varios escalones en su camino al estrellato desde que la rodaron. Pocos días antes del estreno conversamos con Reinaldo Marcus Green sobre su primer film, su pertenencia tanto al mundo latino como al afroamericano y su relación con Spike Lee, su mentor y padrino cinematográfico.

¿Quienes son los monstruos y quienes los hombres en esta película?

Es una buena pregunta. Creo que el título alude a la dualidad de los hombres y mujeres, y las decisiones que toman. Todos tenemos nuestro lado bueno y nuestro lado malo, y la decisión de quedarnos callados o de levantar la voz es nuestra. Tenemos que elegir de que lado de la historia queremos estar. Todos llevamos dentro la voz del monstruo y la del hombre.

¿Te parece que el cine tiene el poder de cambiar la forma en la que actúa la policía en Estados Unidos?

Creo que puede ayudar. Hubo películas que tuvieron una gran influencia en mi cuando era joven, como Do the Right Thing, de Spike Lee. Ciertamente ayudó a que hablaramos del tema. En el caso de Manny, el protagonista del primer tercio de la película, él no sabe si lo que ha filmado en video ayudará a cambiar algo, pero él cree que si. Sin esos videos, no sabríamos de muchos incidentes que sin embargo ocurren todo el tiempo. Ciertamente creo que el cine puede ayudar a llamar la atención sobre algo de la misma manera que lo puede hacer la música. Este año tenemos muchas películas que tratan temas similares, y a mi entender, todos están tratando de hacer lo mismo, generar un debate sobre un tema del que tenemos que hablar. Creo que eso puede poner en marcha un cambio, aunque sea en la forma en que la gente está atenta a esta situación. Hoy tenemos una plataforma para llegar a las masas que nunca antes tuvimos.

No se si tu película cambiará la sociedad, pero ciertamente va a ayudar a las carreras de tus tres protagonistas. ¿Cómo fue que los elegiste?

Recurrí a Spike Lee, que me ayudó a elegir el elenco de un corto que hice y para esta película le pregunté si conocía nuevos talentos. El me habló de Anthony Ramos, que trabaja en su serie She's Gotta Have It. También me habló de John David Washington, de quien no conocía su trabajo. Yo había visto a Anthony en Hamilton y me pareció fantástico, pero nunca lo había visto en una película. En cuanto a Kevin Harrison Jr, lo conocí a través de otro director que lo había usado en una película.

En el caso de John David, tu película funciona para mostrar el contraste entre lo que hizo en Monsters and Men y en BlackKlansman...

Tal cual. Lo divertido es que Spike filmó esa película después pero luego la estrenó antes que nosotros. Fue una muestra de lo rápido que el puede hacer una película y distribuirla. Cuando eres Spike Lee, puedes lograr que el proceso sea más rápido. Pero ciertamente ha ayudado a nuestra película porque John David tiene un lugar en la industria mucho más importante hoy gracias a BlackKlansman que cuando hizo nuestro film.

¿Era importante para ti que uno de tus protagonistas fuera hispano?

Por supuesto. Yo soy mitad de orígen puertorriqueño, y además no vemos muchos puertorriqueños en historias que se cuentan sobre Nueva York en el cine. Me parecía importante aportar mi herencia y hablar sobre los temas que también ocurren en mi comunidad, porque hay muchos latinos que deben pasar por las mismas situaciones. Era esencial para mi que mi cultura estuviera representada en mi película. Es parte de quien soy y de mi crianza. Es muy raro que se vean varias culturas en una sola película y vuelvo a hablar de Do the Right Thing porque tuvo mucha influencia en mi, y allí Mookie tenía una novia puertorriqueña, algo que me encantó. Transcurre en una misma cuadra y allí hay gente de diferentes culturas. Quería que eso se viera también en mi film.

A sceen from "Monsters and Men"

Una escena de Monsters and Men.

moviepass films

 

¿Cuál es tu conexión con Puerto Rico?

Mis abuelos maternos nacieron en Puerto Rico y mi madre en Estados Unidos. Mi abuela no hablaba una palabra de inglés cuando se mudó aquí con sus hijos. Tengo mucha familia puertorriqueña viviendo en Orlando y en todo Estados Unidos. Pero no crecí con mi madre. Mis padres se divorciaron cuando yo era pequeño y perdí un poco el idioma, aún cuando de niño hablé primero español antes que inglés.

¿Cómo te reconectaste con tu herencia latina?

Mi madre sigue siendo mi madre, ahora ha vuelto a estar en mi vida y yo hablo con mis primos frecuentemente. Tengo familia que vive en la isla que ha sido afectada por el huracán. Yo siempre he tratado de mantener mi conexión con esa cultura aunque lamentablemente ya no hablo español. Siempre he tratado de mantener esa parte de mi herencia viva, es importante para mi y mas hijos. Mis padres eran una pareja interracial, y eso era tabú en su época, no lo aceptaron.

En Sundance este año eras el único director norteamericano de orígen latino. ¿Sientes que es más fácil triunfar como realizador afroamericano en este momento de la industria?

No lo se. Lo latino me resulta más difícil porque crecí en un hogar negro, y mi experiencia es afroamericana. Aunque soy mitad puertorriqueño, crecí con un padre y un hermano negro. Pero no puedo escapar al lado puertorriqueño y es algo que quiero explorar. Fue asombroso trabajar con Anthony Ramos, y aunque no hablo español lo entiendo, por lo que cuando se puso a hablar entre español e inglés me llevó a una época mía que ya no recuerdo porque cuando yo lo hablaba era muy pequeño. Mi hermano hizo una película llamada Gun Hill Road que trata de esta otra parte de mi familia y en la que trabaja Esai Morales. Puerto Rico es parte de mi crianza, de como veo el mundo y va a estar siempre presente en mi trabajo.

Además te llamas Reinaldo y tu hermano Ernesto...

Si, mi primer nombre es hispano y a mi hermano le tocó el del medio, por Ernesto Guevara. Mi segundo nombre es Marcus, por Marcus Grey. Mis padres eran revolucionarios de alma.

¿Es cierto que originariamente querías ser jugador de beisbol?

Si, el beisbol fue mi primer amor. Me postulé dos veces a las ligas mayores y no me aprobaron. Por eso me dediqué a enseñar y fui maestro de kindergarten durante un par de años, y luego me fui a Wall Street, en donde estuve varios años. Comencé en el cine porque mi hermano empezó a hacer películas de joven, luego fue a la escuela de cine, hizo cortos y más tarde un largo. Mientras él hacía todo eso yo estaba trabajando en otras cosas y nunca pensé en dejar mi trabajo para irme a filmar, pero vi a mi hermano viajando por el mundo con su arte y pensé que era algo maravilloso, mientras que yo estaba encerrado en una oficina. Se me ocurrió que estaría muy bien que hicieramos películas juntos como los hermanos Green. Así fue como empecé a pensar en producir películas. Finalmente decidí abandonar mi trabajo en Wall Street, fui a NYU y empecé a producir cortos, hice entre 25 y 30. Pero en el proceso me di cuenta que dirigir era algo que me podía gustar e hice un corto en 2014  llamado Short Cars que fue a Cannes en competencia, y eso me cambió la vida. El éxito que tuvo me hizo pensar que tal vez había un futuro para mi como realizador. Al año siguiente hice otro corto, Stop, que también fue exitoso y eso me dio la oportunidad de explorar si esto era algo que quería hacer en forma permanente. Y aquí estamos.

¿Cuán importante ha sido Sundance en el proceso de convertirte en director?

Fue muy improtante porque hay muy pocas historias nuestras que pueden llegar a convertirse en realidad porque no tenemos una plataforma. Haces una película y nadie la ve. Especialmente un film como este, es muy difícil conseguir distribución. Sudance es una plataforma que le puede dar una voz a este tipo de películas. Que nos aceptaran en Sundance, no solo en el festival sino en el laboratorio, y contar con ese apoyo, fue crítico para que esta película se hiciera realidad. Uno no consigue distribución en otro tipo de festivales, sobre todo cuando hablas de estos temas. Pero Sundance sí promueve la diversidad.