Rodrigo Santoro: “Los hispanos no somos minoría”

by Rocio Ayuso January 30, 2020
Actor Rodrigo Santoro

jc olivera/getty images

Rodrigo Junqueira dos Reis Santoro (Petropolis, Brasil; 22 de agosto de 1975), llegó a Hollywood antes de que se hablara de una mayor diversidad, del apoyo a las minorías o de la fuerza de los hispanos a la hora de acudir a las salas y mantener la industria de Hollywood a flote. Fue con la serie The Roman Spring of Mrs. Stone (2003) tras una larga carrera en su país natal. Desde entonces este brasileño que también habla español ha alternado trabajos televisivos como Lost o Westworld con una fuerte presencia en cine en filmes como Love, Actually o 300. Una dualidad que también le mantiene a caballo entre Río de Janeiro, donde tiene su casa y su familia, y Hollywood donde son cada vez más habituales esos proyectos que le mueven el corazón como su último trabajo en la serie Reprisal.

¿Cómo llega este proyecto a sus manos?

Recibí el guion de Josh Corbin y me pareció que estaba muy bien escrito, que era muy original y contaba con buenos personajes que estaban muy bien desarrollados. No conocía nada del mundo en el que se desarrolla la serie y eso abrió mi curiosidad, me intrigó. Hay algo que me llamó la atención en una historia que inicialmente parece de venganza, una historia violenta pero que esencialmente se centra en la familia. No es la familia en la que nací pero la serie muestra que hay otra forma de construir una familia que es eligiendo. Mi personaje, Joel, no ha tenido familia y necesita encontrarse a si mismo y encontrar a aquellos a los que considera familia. La serie también provoca una discusión moral de quién es bueno, malo, un debate sobre la violencia que me parece muy contemporáneo. Reprisal me provocó una sensación de miedo, de ansiedad, que me motivó a tirar para adelante.

¿Cuán diferente es el ritmo con Josh Corbin?

Con Josh tienes la sensación de que las cosas no acaban de pasar. Le gusta desarrollar la trama con calma. Hay tiempo. Las cosas van pasando en un ambiente hostil y hay que darles tiempo para que la historia nos rebele hacia dónde va.

A scene from the Hulu series "Reprisal"

Rodrigo Santoro en una escena de Reprisal.

hulu

 

¿Da más tiempo trabajar con un streaming como Hulu para Reprisal comparado con su trabajo en televisión en Brasil o más recientemente con Westworld o con Lost?

Es difícil comparar porque son formatos diferentes. El presupuesto es el que decide. Westworld es la producción más grande que he hecho, su presupuesto, su elenco, sus miras. Y en ese sentido es la más grandiosa. Es como cuando comparamos cine con televisión. En cine hay que contar la historia en dos horas y cada mirada, cada respiración, tiene que contar algo. En la tele tienes más tiempo, tienes espacio para desarrollar el viaje. Un viaje todavía más largo si hablamos de series en abierto como Lost. Esa es una experiencia casi teatral porque con ese tiempo la serie te da la oportunidad de convivir más profundamente con el personaje y te permite sentir lo que siente el público. Eso no pasa en el cine. Para cuando ven la película no hay otra temporada. Y a mi me encanta ese contacto, contar con la respuesta del público.

¿Cómo han mejorado, si lo han hecho, las oportunidades que ofrece Hollywood a un hispano?

Cuando llegué a Hollywood con The Roman Spring of Mrs. Stone no había nada. No había redes sociales, no había streaming, no había globalización lo que me permitió presenciar la apertura del mercado, no solo a los latinos sino a los artistas extranjeros en general. Las minorías fueron cobrando fuerza pero lo curioso es que los hispanos no somos minoría. Somos casi la mayoría.  Pero hay que crecer y mucho. Si echamos cuentas de cuanta representación tenemos y cual es nuestro porcentaje en la población te das cuenta que nos queda mucho por andar.

¿Y cómo está la situación del audiovisual en Brasil?

Nunca he dejado de trabajar en Brasil y de hecho ahora estoy hablando con un director brasileño para mi próximo proyecto. Me encanta trabajar en mi propia lengua y estar cerca de mis raíces. Es algo que me retroalimenta, me fortalece. También acabo de estrenar El traductor en Cuba el año pasado. Busco historias que me conmuevan que me toquen el corazón, el alma, vengan de donde vengan. Ese es mi motor, mi forma de trabajar. Pero en Brasil el audiovisual está enfrentándose a un momento muy difícil porque hay problemas con el incentivo, con la agencia de cine, y la producción no está caminando. En ese sentido las plataformas digitales son las que están ayudando a mantener el sector. Con la llegada de Netflix o Amazon, ellos se han convertido en los empleadores que están manteniendo el audiovisual.