Roma: Un viaje por la memoria de Alfonso Cuarón

by Paz Mata November 5, 2018
Director Alfonso Cuarón

gareth cattermole/getty images

Alfonso Cuarón regresa a casa para ofrecernos el que sin duda es su trabajo más personal y deslumbrante hasta la fecha, Roma. Una carta de amor a las mujeres de su vida, esas mujeres que le vieron y ayudaron a crecer, mujeres que vivieron y sufrieron en el anonimato y que fueron testigos mudos de cambios sociales en el Mexico de los años 70. 

El film, inspirado en su propia familia, nos cuenta la historia de Cleo, una sirvienta en casa de una familia adinerada, con la que convive y para la que ejerce de niñera, doméstica y también amiga. Cleo es una más de la familia, aunque siempre salvando la frontera infranqueable entre criados y patronos. Cuarón forma parte de esa historia, la historia de su infancia (él es ese niño que corretea por la casa) y de las dos mujeres que la marcaron. Cleo (interpretada por la magnifica Yalitza Aparicio), que en la realidad se llamaba Libo, a quien dedica la película, la doméstica, de origen indígena, que queda embarazada tras sus primeras experiencias sexuales, y Sofia, su madre (interpretada por la actriz Marina de Tavira), la señora de la casa a la que el marido está a punto de dejar por otra mujer.

La historia se forjó en 2006, pero en el camino se cruzaron otros proyectos de mayor envergadura, entre ellos Gravity, por el ganó un Globo de Oro y un Oscar en el 2014. Para Cuarón hacer esta película ha sido un proceso transformador: intercambiando los recuerdos de su niñez, en los que veía a Cleo como una segunda madre, pero nunca como a una mujer. De ello se dio cuenta después de mantener extensas conversaciones con ella, que han servido para moldear la trama del filme, Cleo es una  mujer que nunca tuvo una vida fácil. Tampoco la tuvo su madre biológica, la Sra. Sofía (Marina de Tavira), retratada como el otro pilar irrenunciable del hogar de esta versión paralela a la de los Cuarón, residentes en el México D.F. de los años 70. Es una historia sobre mujeres fuertes en constante estado de supervivencia. Mujeres que trabajan, que son madres, que se enamoran, que sufren, que esperan, que toman las riendas, que tienen sexo, que son abandonadas y lloran y se enfadan y salen adelante.

“Cuando decidí hacer esta película no era consciente de sus consecuencias,” explica Cuarón, admitiendo que fue un rodaje largo y complejo. “Fue ya avanzado el rodaje cuando me di cuenta de lo mucho que me estaba afectando, de lo intenso y, a veces, doloroso que estaba resultando para mí, pero al mismo tiempo de la suerte que tenía de poder recrear y revisitar mi vida, cosa que no todo el mundo tiene la posibilidad de hacer.

Director Alfonso Cuarón ifilming "Roma"

Cuarón con Yalitza Aparicio.

netflix

 

En esta carta de amor de Cuarón a las mujeres de su vida, mujeres valientes a las que les tocó adoptar un infravalorado y agridulce papel, Cuarón se distancia de la historia, utilizando amplias panorámicas para contar eso que él, como infante, no experimentó de la forma que realmente fue.  “Cuando rodaba la escena en que mi padre abandona el hogar me di cuenta de que estaba de muy mal humor,” confiesa el director, “porque hasta entonces había juzgado a mi padre, pero en ese momento en el que dirigía al actor que lo interpreta me di cuenta de que mi padre se sentía asfixiado en esas circunstancias y aunque eso no le exime de culpa, yo lo pude ver desde una perspectiva muy distinta.” Lo mismo ocurre con Cleo, la película me forzó a verla como una mujer que procede no solo de una herencia indígena sino de una clase social baja, y en una sociedad como la que yo viví, la clase, el dinero y la raza estaban directamente relacionadas.

Para Yalitza Aparicio, que en el film habla en Mixteco, su lengua nativa, su primera incursión en el mundo del cine ha sido una maravillosa aventura que continuará por algún tiempo. “Ha sido una experiencia extraordinaria, nunca hubiera imaginado viajar y conocer otras culturas y esta película me ha ofrecido esa oportunidad,” cuenta Yalitza en nuestro encuentro con ella en el pasado festival de Venecia. Para esta profesora de educación infantil en el estado de Oxaca, la historia de Cleo es la historia de muchas mujeres en Mexico. “Es una experiencia por la que han pasado la mayoría de las mujeres nativas de mi país, que salieron del mundo rural para buscar mejores oportunidades de trabajo en la ciudad. Cuando Alfonso (Cuarón) me pidió que no actuara, que sintiera siempre que yo era Cleo, yo me inspiré en mi mamá,” cuenta Aparicio, a quien le gustaría seguir por los caminos de la actuación si se le brinda otra oportunidad como esta, sobre todo si se trata de dar más proyección a su cultura. “Para mí ha sido muy importante interpretar a una indígena que representa mi cultura. La lengua Mixteca se está perdiendo y este tipo de papeles son muy importantes para hacer llegar a todo el mundo la importancia de preservar nuestra lengua y nuestra tradición.”

También era importante para Cuarón incluir el contexto de la época, que se desenvuelve por detrás de los personajes, a veces de forma silenciosa y otras, como en la manifestación estudiantil, de forma atronadora. “En el film reproduzco una parte de mi vida, con actores que son idénticos a esas personas que convivieron conmigo en esa época, pero al mismo tiempo está hecho desde el punto de vista de un hombre de cincuenta años, que echa la mirada atrás, a los años 70, para darse cuenta de que la desigualdad de clases, de género y de raza sigue siendo un problema contemporáneo.”