Roman Griffin Davis, nominado como Mejor actor de comedia/musical

by Gabriel Lerman January 2, 2020
Actor Roman Griffin Davis, Golden Globe nominee

magnus sundholm/hfpa

Los Globos de Oro tienen una larga historia honrando a los niños actores. En 1974, Tatum O'Neal fue candidata como Mejor actriz de reparto por Paper Moon cuando sólo tenía diez años de edad, y además terminó llevándose el prestigioso premio, convirtiéndose en la ganadora más joven en la historia del Globo, un récord que todavía mantiene al día de hoy. En 1979, Justin Herny fue nominado como Mejor actor de reparto por su impresionante trabajo en Kramer vs. Kramer cuando tenía tan sólo ocho años, y Quvenzané Wallis tenía apenas nueve al recibir su candidatura como Mejor actriz en 2013 por Annie. Además, antaño, existía una categoría, la de Mejor nuevo artista que luego fue discontinuada. El ganador más joven de ese premio fue Ricky Schroder, quien se lo llevó en 1980 a los nueve años por su inolvidable labor en The Champ.

Lo cierto es que revisando la historia del emblematico trofeo los ejemplos de niños actores nominados abundan. En 2000, Haley Joel Osment fue candidato por The Sixth Sense con doce años de edad. Kirsten Dunst recibió la primera de sus 3 candidaturas en 1995 por Interview with the Vampire a esa misma edad y Anna Paquin tenía once en 1994 cuando fue nominada por primera vez por The Piano. Por su parte, Macaulay Culkin tenía diez en 1991 al ser candidateado por Home Alone, y la lista continúa.

Por eso no sorprende que Roman Griffin Davis, quien tenía once años cuando filmó Jojo Rabbit, haya sido reconocido con una nominación como Mejor actor de comedia o musical por su asombrosa participación en el nuevo filme de Taika Waikiki que también compite como Mejor película, aún cuando se trate de su debut cinematográfico. Roman, que hoy tiene doce, se ha criado en el mundo del cine, ya que es hijo del director de fotografía británico Ben Davis, cuya carrera incluye importantes títulos como Captain Marvel, Dumbo, Doctor Strange, Avengers: the Age of Ultron, Guardians of the Galaxy y la ganadora del Globo de Oro a la Mejor película dramática, Three Billboards Outside Ebbing, Missouri. Su madre es la guionista y directora de cortometrajes francesa Camilla Griffin.

Cuando tenía nueve años, Roman decidió que quería ser actor, y desde entonces el niño nacido en Londres se la ha pasado de audición en audición. En los hechos, fue durante una prueba para Ford vs. Ferrari que Roman escuchó que estaban audicionando para Jojo Rabbit y sin dudarlo le pidió a su madre que lo llevará a la otra audición, a la que llegó casi sin haberse aprendido los parlamentos. En su encuentro con la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood, el director Taika Waikiki explicó: "Trato de contratar niños que sean muy parecidos a los personajes que he escrito para que no tengan que actuar demasiado. No me parece justo llenarle la cabeza a un niño con argot actoral, es mejor cuando pueden ser ellos mismos y decir los diálogos, porque obtienes una mejor interpretación de esa manera".

Para dar con el niño que iba a interpretar a Jojo, una pieza clave para que la película funcionara, Waikiki realizó un largo proceso de audiciones: "Roman llegó cuando ya estábamos sobre el final. Llevábamos cuatro meses haciendo audiciones cuando él apareció de la nada y nos fascinó. Lo que tiene Roman es que es increíblemente sensible, maduro emocionalmente y muy conectado con los demás. A él le importan las otras personas, y de la misma manera en que ningún niño nació perteneciendo a las juventudes hitlerianas o siendo nazi con esos ideales en la cabeza, esas eran las cualidades que queríamos ver en ese personaje. Si Roman pudo representar al Jojo que yo quería, indudablemente es un gran punto inicial para su carrera", señaló el realizador neozelandés en su encuentro con la HFPA.

Griffin Davis, que en la película encarna a un integrante de las juventudes hitlerianas que tiene un amigo imaginario que es Adolf Hitler (intepretado por Waikiki), le contó a los periodistas que integran la organización que otorga los Globos de Oro que aunque sabía lo que había sido el Holocausto cuando lo eligieron para el papel, desconocía que hubieran existido las juventudes hitlerianas: "cuando empecé a investigar y a ver documentales, me impresionó ver lo espeluznante y psicópata que fue todo aquello, en donde los nazis le lavaban la cabeza a los niños y los manipulaban para convertirlos en robots, capaces de tirarse delante de los tanques enemigos si era necesario", les dijo con esa frescura implacable que tiene y que logró darle a su Jojo.