Rosa Salazar: “Los hispanos somos los más trabajadores del planeta”

by Rocio Ayuso February 13, 2019
Actrsss Rosa Salazar at the premiere of "Alita Battle Angel," 2019

alberto e. rodriguez/getty images

Con Alita: Battle Angel ha nacido algo más que una nueva franquicia con el sello de James Cameron. Con esta adaptación del popular manga ha nacido una estrella. Y es latina. Se llama Rosa Salazar. Tiene 33 años y ni un pelo en la lengua. Nació en Estados Unidos, en Washington DC para ser precisos aunque en algunas biografías la confunden con canadiense. Pero ella siente que nació en Perú, país de origen de su padre, de su abuelita y de todo el barrio en el que se crió. Una herencia de la que está orgullosa aunque como admite en esta entrevista con la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood sus orígenes no siempre se lo han puesto fácil. Ni en este país ni en esta industria. Pero de la mano de Robert Rodríguez Salazar lo ha dado todo. Y le queda aún más para un futuro como mujer hispana que llega pisando fuerte.

¿Puede aclararnos la conexión con Perú?

 Mi padre es peruano. Un inmigrante que vino a este país para construir su sueño y darnos una vida mejor a mi, a mis hermanos, a mi familia. Soy mitad peruana y me identifico mucho con este lado de mi familia. Hasta que mis padres se divorciaron pasé mucho tiempo con ellos, absorbiendo su cultura, la comida de mi abuelita, su música, en un barrio de Washington DC que en los 80 y 90 era peruano, todos los negocios, las familias, los amigos, hasta los desfiles eran hispanos. Ahora con la  gentrificación es muy diferente.

Su nombre, su energía, habla español pero su madre era estadounidense. ¿Cómo concilió las dos culturas?

Mi madre es de Maryland pero siempre me tiró más mi lado latino. Mi padre siempre me dijo: Nunca se te olvide que eres hispana. Y no era el mejor momento. Crecí sin ser lo suficientemente blanca para los blancos, ni lo suficientemente hispana para los hispanos ni lo suficientemente negra par los negros con los que conviví en mi barrio. Crecí en esa zona de nadie que te puede aislar y mucho pero mi padre siempre me dejó muy claro quién era y le estoy muy agradecida. Conocí muy pronto lo que es la soledad pero te diré que una lección tan dura tan temprano fue genial porque me convirtió en esa persona empoderada que soy, capaz de manejarse por la vida tanto que cuando llegué a Hollywood solo podía pensar eso de que esto no es tan difícil.

A scene from "Alita, Battle Angel"

Rosa Salazar como Alita en una escena de Alita: Battle Angel.

20th century fox

 

Alita: Battle Angel habla de segundas oportunidades. ¿Ve similitudes con la oportunidad que ofrece esta cinta a su carrera?

Claro que lo veo. Te enseñan a fuego que en Hollywood no hay lugar para ti, que nunca contratan actrices latinas a menos que seas la amiga de. Y yo quería ser la heroína.

Pero cuando (el productor) John Landau dice que durante años no pudieron hacer Alita porque no encontraban a la chica adecuada lleva razón. Y buscaron mucho. Fui la mejor persona para el trabajo. Punto. No es coincidencia que (el realizador) Robert Rodríguez y yo seamos latinos. Los hispanos somos los más trabajadores del planeta. Llevamos en nuestros genes el trabajo duro. Y nunca tiramos la toalla.

¿Han mejorado las cosas en Hollywood para los hispanos?

Los comienzos son siempre muy duros. Y si eres latina aún más porque no eres la chica delgadita y pálida que ves en las películas. Eso hace que necesites una gran dosis de fe y una dosis aún mayor de preparación. Pero empiezo a ver un cambio. Yo sé que soy la mejor persona para el trabajo. Que soy Rosa Salazar. El hecho de ser hispana no se si lo calificaría como un plus a la hora del casting pero ya no va en detrimento.

¿Para cuándo ese viaje a Perú?

R: Estuve allí en el vientre de mi madre, cuando mis padres fueron a Machu Pichu. Y es un viaje que tengo que hacer. Una meta personal. Comer los platillos que hacía mi abuela, viajar la ciudad de Lima. Pero la primera parada, Machu Pichu. Y de ahí a lo más alto.