Rosamund Pike, nominada a Mejor actriz dramática

by Gabriel Lerman December 18, 2018
Actress Rosamund Pike, Golden Globe nominee

armando gallo

Las cosas nunca resultaron fáciles para esta actriz alta, bella y elegante que tiene todo el porte de una estrella de cine. Sin embargo, fueron varias las ocasiones en las que a pesar de hacerlo todo bien terminó colándose literalmente por la ventana porque se le habían cerrado ya todas las puertas.

Algo así también ha ocurrido en los Globos de Oro de este año, en donde siempre se mencionó a Glenn Close y Lady Gaga como las candidatas más fuertes a quedarse con una nominación, pero poco se nombraba a Rosamund Pike, aún cuando su labor en A Private War como la legendaria corresponsal de guerra Marie Colvin tiene todo lo necesario para ser tenida en cuenta. En el filme de Matthew Heineman que está basado en un artículo de la revista Vanity Fair es posible palpar su obsesión por contar la verdad desde los sitios más inhospitos del planeta, su incomodidad frente al lujo y los honores de los que disfrutaba cada vez que estaba de regreso en Londres y la valentía con la que esquivaba las balas para tratar de dar con la fuente precisa a la hora de contar cómo se desarrollaban los conflictos bélicos. Por eso es sencillamente maravilloso que esta actriz británica que a finales de enero cumplirá los 40 años haya sido reconocida con su segunda nominación al Globo de Oro a Mejor actriz, cuatro años después de haber estado en la lista y en la misma categoría por otro trabajo sensacional, el de la esposa que desaparece en el thriller Gone Girl de David Fincher, un papel para el que fue elegida por su gran rango emotivo y su rostro enigmático. Pike también fue nominada al Oscar por aquella película.

Nacida en Londres, la hija de dos cantantes de ópera viajó frecuentemente por Europa hasta que cumplió los siete, siguiendo las actuaciones de sus padres. Ya en la escuela secundaria demostró su talento como actriz y fue admitida en el National Youth Theatre, en donde consiguió el papel de Julieta en una puesta de la obra máxima de Shakespeare, pero sin embargo no logró ingresar en ningún conservatorio por lo que tuvo que conformarse con estudiar literatura inglesa en la prestigiosa universidad de Oxford. Empeñada en no renunciar a sus sueños, consiguió un agente y compartió sus estudios con obras de teatro de grandes autores y participaciones en la televisión. Pero cuando se recibió, estuvo a punto de irse a trabajar a una librería porque no lograba ganarse la vida como actriz.

Fue entonces que le llegó el primer papel que transformaría su carrera, el de la chica Bond Miranda Frost en Die Another Day. Aunque le llovieron las ofertas por seguir interpretando chicas bonitas y superficiales, optó por tomar el camino opuesto, encarnando a Jane Bennet en la versión de Orgullo y prejuicio que protagonizó Keira Knightley o la pareja de Johnny Depp en The Libertine. En los años que siguieron supo como repartir su tiempo entre películas provocativas como An Education y Made in Dagenham, con otras enfocadas en el entretenimiento como Johnny English Reborn o Jack Reacher, en la que compartió cartel con Tom Cruise, permitiendose mostrar su lado divertido en la comedia The World's End de Edgar Wright. Cuando llegó el papel en Gone Girl le llovieron los reconocimientos. A las nominaciones al Globo y al Oscar se sumaron las del BAFTA y la del sindicato de actores, siendo nombrada además Actriz británica del año por los periodistas londinenses y ganando premios en los festivales de Santa Bárbara y Palm Springs. En los años que siguieron dio que hablar con A United Kingdom, Hostiles y Beirut, que se exhibió este enero en el Festival de Sundance, y seguramente ocurrirá otro tanto cuando estrene Radioactive, en la que interpreta a Marie Curie.

Sobre A Private War, Rosamund explicó en su encuentro con la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA, por sus siglas en inglés) que sabía quien era Marie Colvin pero nunca se había detenido demasiado en ella: "investigué intensivamente todos los detalles de su vida porque sabía que Matt Heineman iba a hacer un retrato completo de quien era esta mujer. A él le interesaba mostrar cual era el costo de hacer un trabajo como el suyo. Lo cierto es que hablé con sus amigos, obtuve información de sus amantes, averigué qué música le gustaba, los libros que leía, a que hora se iba a dormir, si tenía pesadillas, si de verdad quería tener un hijo, cómo era su relación con sus padres y cuán valiente era en el campo de batalla", nos dijo entonces. Dispuesta a testear su propia capacidad de confrontar sus miedos, Pike incluso viajó al Líbano un mes antes de que empezara el rodaje para participar en una misión destinada a recoger minas olvidadas. "Estaba aterrorizada, y ciertamente me di cuenta que eso era probablemente lo que sentía Marie cada vez que se lanzaba hacia lo desconocido. Y lo que me sorprendió fue que dos días después me había acostumbrado a la situación y caminaba entre las minas como si nada", relató.