San Sebastián se viste de gala

by Paz Mata September 20, 2019
Atmosphere at the San Sebastian festival

carlos alvarez/getty images

Cada septiembre, durante nueve días, San Sebastián se convierte en la capital española del séptimo arte. Este año el Donostia-Zinemaldia alcanza su 67 edición con muchas sorpresas y un sin fin de caras conocidas.

Quince títulos de producción española y otros ochenta y ocho internacionales podrán verse en las secciones más importantes de esta edición del festival, que se inaugura hoy con la proyección de Blackbird, film que encabeza la Sección Oficial a concurso y que luchará por la Concha de Oro. Dirigida por Roger Michell, esta coproducción entre EEUU y Reino Unido, protagonizada por Susan Sarandon, Kate Winslet, Mia Wasikowska y Sam Neill es un remake de Stille Hjerte / Silent Heart (Corazón silencioso, 2014), drama con el que el cineasta danés Bille August compitió en la 62 edición de este Festival. Durante la gala de inauguración se entregará, además el premio FIPRESCI, que concede la Federación Internacional de Críticos de Cine a la mejor película del año. En esa ocasión le será otorgado al film de Alfonso Cuarón, Roma. El Gran Premio Fipresci es el último reconocimiento a Roma, que desde su estreno en el Festival de Venecia del 2018 ha ido recogiendo galardones por todo el mundo.

Neil Jordan será el encargado de presidir el Jurado de la Sección Oficial, que tendrá que valorar además las otras 16 películas que competirán por la Concha de Oro, entre las que se encuentra el trabajo de la británica Sarah Gavron, Rock, el de la francesa Alice Winocour, Paris, la coproducción kazasjitani-francesa, de Adilkhan Yerzhanov A Dark-Dark Man; la alemana-francesa Das Vorspiel, dirigida por Ina Weisse; la mexicana Mano de Obra, la brasileña, Pacificado, de Paxton Winters, Patrick, la germano-portugesa, de Gonçalo Wadding y la estadounidense, Zeroville, dirigida por James Franco. La participación española a concurso contará con la hispano-argentina Mientras dure la guerra, de Alejandro Amenabar y las españolas La Hija de un ladrón, de Belén Funes, y La trinchera infinita, co- dirigida por Aitor Arregui, Jon Garaño y Jose Mari Goneaga. Fuera de competición, se proyectará el último film de Daniel Sánchez Arévalo, Diecisiete, primer proyecto de Netflix que entra en competición en el FISS. La cinta The Song of Names, del canadiense François Girard, en la que Tim Roth y Clive Owen protagonizan un drama con trasfondo histórico y musical será la encargada de clausurar el festival el 28 de Septiembre

Dentro de la sección Perlak, se presentan este año algunos de las producciones que han sido aclamadas en otros festivales como Cannes y Berlín y que optan al Premio del Público, ciudad de Donostia (San Sebastián). Entre ellos figuran en cartel, Parasite, del sur coreano Bong Joon Ho, ganadora de la Palma de Oro del pasado festival de Cannes. El film hace una radiografía social a través del imprevisible encuentro de dos familias: una rica y una pobre. Les Misérables (Los Miserables), el primer largometraje de Ladj Ly (1978), que obtuvo el Premio del Jurado de Cannes ex aequo junto a Bacurau. La cinta utiliza el título del inmortal clásico literario de Víctor Hugo para narrar una historia contemporánea sobre la convulsa vida en los suburbios de París. También, con un marcado carácter social, como viene siendo costumbre en él, el británico Ken Loach,  nos trae Sorry We Missed You, un retrato actual en el que una familia se enfrenta a las trampas de la precariedad laboral. Por su parte, el tadem francés compuesto por Olivier Nakache y Éric Toledano presentarán Hors Normes / The Specials (Especiales), que cerró Cannes fuera de concurso, en la que cuentan las peripecias de dos amigos, interpretados por Vincent Cassel y Reda Kateb, que fundan una asociación para niños con autismo. Mientras que el cineasta gallego nacido en París Oliver Laxe, presenta O que arde / Fire Will Come (Lo que arde), cuyo protagonista, tras cumplir condena en la cárcel por provocar un incendio vuelve a su aldea para convivir con su madre, su perra y sus tres vacas, film que obtuvo el Premio del Jurado en la sección Un Certain Regard del pasado festival de Cannes. También estará presente en la Perlak, Amazing Grace, el espectáculo de Aretha Franklin que entusiasmó al público en la última Berlinale. Filmado por el director Sydney Pollack, durante un concierto de góspel en una Iglesia Baptista en Watts (Los Angeles). El material de archivo estuvo guardado en una bóveda durante 4 décadas y ahora se ha conseguido recuperar este tesoro cinematográfico de la música del siglo XX.

El Premio Donostia, que se otorga por partida triple, lo reciben este año la actriz Penélope Cruz, que también es la protagonista del cartel oficial del festival y del film Wasp Network, de Olivier Assayas. El cineasta francés, de origen griego, Constantin-Costa Gavras, recogerá el premio honorífico el 21 de Septiembre en el Teatro Victoria Eugenia donde se proyectará su último largo, Adults in the Room, adaptación de las memorias de Yanis Varoufakis. Gavras, que optó a la Concha de Oro de este festival hace siete años con Le Capital, es uno de los mayores exponentes del cine político y de denuncia social del último medio siglo, con cerca de una veintena de títulos entre ellos, Z y Missing, obras que han servido para poner el dedo en diversas llagas, desde dictaduras a purgas políticas, pasando por el racismo o los desastres provocados por el mundo financiero. El premio Donostia también reconocerá el medio siglo de carrera del fructífero actor canadiense Donald Sutherland. Sutherland, que ha participado en cerca de 200 producciones, recogerá el galardón el próximo 26 de septiembre antes de la proyección de su último film, The Burnt Orange Heresy (Una obra maestra), un thriller dirigido por Giuseppe Capotondi, que clausuró la pasada edición del festival de Venecia.

En una ciudad que cuenta con 18 estrellas Michelin entre sus restaurantes, sería imposible ignorar la gastronomía. Es por eso que Culinary Zinema se ha convertido en una de las secciones más populares del Festival. Creado en colaboración con el Festival Internacional de Cine de Berlín y organizado conjuntamente con el Basque Culinary Center para unir cine, gastronomía y actividades relacionadas con la alimentación en la educación, la ciencia y la agricultura, Culinary Zinema ofrece una selección no competitiva de películas relacionadas con la gastronomía acompañadas de cenas temáticas. La sección, que en esta edición cuenta con 13 films procedentes de todo el mundo, se inaugura con la argentina La Leyenda de Don Julio: Corazón & hueso, que narra la epopeya de un héroe local, que convierte una simple parrilla de barrio en el mejor asador del mundo. Por su parte, la estadounidense A Taste of Sky, nos habla del ambicioso proyecto culinario, llevado a cabo en la capital de Bolivia, La Paz, que conectará a tres personas de diferentes orígenes cambiando sus vidas para siempre.