Santiago Segura: “Soy víctima de mi propio éxito”

October 19, 2019
Spanish actor, director and writer Santiago Segura

Garlene Mendez (EGEDA US)

A Santiago Segura (Madrid, 1965) le gustan por igual Dumb and Dumber o Groundhog Day. Lo mismo parece en el caso de sus seguidores porque el realizador más taquillero del cine español que durante años triunfó con el descarnado humor de la saga de Torrente: El brazo tonto de la ley este año ha hecho saltar la banca cinematográfica española con su última comedia, de corte familiar, Padre no hay más que uno. Tuvimos la oportunidad de charlar con este padrazo de dos hijas, Calma y Sirena (junto a él en la cinta) a su paso por Los Angeles para inaugurar la 25 edición de la Recent Spanish Cinema. Mientras hablábamos con el actor, director y productor además de guionista, el público buscaba en la internet entradas de reventa para una sala, sede de esta muestra anual de cine español, que lucía desde hace días el cartel de “no hay localidades”.

¿De dónde sale Padre no hay más que uno?

La verdad absoluta es que Sony Internacional compró aquí en Los Angeles los derechos para hacer el remake de una película argentina titulada Mamá se fue de viaje de Diego Peretti. Su productor argentino, que es amigo nuestro, le dijo a Sony que era prioritario que contaran con nosotros para hacer el remake. Yo la había visto y la película original no me acaba de convencer. Pero me gustaba el tema así que pensé “¿porqué no hago una película para todos los públicos, meto a mis hijas, hago yo el padre y rehago el guion por completo?” Y así fue.

Se trata de un cambio total de género.

Es otro rollo diferente al mío pero yo soy víctima de mi propio éxito. Hice Torrente, gustó. Luego hice la dos y arrasó y así vinieron una tras otra. Al final de alguna forma te acomodas en eso que está funcionando. Porque yo hago cine para que me quieran. Desde el primer Torrente siempre he sido un amante de la comedia musical, de la romántica. La comedia como género me gusta y también la gamberra. Me gustan tanto los hermanos Farrelly como Lubitsch o Billy Wilder. Así que si comparas Padre no hay más que uno con Torrente es un gran cambio pero al final la meta es la misma, tengo a la gente riéndose en el cine.

¿Esperaba un éxito así? ¿Tantos hijos tienen los fans de Torrente?

En enero empiezo a rodar la segunda parte. ¡Imagínate! Es el top 20 de las más taquilleras de la historia del cine español. ¡Ya he metido cuatro! (Juan Antonio) Bayona tiene tres y (Alejandro) Amenábar, otras tres. Y yo cuatro. ¡Lo digo para animarme! Encima soy el único actor que estoy en cuatro de las películas más taquilleras. Y gracias a mi mismo porque Sony no quería que fuera yo.

¿No le consideraban un buen padre?

Creo que me tenían super encasillado y no sabían cómo decírmelo. Me dieron una lista de actores a lo que les dije que me prefería a mi mismo. Lo intenté con dos que sí pensé que eran mejores actores que yo y además eran amigos. Javi Gutiérrez y Javier Cámara. Vamos, los que todo el mundo quiere. Y efectivamente Javier Cámara está haciendo The Young Pope y luego se va con (Fernando) Trueba a Colombia a hacer otra película y Javier Gutiérrez dijo que la hacía, pero en once meses. Así que los de Sony me dijeron hazla tú, pero casi de favor y fíjate, es la película más taquillera de Sony desde Los pitufos, desde hace ocho años. Pero no te pienses que los cabrones de los fans de Torrente ni han ido. ¿Sabes cuántos me paran y esta no la han visto? La gente va al cine por razones que me son desconocidas. Al final es el boca oreja. ¡Y lleva once semanas en cartel! Eso no lo veía desde que era pequeño. La razón es la maravilla de que la gente entre al cine y sale más contenta de cómo entró.

La película también busca un nuevo público contando con youtubers como Martina D’Antiochia.

A mi me gusta dar siempre un plus en mis películas y no soy ajeno al fenómeno YouTube porque quiero llegar al mayor número de gente posible. Lo de Martina es un fenómeno. Cuando les dije a mis hijas que Martina iba a ser su hermana en la película me bajaron libros para que se los firmara que yo no sabía ni que existían. Pero cuando hice el casting de mis cinco hijos de la pelí tuve claro que podía ser una youtuber. Y Martina tiene mucho desparpajo, lo hace bien y tiene 3,5 millones de subscriptores. Y mucho más fieles que los 3,3 millones que yo tengo en Twitter. Seguro que ni un diez por ciento de los míos han ido a ver la película.

¿Cuál es su relación con las nueva plataformas?

Para nosotros ha sido muy importante tener el apoyo de Amazon porque así tuvimos la película prácticamente prevendida. Pero hacer algo directamente para una plataforma, a mi todavía me da un poco de pena. Prefiero que la plataforma sea la segunda no la primera vida de una película. Quiero ver The Irishman pero no me imagino viéndola en casa. Tengo ganas de verla con mis palomitas en la sala. Roma la pude ver en un pase y me encantó pero si la llego a ver en televisión no sé si tan siquiera la habría soportado. A mi me gustó la experiencia completa, meterte en la experiencia fílmica y eso solo lo tienes en cine. No puedo ver a una de las señoras enamoradas de La casa de papel viendo Roma. Pero a lo mejor hay más cinéfilos abonados a Netflix de los que yo me pienso. Me gustaría que hubiera esa comunión perfecta entre las plataformas y los cines pero ninguno da su brazo a torcer.