Sônia Braga: retrato de una actriz internacional

by Meher Tatna June 19, 2020
Brazilian actress Sonia Braga, Golden Globe nominee

pascal le segreatin/getty images

La nominada tres veces al Globo de Oro Sônia Braga, mejor conocida en EE.UU. por sus sensuales y potentes interpretaciones en películas como Doña Flor y sus dos maridos (1976), El beso de la mujer araña (1985) y Moon Over Parador (1988), le dijo a la revista People en 1988 que pensaba “que era bastante fea”. Solo una chica flaca con dientes grandes y pelo revuelto.

Braga nació en Maringá, Brasil, en 1950, de padre de origen africano y portugués y madre mestiza (mitad europea y mitad indígena), y comenzó una carrera como actriz a pesar de sus inseguridades.

En 2016 le contó a la HFPA que su hermano, que trabajaba como actor, fue el que le consiguió su primer papel. “Un día el director le preguntó si conocía a alguna niña, porque necesitaba una pequeña princesa, y mi hermano le contestó que creía que su hermana podía interpretar a una princesa. Y tuve la oportunidad de bajar por una escalera, como si fuera Cenicienta. Y así fue como todo empezó y seguí trabajando”.

Braga recibió sus primeros elogios por su papel en la producción de São Paulo de Hair cuando tenía 18 años. Luego participó en la versión brasileña de Sesame Street y actuó en varias telenovelas, en especial Gabriela, basada en una novela de Jorge Amado, con quien colaboraría varias veces más a lo largo de su carrera. El programa tuvo un gran éxito y Braga consolidó su posición como una de las principales estrellas de Brasil. Pronto le siguió la película de 1977 Dona Flor e seus dois maridos, también basada en una novela de Amado, y Braga capturó la atención del público a nivel internacional cuando el film fue nominado al Globo de Oro a la Mejor película extranjera. Esta comedia sensual fue la película más exitosa en Brasil durante 35 años.

Entre los largometrajes de gran éxito que le siguieron estuvo Eu te amo en 1981, en la que interpretó a una mujer en una pareja que comenzaba como “amigos con derecho a roce” y luego se enamoraban. Se proyectó en Cannes y la crítica de Newsweek señaló: “El festival reveló que la estrella de cine más vivaz del mundo es la brasileña Sônia Braga. Se convierte en algo totalmente nuevo en la pantalla, la primera verdadera estrella luego de Sophia Loren, una mujer de belleza abrasadora y repleta de energía con una valiente cualidad de sensualidad explícita...”. El director de esa película, Arnold Jabor, resumió su interpretación con estas palabras al LA Times: “Es una de las pocas actrices en la historia del cine que combina una gran capacidad de actuación con una presencial sexual avasallante”.

Braga comentó a la HFPA sobre esta imagen sensual en la pantalla: “Debido a toda mi vida y a todos los personajes que interpreté, empecé a ver que la sexualidad es algo que le pertenece a tu cuerpo. No es algo que puedas sacar del armario y ponerte cuando llegas a casa. O dejarla colgada en algún lugar cuando sales de tu hogar. Es algo que te pertenece”. 

Braga actuó en la versión cinematográfica de Gabriela en 1983 junto a Marcello Mastroianni, donde repitió su papel del programa de televisión, un ama de casa que tiene un romance con su jefe. Los rumores de una aventura con Mastroianni cautivaron al público y mantuvieron su nombre en los titulares.

Su siguiente papel en la película nominada al Oscar El beso de la mujer araña elevó su perfil aún más. El largometraje, basado en una novela del argentino Manuel Puig, estaba protagonizado por Raúl Juliá y William Hurt. Braga interpretó tres papeles en el film, dos de ellos personajes imaginarios, incluido el que daba el nombre a la película. Estrenada en 1985 en el pico de la crisis del SIDA y con una historia de amor gay, fue un éxito inesperado que recaudó $17 millones en la taquilla y se convirtió en la primera película independiente en ser nominada al Oscar. También fue la primera película de Braga en inglés. En ese momento, le dijo a Advocate: “¿Por qué hago una película sobre un hombre gay y un prisionero político en una celda? Porque es importante”.

Braga se mudó a EE.UU. y obtuvo papeles en el film de Robert Redford The Milagro Beanfield War y en Moon Over Parador de Paul Mazurskyambas estrenadas en 1988. Más adelante obtuvo la ciudadanía norteamericana en 2013. En 2016 le contó a Vogue sobre su experiencia viviendo en EE.UU. “Viví en Los Ángeles durante tres años, pero allí nadie ve a nadie más a menos que haya una fiesta. Aprendí a conducir, pero nunca tomaba la carretera, solo caminos alternativos. Me sentía una ancianita jubilada cuando viajaba. Tenía pánico todo el tiempo. Entonces me mudé a Nueva York, y amo esta ciudad tal como es. Sales de tu casa y puedes caminar. Vas a los museos y los parques y ves a tus amistades, aunque no haya ninguna fiesta. Ahora vivo en Alphabet City. Solía vivir en Tribeca, pero después del 11/9 decidí volver a Brasil. La ciudad había cambiado y pensé que era el momento de irme. Estuve allí durante una semana y pensé ‘Quiero volver a Nueva York’”.

En la década del 90, solo interpretó papeles secundarios. Trabajó en la película de Clint Eastwood The Rookie en 1990 y fue nominada al Globo de Oro y al Emmy como Mejor actriz de reparto por la miniserie de HBO The Burning Season en 1994. Realizó numerosas apariciones como estrella invitada en otras series de TV y luego decidió trabajar también en Brasil. Participó en la telenovela Força de um desejo (1999) y en la película Memórias póstumasdirigida por André Klotzel, y basada en The Posthumous Memoirs of Bras Cubas de Machado de Assis.

De regreso en EE.UU., Braga trabajó en 2001 en Angel Eyes junto a Jennifer López, bajo la dirección de Luis Mandoki; y el año siguiente interpretó a un personaje mexicano en la serie de PBS American Family sobre una familia latina de Los Ángeles. También participó en una historia de tres episodios en Sex and the City interpretando a una lesbiana. Entre otros papeles destacados en su carrera en la TV en EE.UU. figuran un papel recurrente en Alias en 2001 y un arco dramático en la sexta temporada de Royal Pains en 2014. También interpretó a la madre de Rosario Dawson en la serie de Marvel Luke Cage de Netflix en 2015.

En 2016 volvió a estrenar una película una vez más en el Festival de Cine de Cannes, Aquarius, donde recibió elogios por su interpretación de un personaje que se enfrenta a constructores locales que la obligan a mudarse, lo que instaló un debate en Brasil sobre las consecuencias humanas del desarrollo inmobiliario. Fue nominada a un premio Independent Spirit a la mejor película extranjera. En 2019, Bacurau ganó el Premio del jurado en Cannes: era un “western extraño” en el que Braga interpretaba a una mujer excéntrica en una comunidad que luchaba contra forasteros corruptos mientras lidiaba con sucesos sobrenaturales. Ambas películas fueron dirigidas por Kleber Mendonça Filho.

Braga es cofundadora de la National Hispanic Foundation for the Arts, que promueve las artes hispanas en los medios, y es la tía de la actriz Alice Braga.

Traducción: Gabriel Lerman